Aviso de cookies

Universia utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para recopilar información estadística sobre su navegación y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación, pudiendo deshabilitarlas desde su navegador. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.

text.compare.title

text.compare.empty.header

Actualidad universitaria

 

La Agencia Reguladora de Medicinas y Cuidados de Salud del Reino Unido (MHRA por sus siglas en inglés) alertó recientemente sobre el potencial adictivo de la codeína, alcaloide que se encuentra de forma natural en el opio y que puede presentarse en forma de cristales inodoros e incoloros o como un polvo cristalino blanco. El origen de su nombre es de la raíz griega que significa "cabeza de adormidera".

Este principio pertenece a una clase de medicamentos llamados analgésicos opiáceos (narcóticos) y a una clase de antitusivos. Cuando se usa codeína para tratar el dolor, ésta actúa al modificar el modo en que el cuerpo percibe el dolor. Cuando se usa la codeína para aliviar la tos, actúa al disminuir la actividad en la parte del cerebro que provoca la tos.

La codeína es un compuesto que se metaboliza en el hígado generando morfina, pero dada la baja velocidad de transformación es menos efectiva, lo que conlleva que su efecto terapéutico sea mucho menos potente y con pequeños efectos sedantes. Se puede suministrar en forma de comprimidos (pastillas), como jarabe para aliviar la tos o por vía inyectada.

"La codeína fue aprobada en Colombia como analgésico moderadamente narcótico, usado generalmente en asociaciones para manejo de dolor leve a moderado. A diferencia del Reino Unido donde este medicamento es de venta libre, en nuestro país es un medicamento de venta con fórmula medica, aunque se sabe que en la práctica es común que se expenda sin este requisito", anunciaron fuentes del Centro de Información de Medicamentos de la Universidad Nacional de Colombia (CIMUN).

El Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima) recomienda que en las etiquetas, insertos e información prescriptiva de los productos que contengan codeína, se modifiquen las precauciones incluyendo el riesgo de adicción a dicha sustancia y que su uso debe ser restringido a las instrucciones del médico tratante.

El CIMUN sugiere que, dado que la información sobre el medicamento no es de fácil acceso para la comunidad y que este tipo de medicamentos pueden adquirirse fácilmente sin fórmula médica, es de suma importancia la difusión a través de diferentes medios. Entre los medicamentos más conocidos que contienen este activo están: Paracodina, Winadol forte, Acetaminofén 300, Acetaminofen 500 mg, Winadeine, Cadipront, Dihidrocodeina, Algimide, Aprix, Combaren, Diclofenaco 5, Difast f., Deladox, Lertus forte ticaterol.

Este principio combinado con otros medicamentos es utilizado para aliviar la tos. Los productos mixtos que contienen codeína y prometazina están contraindicados para niños menores de 16 años de edad. Alivia los síntomas pero no trata la causa de los mismos ni acelera la recuperación.

Efectos secundarios

La codeína puede provocar efectos secundarios como mareo, vértigo, dolor de cabeza, somnolencia, cambios en su estado de ánimo, náuseas, vómitos, estreñimiento, dolor de estómago y dificultad para orinar.

Entre los efectos secundarios que pueden ser graves están la dificultad para respirar o tragar, latidos del corazón rápidos, fuertes o irregulares, sarpullido, comezón y convulsiones.

  • Fuente:


Tags:
Comentar

Comentarios

    Ver 20 más

    AÑADE TU COMENTARIO

    Ver más