Aviso de cookies

Universia utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para recopilar información estadística sobre su navegación y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación, pudiendo deshabilitarlas desde su navegador. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.

text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

 
También nos habla sobre la importancia que ha representado la calidad de la educación superior en la Declaración Final de la CMES 2009 y sobre la situación actual de los doctorados en nuestra región.

Una vez concluida la Conferencia Mundial de Educación Superior 2009, ¿cuál ha sido la reacción del Centro Interuniversitario de Desarrollo (CINDA) ante los resultados de la CMES 2009 y qué impacto podría tener el acuerdo (communiqué) que surgió de ésta conferencia en las políticas de investigación en América Latina y el Caribe?

En cuanto a las implicaciones directas respecto a CINDA, diría que en su naturaleza CINDA es una red de cooperación, entonces efectivamente nosotros hemos sido muy permeables a gran parte de los acuerdos de la conferencia y lo que hemos hecho es implementarlos a través de esta red de participación desde mucho antes que estuviéramos en una línea parecida de trabajo.

Desde el punto de vista de las implicaciones para la investigación, obviamente yo creo que nos fija algunos nortes y algunos desafíos importantes. Básicamente dentro de esta lógica de la sociedad de conocimiento, en que no basta con hacer investigación sino que hay que generar cambios en la investigación, en las nuevas tecnologías, en generar nuevo desarrollo tecnológico.

Ahí claramente en América Latina estamos muy atrás. Yo creo que lo que ha hecho la Conferencia Mundial es llamar la atención en eso, para lo cual CINDA, particularmente, lo que tiene es esta red de intercambio que facilita que las instituciones se comuniquen entre sí, hagan proyectos conjuntos, generen mejoras en su organización, por ejemplo, en términos de calidad, de los servicios que prestan, opciones distintas de financiamiento.

Hay varios grupos de CINDA que trabajan en el desarrollo de la investigación, por ejemplo, los vicerrectores de investigación en el desarrollo de las mejoras en administración y financiamiento con una red de vicerrectores de administración. Hay un mejoramiento cualitativo en la calidad de la docencia a través de los vicerrectores académicos y, por último, los rectores que se juntan una vez al año, justamente con miras a apoyarnos para hacer todo mejor.

Quisiera notar, por ejemplo, que nosotros tenemos una experiencia de movilidad estudiantil en la cual cada una de las universidades del CINDA ofrece 10 cupos y recibe a 10 estudiantes de intercambio, somos 40 universidades. Ahí hay una potencialidad también de colaboración a nivel de pregrado para apoyar el desarrollo internacional de los estudiantes.

¿Los resultados de la CMES 2009 también pueden incidir en las nuevas modalidades de la docencia universitaria? ¿De qué manera y por qué? En cuanto a la docencia, yo creo que hay un énfasis clarísimo en la insistencia en la calidad. La insistencia de que la educación superior en sus múltiples formas y en las instituciones de muy diferente naturaleza, tengan como un eje fundamental la calidad.

El segundo aspecto es que haya equidad, y aquí aparece un concepto a mi juicio bastante nuevo. No es sólo permitir a todos los sectores a acceder a la educación superior, sino que también se les de la posibilidad de que permanezcan en la educación superior, que tengan logros, que tengan buenas calificaciones, que terminen sus estudios, que los terminen oportunamente y que además encuentren un buen empleo. Que tengan una participación ciudadana y un desarrollo personal acorde a lo que es un profesional o un técnico superior.

Esos dos ejes fueron recalcados, fueron reforzados fuertemente en la conferencia. En América Latina y el Caribe, ¿Cuáles son las nuevas tendencias que se están presentando en los cursos doctorales?

Habría que decir varias cosas. Salvo Brasil que tiene un mayor desarrollo en la educación superior, en general nuestros países son débiles en cuanto a la formación doctoral y a la formación de postgrados en general. En América latina hay poco postgrados comparados con lo que pasa en otros continentes y, por ello, es una primera demanda que se desarrollen estos programas.

La segunda cosa es que hay un acuerdo tácito en América Latina de dejar la opción de maestrías orientadas a la producción y otras orientadas al mundo académico. Las orientadas a la producción han sido, creo, las que han crecido más en estos últimos tiempos, particularmente los que se llaman MBA (Master of Business Administration), pero también aparece esta línea tradicional de las maestrías científicas, maestrías académicas, que también se han fortalecido y se aclara esta diferencia.

En el caso de los doctorados, yo diría que la tendencia en América Latina es a mantener una línea de doctorado académico, cosa que no ocurre en otros continentes donde hay doctorados más orientados a la producción. Nosotros hemos insistido en el desarrollo de la investigación y en asociar programas de doctorado donde haya fortaleza de grupos de investigación fuertes.
  • Fuente:


Tags:
Comentar

Comentarios

    Ver 20 más

    AÑADE TU COMENTARIO

    Ver más