Noticias

Cómo saber si eres un líder o un seguidor

      

El verdadero liderazgo no radica en dar órdenes, recibir reportes, tener empleados a cargo o ganar mucho dinero. En cambio, se trata de inspirar a los que te rodean a dar lo mejor de ellos mismos. Por este motivo, cualquier persona, sin importar su nivel económico o su puesto de trabajo, puede ser un gran líder, al mismo tiempo que el presidente de una compañía puede ser un “seguidor”: alguien que carece de la visión y la influencia necesaria para motivar a los demás.

 

Lee también
» Encuesta revela percepción de colombianos frente a sus jefes
» 10 consejos para mujeres que quieren destacarse en el campo laboral 

 

Para que identifiques a qué categoría perteneces, te compartimos los 10 aspectos que diferencian los líderes de los seguidores.

 

1. Valoran los logros ajenos

Mientras que los seguidores se sienten amenzados por los logros y las competencias de los demás, un líder nato los ve como atributos valiosos para el trabajo en equipo.

 

2. Hacen más

Los seguidores se limitan a cumplir con su trabajo, sin aventurarse a realizar tareas que no concuerden exactamente con la descripción de su puesto o se diferencien de su rutina diaria. Los líderes, por el contrario, ven a sus tareas diarias como un simple punto de partida que los impulsa a hacer más, a añadir valor a la organización. Para un líder el trabajo no es solo una obligación más en el día, sino una parte importante de su vida.

 

3. Ven el lado positivo de las cosas

Los líderes ven las limitaciones como oportunidades para mejorar y superar las dificultades. Mientras tanto, los seguidores se sienten paralizados cuando se presentan los problemas, si algo sale mal asumen que todo se va a caer.

 

4. Aman los desafíos

Los líderes no le temen a los cambios y buscan mejorar constantemente, mientras que los seguidores se sienten cómodos en la estabilidad y prefieren que todo siga como está.  

 

5. Actúan rápido

Los líderes no soportan la indecisión. Por más que el camino que puedan tomar no sea el más adecuado, prefieren actuar que no hacer nada. En cambio, los seguidores dudan antes de actuar y casi siempre terminan dejando que otros decidan por ellos.

 

6. Aceptan la responsabilidad por sus actos

Si cometen errores, los líderes rápidamente asumen su responsabilidad enseguida, mientras que los seguidores tratan automáticamente de culpar a otras personas o a sus circunstancias. Un buen líder sabe que tratar de desligarse de la culpa siempre se ve peor que asumirla.

 

7. Son humildes

Por más que cuenten con cierta autoridad o respeto, los verdaderos líderes no permiten que “se les suban los humos a la cabeza“, es decir, no se creen mejores que los demás. Tampoco le pedirían a alguien que hiciera algo que ellos mismos no estarían dispuestos a hacer. Por el contrario, los seguidores ven cualquier reconocimiento como un motivo para vanagloriarse.

 

8. Responden a motivaciones internas

Los seguidores hacen su trabajo con el fin de conseguir un ascenso, un cargo o un mejor status social y económico, todos factores externos. Los líderes, por su parte, solo buscan ser la mejor versión de sí mismos, lo que los impulsa a alcanzar la excelencia. En lugar de preocuparse por los “títulos”, valoran la perseverancia y los valores propios y de quienes lo rodean.

 

9. Se preocupan por las personas

En lugar de concentrarse solo en sus logros individuales, los líderes saben trabajar en equipo porque entienden que es lo único que permite llegar a la cima.

 

10. Están dispuestos a aprender de los demás

Mientras que a un seguidor le tiene miedo a decir que ignoran, un líder es plenamente consciente de que no lo sabe todo y que siempre puede equivocarse. Por lo tanto, están permanentemente abiertos a las críticas constructivas y a aprender de quien sea.

 

Y tú, ¿eres un líder o un seguidor?



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.