Aviso de cookies

Universia utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para recopilar información estadística sobre su navegación y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación, pudiendo deshabilitarlas desde su navegador. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.

text.compare.title

text.compare.empty.header

Actualidad universitaria

Entiendo que es importante racionalizar algunos incentivos y descuentos tributarios, pero pienso que esto debe hacerse pensando en el interés nacional. En el informe de la Unesco del 2005, Hacia una Sociedad del Conocimiento, en la página 129, se plantea que la brecha científica "existe en el momento en que los gobernantes no se deciden a considerar la ciencia y la tecnología como una inversión económica y humana de primera importancia-. Sin una inversión masiva en estos campos los países emergentes no podrán dar el salto que requieren para generar desarrollo y equidad como lo demuestra el hecho de que los países de OCDE ésta alcanzó, en el 2000, un promedio del 2.2% del PIB, mientras que en los países en desarrollo apenas llega al 0.2%.

Pero para obtener los niveles de inversión requerida se necesita voluntad política que proviene de los gobernantes. En todos los países que han ingresado a la sociedad del conocimiento se impulsan la ciencia y tecnología a través de estímulos tributarios y otras medidas que hagan atractivo para las empresas y los investigadores la innovación de base tecnológica.

Una reforma tributaria que rebaja cargas impositivas a los empresarios pero recorta los incentivos para la investigación científica y la innovación, está en contravía de los intereses nacionales y, en el fondo, de los intereses de los propios productores, pues al no crear posibilidades de innovación van a perder competitividad y a desaparecer del mercado.

Por eso no se entiende que la reforma propuesta, según análisis hecho por el doctor Julio Roberto Piza, para el Grupo Maloka (una reunión de entidades y personas interesados en promover la ciencia y la tecnología en el país para que éste llegue a integrase a las sociedades y las economías del conocimiento, jalonado, en buena hora por Nohra Hoyos, directora de Maloka), en lugar de crear estímulos nuevos, tenga el siguiente catálogo de recortes:

a) Elimina el régimen tributario especial, para las sociedades sin ánimo de lucro. El problema, en el caso que nos ocupa, es que los centros de investigación que sean de ese tipo, como los de las Universidades, se someterían a un impuesto sobre la renta del 32% y no del 10% cómo es ahora. Adicionalmente, a las donaciones sólo se les exonera de renta presuntiva, pero las gravan como ingresos y no son deducibles los gastos en los que se incurra al darlas y al aceptarlas.

b) Elimina la deducción del 125% en las inversiones en proyectos reconocidos por Colciencias como de carácter científico o tecnológico, realizados en o a través de los centros de investigación y los centros de desarrollo tecnológico, ya sean éstos instituciones sin ánimo de lucro o Universidades.

c) Se elimina la deducción del 125% a las donaciones destinadas a Centros y grupos de investigación o Universidades, para proyectos calificados por Colciencias como de carácter científico y tecnológico.

d) Los pagos por consultoría, asistencia y servicios técnicos, que tiene un impuesto del 10%, pasan al 32%.

e) La exención a rentas generadas por productos medicinales y software elaborados en Colombia con patente nacional, que es por 10 años, estará restringida a patentes registradas entre enero 1 de 2003 y diciembre 31 de 2006.

f) Grava con un IVA del 10% la importación que realicen los centros de investigación, universidades y centros de desarrollo tecnológico, de libros y revistas de carácter científico, así como los equipos y otros bienes, destinados a tal fin. Igualmente grava con IVA del 10% las importaciones de donaciones realizadas para estas entidades y hasta los premios, reconocimientos y distinciones ganados por científicos colombianos en el exterior.

Si las Universidades, centros de investigación, empresarios políticos no adelantan una campaña de aclaración y defensa de lo que se tiene en esta materia y de mejora sustancial de incentivos, en breve tiempo lo poco que se tiene en ciencia y tecnología tenderá a desaparecer, propinando un golpe mortal a las expectativas del desarrollo nacional.


  • Fuente:


Tags:
Comentar

Comentarios

    Ver 20 más

    AÑADE TU COMENTARIO

    Ver más