Noticias

5 nutrientes que tu cerebro necesita para alcanzar el éxito académico

      

El aprendizaje es un fenómeno bioquímico. Establecer lazos entre conceptos, encontrar nuevos sentidos y aprender nuevas técnicas o ideas requiere que las diferentes partes del cerebro se conecten mediante pulsos eléctricos. Para que este proceso se produzca en óptimas condiciones es necesario que el cerebro haya recibido los nutrientes y la hidratación suficiente.

 

Lee también
» Quinua: según estudios de Harvard una porción al día podría salvarte la vida
» ¿Cómo daña el azúcar a tu organismo? 

 

Este órgano, mediante las conexiones entre las neuronas que lo componen, es el encargado de regular nuestros pensamientos, aprendizaje, emociones y estados de ánimo. Si quieres alcanzar tu máximo potencial académico, es necesario que tu dieta sea rica en estos componentes: 

 

1. Grasas saludables

Aunque la palabra “grasa” está asociada a componentes perjudiciales para la salud, la realidad es que el 60% de nuestro cerebro está compuesto por grasas poliinsaturadas, lo que se traduce en moléculas flexibles que favorecen la transmisión de información, el almacenamiento de agua y la producción de energía. Los mejores tipos de grasas que se pueden consumir provienen de frutos secos, semillas, y de ácidos grasos ricos en omega 3 presentes en el pescado.   

Las grasas trans y saturadas, por el contrario, crean moléculas rígidas en lugar de flexibles, que alteran la adecuada circulación de oxígeno en el cerebro e impiden un funcionamiento óptimo de los procesos de aprendizaje. A pesar de su mala reputación, el colesterol es un tipo de grasa saturada esencial para el cerebro, aunque al ser producido por nuestro cuerpo en una cantidad suficiente es innecesario consumirlo como parte de la dieta.

 

2. Proteínas

Las proteínas son un compuesto esencial para producir aminoácidos, antioxidantes y neurotransmisores esenciales para el aprendizaje y el bienestar emocional. Estas se pueden encontrar tanto en alimentos saludables como en comida “chatarra”, ya que siempre se halla en compañía de otros nutrientes. Por este motivo, el de cuáles son las mejores fuentes de proteína es un tema muy discutido en la ciencia y la nutrición, ya que su "calidad" depende en gran medida de cómo el alimento sea procesado y consumido. Por ejemplo, mientras que las almendras crudas son ricas en proteínas y grasas saludables, los maníes que han sido salados y tostados pierden una gran cantidad de sus propiedades beneficiosas. Lo mismo ocurre con otros alimentos como el pollo, el pescado y el yogurt, que originalmente son una buena fuente de proteínas pero a menudo se consumen fritos o saborizados y endulzados artificialmente.

Al buscar un alimento rico en proteínas, no solo debes pensar en la cantidad que te provee de este nutriente, sino en el conjunto integral de propiedades que contiene el alimento que piensas ingerir.

 

3. Carbohidratos

Los carbohidratos representan la principal fuente de energía para el cerebro. Los azúcares, un tipo de carbohidratos, son su combustible más importante. ¿Quién no ha sentido un “golpe” de energía luego de comer algo azucarado? No obstante, el azúcar refinado presente en alimentos como jugos de frutas artificiales, galletas o pasteles, provoca un inevitable decaimiento luego de este “pico energético”, lo que puede generar malhumor, sueño, dolores de cabeza, letargia y problemas de concentración. A menudo, los estudiantes recurren a más alimentos azucarados para contrarrestar este decaimiento, lo que genera un círculo vicioso que afecta la producción de insulina, la salud y, por supuesto, el aprendizaje.

Por este motivo, tanto las comidas principales como las colaciones deben contener fuentes de carbohidratos complejos, que proporcionan una energía estable y más duradera que la inducida por las harinas y azúcares refinados. Las harinas y cereales integrales y los azúcares naturales presentes en las frutas y la miel son tu mejor opción. 

 

 

4. Micronutrientes

Se denomina “micronutrientes” a aquellos compuestos que los seres humanos necesitamos en pequeñas dosis, como algunas vitaminas y minerales. Las vitaminas B, por ejemplo, ayudan a producir energía para las neuronas y contribuyen en la secreción de algunos neurotransmisores esenciales para el aprendizaje. Estas se pueden encontrar en vegetales con hojas verdes y oscuras como la espinaca y en ciertos granos.

El zinc, por su parte, es un mineral que entre otras funciones colabora en la conexión neuronal y está presente en el hipocampo, parte del cerebro encargada de procesar la memoria a corto y largo plazo. Este mineral está presente en semillas, frutos secos y carnes rojas.  Otro compuesto fundamental es el calcio, que colabora en mantener el sistema eléctrico de la neurotransmisión.

Tampoco hay que olvidarse de los fitonutrientes, responsables de que las frutas y vegetales posean sus colores característicos. Aunque no están directamente involucrados en la construcción de estructuras cerebrales, son esenciales para la protección y reparación de las neuronas.

En resumen, una dieta rica en frutas y vegetales proporcionará a tu cerebro gran parte de las vitaminas, minerales y micronutrientes que necesita. 

 

5. Agua

Probablemente ya sepas lo importante que es el agua para nuestra salud, aunque quizás no seas consciente de lo necesaria que es para el aprendizaje. Para empezar, las neuronas están compuestas en gran parte de agua, que se almacena en microscópicos contenedores llamados vacuolas. Este líquido favorece la circulación de los pulsos eléctricos, elimina desechos y ayuda a mantener la temperatura del cerebro.

No obstante, debido a la existencia de sodas, jugos y otras bebidas azucaradas, los estudiantes pueden pasar mucho tiempo sin beber agua, e incluso estar deshidratados sin percibirlo. La deshidratación provoca una reducción de la capacidad cognitiva y puede llevar a experimentar fatiga, mareos y una pérdida de concentración. No ingerir la suficiente agua es, además, un factor de riesgo para la obesidad, ya que la falta de energía puede llevar a evitar el ejercicio y acudir a alimentos ricos en azúcar refinada para contrarrestarla.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.