Noticias

¿Es posible ser más productivo reduciendo las horas de trabajo?

      
Distribuye tu jornada según prioridades y flujos de trabajo
Distribuye tu jornada según prioridades y flujos de trabajo
  • Cada vez son más los empresarios y profesionales que apuestan por horarios de calidad que mejoran la productividad y la satisfacción de los empleados.
  • Estos son algunos trucos con los que conseguir mejores resultados durante el horario de trabajo.
  • Obligar a cumplir largas jornadas y horarios agotadores restan motivación y no tienen un mayor efecto sobre la eficacia del trabajo.

Que uno sea más o menos productivo en el trabajo no va sujeto a su horario de trabajo, sino en cómo invierte esas horas en realizar las tareas asignadas.

Morten Hansen con su libro “Gran trabajo” se ha propuesto demostrar que trabajar de forma más inteligente produce un impacto positivo en la productividad y es garantía de éxito profesional.

Junto a Hansen, cada vez son más los expertos y empresarios que apuestan por la mejora del rendimiento laboral, reduciendo horarios y dando mayor flexibilidad a los trabajadores.

Ingresa tu hoja de vida y aplica a las ofertas de empleo de Universia

Más información

Las 7 prácticas de trabajo más inteligentes

Porque según Hansen, el quid de la cuestión está en trabajar menos, pero con una mejor estrategia.

1. Fijar las prioridades

Ordena las tareas por importancia y céntrate en las que encabezan la lista.

Concentra tu atención y esfuerzo en menos actividades, pero sí en las esenciales para ti y la empresa.

2. Encuentra tu propósito

Siente pasión por lo que haces para mejorar tu desempeño. Para un mejor éxito y productividad, acompaña esta pasión de propósitos que tengan un impacto positivo en tu entorno.

3. Trabajo individual

La tendencia actual es el trabajo colaborativo y llevar a cabo las tareas en equipo, pero según Hansen, una alta participación rinde efectividad al trabajo personal.

La clave está en elegir con cuidado los proyectos en los que colaborar y enfocar el trabajo duro en las acciones más productivas y relevantes.

4. Efecto doble del trabajo

Este efecto se conoce como “ciclo de aprendizaje” con el que reuniones y tareas diarias se emplean como formas de aprender a lo largo de la jornada laboral.

Esto supone que la calidad del trabajo vaya mejorando y que los trabajadores vean la utilidad y aplicación de lo aprendido.

5. Apoyo

Es vital contar con los recursos que ayuden a una buena ejecución del trabajo y que tengan en cuenta las necesidades de la organización.

Esto supone facilitar la comunicación entre departamentos y los medios para simplificar tareas recurrentes.

6. Reuniones cortas y concretas

La mayoría de empresas convocan reuniones ineficaces que desembocan en la necesidad de más reuniones sin un objetivo concreto.

Lo idóneo es fijar reuniones cortas, con objetivos muy claros de la que se saquen conclusiones.

7. Flujo de trabajo

Hay que diseñar un flujo de trabajo que ofrezca más valor al esfuerzo invertido. Por ello es importante pensar en qué método es mejor para hacer las cosas en el menor tiempo posible y con más probabilidades de éxito.

Evidentemente, una alta capacidad de concentración y el trabajo sin interrupciones favorecerá a la productividad y a realizar un trabajo más efectivo y satisfactorio.

Organiza mejor tu tiempo con la técnica Pomodoro

Infografía: Organiza tu tiempo de estudio con la metodología Pomodoro

La metodología Pomodoro te ayudará a gestionar mejor tu tiempo de estudio y a sacar provecho de los momentos en los que el cerebro está más despejado.

Regístrate y aprende a mejorar tu rendimiento



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.