Wednesday :: 30 / 07 / 2014

AdemásBLOGS | REGISTRO | MIRÍADA X | TRADUCTOR | MAPA DEL SITIO

Noticia : INVESTIGACIÓN

El drama de los niños superdotados

Si bien tener una alta capacidad intelectual puede ser considerado un don, muchos de los niños superdotados sufren de problemas depresivos o de aislamiento. Para los expertos, la clave está en ayudarlos a desarrollar su potencial.


ImprimirImprimirEnviar a un amigo EnviarPDFPDF

El drama de los niños superdotados universia colombia

Los superdotados tienen un coeficiente intelectual superior a 30. Fuente: Universia.

Más del 30% de los niños superdotados tienden a aislarse y registran bajo rendimiento

Aunque las cifras oficiales de la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicadas en el portal El Espectador señalan que el 2,3% de la población infantil posee altas capacidades intelectuales, más del 30% de estos niños tienen un bajo rendimiento escolar y tienden a sentirse aislados de sus pares e incómodos frente a su grupo de compañeros de clase.

En principio son niños que tienen una situación neurológica normal, sin ningún antecedente de enfermedad previa. Pero una vez que se establece la capacidad intelectual por encima de la media, hay que valorar otros factores que se asocian con frecuencia como problemas depresivos o de integración social”, explicó Pedro de Castro, neurólogo infantil del Hospital Gregorio Marañón de Madrid.

Algunas de las características básicas que definen a una persona superdotada son un coeficiente intelectual mayor a 30, creatividad, persistencia en las tareas y gran capacidad de influir en la gente.

No obstante, en la vida cotidiana, esas cualidades pueden presentar diversos problemas. Según De Castro, los niños superdotados muchas veces sufren falta de motivación y frustración en el colegio, sienten que los profesores no entienden su comportamiento ni su manera de ser y no se identifican con los demás.  

Normalmente, eso desemboca en un bajo rendimiento académico ya que no prestan atención en clase, no tienen interés en lo que se explica y no se conforman con lo que se les dice.

Las familias vienen por problemas en el colegio, creen que sus hijos pueden sufrir trastorno por déficit de atención o hiperactividad; la mayor parte de las veces no saben que son superdotados. Por eso lo primero que hay que hacer es diagnosticarlos para que los profesionales adecuados encaucen estas capacidades y logren un rendimiento académico y personal óptimo”, concluyó  el neurólogo.






RSS   


Comentarios para esta noticia

 

Publicidad