Aviso de cookies

Universia utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para recopilar información estadística sobre su navegación y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación, pudiendo deshabilitarlas desde su navegador. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.

text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

 
Esas son algunas de las observaciones que hizo Miguel Gómez Martínez, presidente de la Cámara de Comercio Colombo Americana, durante una presentación llamada "Recesión de la economía americana; Impacto en Colombia". Martínez también mencionó las que podrían ser algunas consecuencias de la crisis en nuestro país. Su intervención se realizó el pasado 24 de octubre en el Primer Congreso de Negocios Internacionales realizado en la Universidad del Norte.

"No hay nadie en el mundo que sepa qué tan profunda es la crisis y cuáles serán sus consecuencias", dijo el Presidente de la Cámara de Comercio, advirtiendo lo impredecible que podrían ser los efectos para Colombia.

Colombia, que desde un punto de vista muy simplista no tendría nada que ver con semejante embrollo, comenzará a sentir las consecuencias de la crisis económica, según Martínez, desde distintos frentes: la disminución del envío de remesas a causa del desempleo que comienza a aumentar en Estados Unidos; la baja de las exportaciones en energía 'petróleo y carbón' que, según el experto, se debe a que las compañías aéreas del país del norte han reducido su número de vuelos y rutas.

Martínez, expuso además que como los americanos han disminuido el nivel de consumo, todos los que exporten productos hacia ese país, incluyendo Colombia, tendrán bajones en sus ingresos. Advirtió que muchos compatriotas que se desempeñan en el sector de la construcción en Estados Unidos perderán su empleo. Durante este mes se dejaron de construir 50 mil edificaciones.

Por su parte Luis Almanza, estudiante del Programas de Negocios Internacionales de la Uninorte y accionista de Ecopetrol, advirtió, en declaraciones entregadas al Grupo de Prensa, la que podría ser considerada una de las consecuencias más graves en este momento para muchos colombianos: la pérdida de 50 mil millones de dólares en fondos de pensiones que se desaparecieron en el quebrado Lehman Brohters.

"Lo peor es que los pensionados no saben que la perdieron 'la pensión' nadie sabe a quién le pertenecía ese dinero. Ese dinero no se sabe en dónde está; se fue por un hueco", aseguró Almanza.

La invitación es a la calma

Se dice que ahora sucede lo que podría llamarse un efecto dominó; en la medida que las bolsas caen los inversionistas se llenan de pánico y comienzan a vender sus acciones. En la medida que se venden tantas acciones al mismo tiempo los precios de éstas comienzan a caer, y cuando las acciones pierden valor las bolsas se desparraman más de lo que estaban.

Mauricio Ortiz, director del Programa de Negocios Internacionales de la Universidad, considera que una de las consecuencias negativas para Colombia es precisamente la falta del optimismo que se ha producido. La gente, al no entender lo que sucede, comienza a pensar que todo esto nos llevará al caos. Lo importante, según Ortiz, en este momento es que los inversionistas tengan oportunidades y nichos de mercado que sean beneficiosos para el país.

"A la mayoría de la gente no les importa si su compañía va bien o va mal, sólo quieren salir de sus acciones y cuando uno vende le hace un daño a la acción", dijo Almanza, refiriéndose a las actitudes que han asumido algunas personas ante la crisis. "Yo le recomendaría a la gente que guarde la compostura, que se calme", agregó, pues a la hora de pensar en negocios el miedo no es un buen aliado y sólo hace que las cosas se hagan a la ligera, ocasionando complicaciones a futuro.

  • Fuente:


Tags:
Comentar

Comentarios

    Ver 20 más

    AÑADE TU COMENTARIO

    Ver más