Aviso de cookies

Universia utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para recopilar información estadística sobre su navegación y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación, pudiendo deshabilitarlas desde su navegador. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.

text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

 
Un paciente de 14 años sufrió un traumatismo craneal como consecuencia de una caída registrada desde una altura considerable. El joven acumuló mucha sangre en el cerebro, por lo que fue necesario practicarle una cirugía que consistió en un corte en la parte del hueso craneal que permitiera drenar al hematoma.

Tras la intervención, el afectado quedó bastante limitado, pues parte de su cerebro estaba protegido solo por el cuero cabelludo y tenía que salir a la calle con un casco que le protegía la cabeza.

Este hecho hizo que surgiera la iniciativa de crear una prótesis externa para pacientes con traumatismo craneal, Endoprótesis, proyecto del Grupo de Investigación en Biotecnología (GIB), en el que trabajan docentes e investigadores de las universidades EAFIT y CES.

Y así como existen personas que pueden experimentar golpes a causa de caídas ocurridas en el hogar o en la calle, en la ciudad, y en el resto del país, hay otro sector de la población que podría beneficiarse de este proyecto, en este caso, los motociclistas que, debido a la alta accidentalidad, deben ser sometidos a operaciones quirúrgicas.

“Este es uno de los proyectos más relevantes de este equipo, pues su desarrollo sirvió para mejorar la calidad de vida de dos pacientes víctimas de accidentes”, explicó el profesor Santiago Correa Vélez, coordinador del grupo que participará, el lunes 20 y el martes 21 de septiembre, en la rueda de negocios Tecnnova, experiencia que llega a su sexta edición con la posibilidad de aunar más esfuerzos entre la academia y el sector productivo.

En palabras del docente Correa Vélez, una empresa del sector biomédico de la ciudad los contactó, dado que conocía de su experiencia en el diseño de dispositivos, para que el grupo trabajara en la prótesis del paciente de 14 años y así se le reparara el defecto en el cráneo.

“La técnica empleada por el Grupo de Investigación fue la ingeniería inversa. A partir de imágenes médicas (tomografías) se realizó una reconstrucción de todo el cráneo y se logró replicar el lado disfuncional para diseñar la prótesis que se adaptara al joven”, comenta el profesor de EAFIT.

La placa, hecha en titanio y con milímetro de grosor, reemplazó la parte del hueso faltante y fue asumida sin complicaciones por el cuerpo, inclusive, a un año de la cirugía, el paciente no ha presentado problemas y su mejoría es cada vez más evidente.



Tags:
Comentar

Comentarios

    Ver 20 más

    AÑADE TU COMENTARIO

    Ver más