Noticias

¿Cómo conseguir un aprendizaje personalizado en el aula?

      
El docente debe pasar a actuar como un guía para sus estudiantes
El docente debe pasar a actuar como un guía para sus estudiantes  |  Fuente: Shutterstock
  • La personalización del aprendizaje es uno de los objetivos más anhelados para la Educación.
  • Los docentes deben comprender cómo funciona esta tendencia para poder aplicarla en el aula.
  • Como principal beneficio del aprendizaje personalizado se destaca el control que los estudiantes podrían tener sobre su educación.

Ser docente implica asumir múltiples desafíos, uno de los cuales es adaptar la enseñanza a las necesidades de los estudiantes. Sin embargo, la variedad y diversidad de alumnos dentro de un aula puede hacer que esta adaptación sea realmente difícil.

No todos los alumnos aprenden de la misma forma, ni todos poseen el mismo nivel de conocimientos previos. Además, la capacidad de concentración dentro del aula, y las características socioeconómicas que estos enfrentan en sus hogares también generan diferencias en la forma en que se comportan dentro de la clase.

Lograr adaptar los programas de estudio a las necesidades de los estudiantes es uno de los objetivos más anhelados por docentes y responsables de centros educativos. No obstante, lograrlo implica el uso de tecnologías con las que no todos los centros pueden contar.

¿Qué implica personalizar el aprendizaje?

Ofrecer a cada estudiante un programa de estudios adaptado a los conocimientos que posee, que le permita adquirir los que no, que se enfoque en sus fortalezas y al mismo tiempo lo obligue a trabajar en sus dificultades.

Un modelo así implicaría la convivencia de diferentes planes de estudio dentro de un mismo salón. Pero como consecuencia, garantizaría la equidad del aprendizaje, independientemente de las variables externas que afecten el desempeño en el aula.

Fórmate como un mejor docente

Con estos cursos de Educación

¿Cómo conseguir un aprendizaje personalizado en el aula?

Lo más importante para conseguir este objetivo es descartar todas las certezas, barajar y volver a repartir las cartas. Los métodos de enseñanza tradicionalmente aplicados ya no tendrán validez simplemente porque "así se ha hecho siempre", sino que cada técnica o recurso empleado en el aula deberá demostrar su validez y utilidad.

El docente, debe además ser capaz de analizar de manera objetiva y con datos empíricos las debilidades y fortalezas de cada estudiante. De este modo podrá organizar grupos de trabajo donde los mismos estudiantes se enseñen y apoyen para resolverlos.

El control del aprendizaje debe pasar del docente a los estudiantes, para que finalmente sean estos los que deciden qué, cómo y cuándo aprenden. Para ello, los jóvenes deben contar con todo el material necesario para poner en marcha el programa de estudios especialmente diseñado para ellos, mientras el docente solo oficiará como guía en caso de que estos soliciten su ayuda.

La evaluación constante de los alumnos y sus progresos será, a fin de cuentas, la que marque el camino de la personalización. La única forma de saber si lo ofrecido a los estudiantes funciona como se espera es, efectivamente, contrastando los progresos que estos han generado con su situación antes de implementar métodos de aprendizaje personalizado.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.