Noticias

6 claves para incorporar con éxito millennials a las empresas

      
La premisa de vida de los millennials es la búsqueda del goce y de experiencias transformadoras
La premisa de vida de los millennials es la búsqueda del goce y de experiencias transformadoras
  • El desafío de incorporar millennials a los equipos de trabajo corporativos es un tema de análisis frecuente para las empresas.
  • La capacidad de generar espacios de convergencia entre la cultura organizacional y la idiosincrasia de las nuevas generaciones es imprescindible para una compañía.
  • Los millennials cuentan con la ventaja de adaptarse naturalmente a los diversos entornos que se les presenten.

El desafío de incorporar millennials a los equipos de trabajo corporativos, aprovechando las ventajas que esta nueva generación puede aportar a cada organización y sin perder la oportunidad de sumar talentos de gran valor agregado, es un tema de análisis frecuente para las empresas. Principalmente en las compañías familiares, las cuales enfrentan la necesidad de ofrecer espacios de desarrollo que impidan la emigración de sus jóvenes, a fin de garantizar su continuidad.

Entender e identificar el valor diferencial que cada generación aporta a la sociedad, y en particular al mercado laboral, es crucial para poder integrar las nuevas generaciones de profesionales de una manera eficiente a las empresas. Un proceso que se renueva constantemente y nos enfrenta a nuevos retos, bajo la premisa de la convergencia como factor de crecimiento y progreso.

Veamos algunas claves a tener en cuenta:

1. Conocer las particularidades de los nuevos talentos

Reconocer el diferencial único que tienen para aportar cada nueva generación que se suma al mercado laboral (en este caso los millennials), identificar cómo puede ensamblarse con la cultura preexistente de una organización, y comprender de qué manera puede transformarla para avanzar en su ciclo evolutivo; es la primera premisa a considerar. Si ignoramos las particularidades propias de los nuevos talentos y sus capacidades de contribución al crecimiento de una organización productiva en sus distintos procesos, desperdiciaremos oportunidades de evolución, y la empresa ingresará en un proceso de colisión que afectará sus resultados de negocio. La capacidad de generar espacios de convergencia entre la cultura organizacional y la idiosincrasia de las nuevas generaciones es directamente proporcional con el nivel de salud y equilibrio que tendrá una compañía.

2. Flexibilizar el entorno laboral para captar y retener talento

Los jóvenes actuales tienen como una de sus características representativas la flexibilidad. Para los millennials nada es permanente ni hay compromisos a largo plazo, sino renovables, en una suerte de negociación constante. Esto está llevando a que las empresas revean modelos de estructuras laborales acartonados y comiencen a preocuparse por desarrollar ambientes de trabajo que generen el mayor bienestar posible. Atarlos a protocolos arcaicos es el primer paso hacia el fracaso de su incorporación. Encorsetar detrás de un escritorio a una generación que por definición no está diseñada para eso, es uno de los peores errores de management que se pueden cometer. Los millennials no son empleados, son emprendedores (aún dentro de una empresa), y desde este rol es donde más pueden aportar a la organización.

3. Hacer del trabajo una vivencia enriquecedora

La premisa de vida de los millennials es la búsqueda del goce y las experiencias transformadoras dentro del espacio laboral. Si una compañía no les resuelve esta necesidad o no les brinda un ámbito de desempeño relajado y sin estrés, la abandonan, para buscar nuevos horizontes.

4. Generar un sistema de compensaciones a corto plazo

Los millennials necesitan obtener beneficios en forma instantánea. Si un entorno laboral no asimila su dinamismo, dirigirán su atención a otros proyectos, pudiendo perderse en este proceso talentos valiosos para el crecimiento de una compañía. El desafío es integrar a una generación líquida, cuyo impulso es orientarse a negocios que generen liquidez inmediata, y en la que nada es permanente ni hay compromisos a largo plazo (sino renovables, en una suerte de negociación constante). Es por ello que las empresas deben asimilar esta necesidad de liquidez, ofreciéndoles un espacio en el que puedan desarrollarse. En este proceso, cobra especial importancia la capacidad de poder desafiar a los jóvenes a generar riquezas, además de dinero, para mejorar su calidad de vida y progresar; teniendo en cuenta que esta nueva generación no tiene incorporada la cultura del sacrificio en el trabajo y que los modelos que más se adaptan a su cultura son las franquicias y el e-commerce.

5. Incorporar nuevos hábitos

Facilitar los caminos para la evolución organizacional, incorporando los nuevos hábitos culturales que incorporan los millennials, como elementos de transformación. Esto permitirá que una empresa pueda conectar mejor con una nueva generación de consumidores, que hoy buscan que las marcas no solo les brinden valor agregado y calidad en sus productos y servicios, junto a buenas experiencias de compra, sino que además -y fundamentalmente- representen sus valores y visión de la vida.

6. Aceptar y fomentar el cambio

Los millennials cuentan con la ventaja de adaptarse naturalmente a los diversos entornos que se les presenten. En un mundo dinámico donde la revolución industrial llevará a reconvertirnos profesionalmente en varias oportunidades durante nuestra vida, esta es una característica altamente competitiva que facilitará su progreso en ámbitos laborales complejos. El cambio permanente, lejos de ser una amenaza, es un excelente combustible para alimentar la necesidad millennial de vivir nuevas experiencias.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.