Noticias

Pasamos 9,3 horas sentados al día: ¿cuáles son las consecuencias?

      
Fuente: Universia

Trabajar, comer, descansar y estudiar son actividades que parecen inofensivas pero, si bien no lo parecen, investigadores de todas partes del mundo afirman que son sumamente riesgosas.

 

Lee también
» Las 5 claves de la longevidad
» Trabajar sentado aumenta las posibilidades de sufrir un infarto

 

De acuerdo con un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el sedentarismo es uno de los factores que más inciden en la aparición de cáncer en el organismo. Además, otro estudio afirma que durante nuestra vida, estamos sentados cerca de 9,3 horas diarias, más las 7,7 horas que empleamos para dormir, lo que da como resultado un total de 17 horas de inactividad al día. Las 6,5 horas restantes se dedican a hacer ejercicio físico moderado como lo es caminar o estar de pie y apenas 0,7 horas las dedicamos a realizar deporte de manera intensa. 

 

Además, los últimos hallazgos científicos afirman que quienes se sientan una media de 6 horas al día tienen 40% más chances de morir en los próximos 15 años que quienes se sientan en promedio 3 horas al día, independientemente del ejercicio físico que se haga.

 

¿Por qué es tan dañino para el organismo el hecho de estar sentado?

El cuerpo humano metaboliza la energía de tres maneras distintas. La primera, consiste en que las células necesitan energía para producir masa muscular o enzimas que hagan funcionar los órganos del cuerpo. En segundo lugar, nuestro organismo utiliza la energía para asimilar los alimentos que ingerimos y, por último, dedica la parte restante disponible al movimiento.

 

El hecho de estar en permanente reposo hace que la actividad celular se frene y, como a todo, nuestro cuerpo se adapta a esta nueva situación, lo que hace que cada vez se nos haga más tedioso realizar un simple movimiento, como por ejemplo, levantarnos del sofá para tomar el control remoto.

 

Igualmente, no todo es tan desalentador: diversos especialistas expresaron que esta situación es posible de cambiar. Al parecer, si comenzamos a forzar nuestro organismo a movernos, llegará un momento en que nuestro cuerpo nos lo pedirá de forma automática y el hecho de caminar, levantarnos y correr se tornará una actividad placentera y no algo aburrido, molesto y cansador.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.