Aviso de cookies

Universia utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para recopilar información estadística sobre su navegación y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación, pudiendo deshabilitarlas desde su navegador. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.

text.compare.title

text.compare.empty.header

Actualidad universitaria

 

Durante las últimas décadas, la humanidad se ha visto particularmente enfrentada a dramáticos cambios de índole económico, social, político, cultural, tecnológico y ambiental, que han colocado a la escuela en la tarea apremiante de repensar la forma como se están preparando en sus aulas las generaciones emergentes para asumir el reto de la vida, más aun cuando el movimiento hacia sociedades multifacéticas y pluricognoscentes genera cada vez más una necesidad de aprendizaje que excede las prácticas e intenciones de los programas tradicionales de formación académica (...)

Desde este punto de vista, el rol del maestro contemporáneo consiste entonces en crear los ambientes propicios para que ese niño, niña o adolescente tengan la oportunidad de hacer preguntas y a partir de ellas descubrir el mundo y apropiarse de él.

Para alcanzar tal ideal, resulta indispensable reconocer que no todos aprendemos de la misma manera, a pesar de tener la capacidad de resolver problemas o elaborar productos que sean valiosos en un contexto cultural determinado. En otras palabras, podemos decir que somos inteligentes pero vemos e interpretamos la realidad y nos aprehendemos de ella desde diferentes ángulos; es decir, somos seres de inteligencias múltiples.

Teoría de inteligencias múltiples

Hacia el año 1979, la Fundación Bernard Van Leer solicitó al profesor Howard Gardner y a su equipo de colaboradores de la Universidad de Harvard, emprender una investigación para explorar las diferentes dimensiones del potencial humano, hecho que dio lugar al nacimiento del renombrado Proyecto Cero, del cual surge posteriormente el libro Frames of Mind (Modos mentales), punto público de referencia de la teoría de las Inteligencias Múltiples.

Según Gardner  todos los humanos somos capaces de conocer el mundo a través del lenguaje, del análisis lógico matemático, de la representación espacial, del pensamiento musical, del uso del cuerpo, de la comprensión de uno mismo y de los demás individuos y del reconocimiento de los diferentes seres que habitan e interactúan en el medio ambiente. Dicho en otras palabras, los humanos contamos con ocho canales con los que podemos establecer contacto con el exterior y la combinación de esos canales en nuestro cerebro es precisamente lo que permite diferenciarnos como hábiles para ejecutar una o varias labores: escribir, resolver problemas matemáticos, interpretar un instrumento, interactuar con los demás, etc.

En un hermoso ejercicio metafórico, el psicólogo Thomas Armstrong retomó las ocho inteligencias propuestas por Gardner y sostuvo -y sostiene- que esta nueva concepción proporciona "una base sólida para identificar y desarrollar un amplio espectro de habilidades en cada niño"  , por lo que sugiere -muy acertadamente, desde mi humilde opinión de educador- denominarlas como las "ocho maneras de florecer"


Veamos de manera concreta en qué consiste cada una de las inteligencias o maneras de florecer:
Lógica - matemática: se refiere a la capacidad que tenemos para hacer uso de los números en la resolución de situaciones problemáticas, empleando la lógica y las matemáticas. Es la inteligencia que logran desarrollar a plenitud los científicos, por lo que cultural pero erróneamente se ha considerado como la única.
Lingüística: implica la capacidad para usar las palabras en forma oral o escrita para comunicarse. Se evidencia en los escritores, oradores, poetas y buenos redactores.
Espacial: consiste en la habilidad para percibir el mundo en sus diferentes dimensiones y relaciones de espacio. Es la inteligencia que tienen los marineros, los ingenieros, los cirujanos y los arquitectos.
Musical: como su nombre lo indica, es la capacidad de percibir, discriminar, transformar y expresar las formas musicales. La poseen en mayor grado de desarrollo los cantantes, compositores y músicos.
Corporal - cinética: es la capacidad para usar el cuerpo en la expresión de ideas y sentimientos, como también la facilidad para producir o transformar cosas usando las manos. Es característica de los deportistas, artesanos, bailarines y cirujanos.
Intrapersonal: es la capacidad que tenemos de conocernos a nosotros mismos, desde nuestras fortalezas y debilidades. Quienes la tienen desarrollada prefieren trabajar solos y a su propio ritmo.
Interpersonal: es la habilidad para interactuar con los demás, para percibir y diferenciar los estados de ánimo. Los recreacionistas y los vendedores profesionales tienen bastante desarrollada esta inteligencia.
Naturalista: la que utilizamos cuando observamos, describimos, analizamos, relacionamos y convivimos armónicamente con la naturaleza y sus componentes.

Es importante recalcar que todos poseemos la totalidad de las inteligencias,  pero en consideración a que éstas se combinan entre sí y unas se desarrollan más que otras -por acción de las experiencias vividas, la influencia del medio en el que nos desenvolvemos, la educación recibida etc.-, se generan las diferencias en términos de potencialidades para llevar a cabo labores específicas.

En ese sentido, el músico es hábil en la interpretación de un instrumento, pero no tanto para despejar una ecuación que se requiere para realizar el cálculo estructural de un puente; entre tanto, el ingeniero despeja con facilidad la ecuación, pero tiene dificultad para cambiar rápidamente de tonos cuando tiene una guitarra en sus manos y quiere interpretar una melodía. ¡Esto no quiere decir que no se pueda tener habilidad para realizar diferentes tareas! Sencillamente, busca ilustrar la idea de que cada quien tiene una manera diferente de aprender o si se prefiere el término de "florecer en el jardín del conocimiento".

Lastimosamente, nuestro sistema educativo ha ponderado solamente y durante muchos años dos tipos de inteligencia: la lógico matemática y la lingüística, hasta tal punto que los niños y niñas que no tienen su mayor fortaleza en estos campos han sido catalogados como poco inteligentes por "no encajar" en el formato de escribir, memorizar y resolver problemas relacionados con números. ¿En dónde podríamos ubicar entonces a aquellos estudiantes que tienen grandes habilidades para liderar un grupo, pintar, diseñar objetos, reflexionar sobre su proceder, bailar o promover el cuidado del medio ambiente? La respuesta debe ser solo una: en la misma categoría de los niños con capacidad para escribir, memorizar y resolver problemas relacionados con números, en la de los inteligentes.

¿Cómo aplicar la Teoría de las inteligencias múltiples?

Resulta utópico pensar que en un aula con treinta o cuarenta estudiantes se pueda diseñar un plan de trabajo para cada uno de ellos basado en la teoría de las inteligencias múltiples; sin embargo, existen otras alternativas que a diferencia de lo que se puede pensar van a aminorar la tensión propia del oficio docente y a promover la participación activa de los y las estudiantes en su proceso formativo, lo que redundará en su motivación y desempeño.

Explore las inteligencias de sus estudiantes

Para ello ofrezca diferentes tipos de actividades, teniendo como referencia los ocho tipos de inteligencia. Apóyese en la guía metodológica del maestro que algunos textos traen para extraer ideas, consulte manuales para trabajar dinámicas con grupos, organice encuentros deportivos, salidas a museos y exposiciones de arte, caminatas por senderos ecológicos, ejercicios de reflexión personal, escritura de ensayos, cine foros, etc. Busque uno o varios colegas que lo quieran acompañar en esta aventura, en lo posible para conformar un grupo interdisciplinario. Observe con atención el comportamiento, nivel de aceptación y desempeño de sus estudiantes en cada actividad, registre sus apreciaciones en el momento y haga inferencias con los otros profesores, se dará cuenta de que no es cosa del otro mundo descubrir la tendencia o heterogeneidad de un grupo y una que otra inteligencia individual.

Indague acerca de los intereses y referentes

Este aspecto es fundamental para cualquier trabajo que se emprenda a nivel de docencia al interior del aula y puede variar a causa de diversos factores como la edad, el contexto social, económico, cultural y geográfico, entre otros. Proponga ejercicios grupales en los que comenten sobre las actividades que realizan fuera del colegio, sus gustos, problemas, ideales etc., y luego pídales que lo coloquen por escrito y/o socialicen con el resto del curso, haciendo la salvedad de omitir a la exposición pública detalles privados que puedan herir susceptibilidades. Preguntas sencillas del tipo ¿con qué personaje te identificas? ¿Cómo te ves en cinco o diez años? ¿Cuáles son tus intereses en este momento? ¿Cuál es el campo en el que te desempeñas mejor?, proporcionan una información valiosa para el trabajo que pretende desarrollar. Recuerde que para obtener una buena cosecha es necesario conocer el terreno en el cual se van a sembrar las semillas.

Conforme un equipo con otros colegas

Tener el aporte de sus compañeros amplía la perspectiva del horizonte de trabajo. Plantee proyectos en los que se integren varias disciplinas, esto le ayudará a que sus estudiantes comprendan que el conocimiento es una unidad y que en la medida que se tejan redes entre diferentes campos se le encuentra sentido y aplicación a lo que se aprende. De ser posible vincule algunos estudiantes para obtener ideas sobre lo que puede resultar realmente significativo para ellos, y sobre todo tenga presente que es necesario evidenciar para qué sirve ese conocimiento en sus vidas, de lo contrario serán muchos los esfuerzos y pocos los resultados.

Implemente la teoría

Para implementar la teoría de las Inteligencias Múltiples no es necesario hacer cambios radicales inmediatos, usted puede comenzar planeando un bimestre con ocho actividades, cada una enfocada a un tipo de inteligencia. En la medida que vaya ejecutando cada una, evalúe los resultados con sus estudiantes, invítelos a que valoren los aspectos positivos como también todo aquello susceptible de mejorar, y pídales que hagan sugerencias. Con estos insumos considere las próximas ocho acciones para un mes y así sucesivamente hasta que logre presentar a sus estudiantes cualquier tema de ocho o más formas diferentes.

Al principio es posible que se presenten algunas dificultades, pero luego de la primera puesta en escena se dará cuenta de que al momento de volver a planear, ya se comienza a pensar siguiendo las ocho formas de florecer.


Sea coherente al momento de valorar

Desde la mirada de las Inteligencias Múltiples, resulta pertinente hablar de una "valoración" o reconocimiento del trabajo de sus estudiantes más que de una "evaluación" o emisión de un juicio calificativo regularmente numérico y carente de calidez.

Si la actividad que están desarrollando sus estudiantes está enfocada hacia la inteligencia musical, su valoración deber estar dada en el mismo sentido; de no ser así, esta invitación pedagógica perdería los cimientos y se vendría a pique. ¿Qué coherencia tendría proponer la escucha de un tema para que el estudiante experimente una tranquilidad corporal si la valoración va a constar de tres problemas de índole numérico? Para evitar tales dificultades es fundamental que usted se pregunte al momento de planear: ¿qué es lo que quiero que ellos hagan? ¿Para qué? ¿Cómo les sugiero que lo hagan? Y ¿cómo voy a valorar los resultados? Las respuestas a estas preguntas son los insumos para redactar unos indicadores de logro que le permitirán valorar de manera consistente los propósitos, el procedimiento y los resultados.

UNA ÚLTIMA REFLEXIÓN…

Repensar la forma como preparamos a las generaciones emergentes es una tarea que nos compete a todos los adultos, pero en especial a los profesionales de la Educación. No podemos seguir ejerciendo como islas en un océano, haciendo cada quien y a su manera su mejor esfuerzo, debemos sumar talentos para impulsar nuevas maneras de enseñanza, que hagan del aprendizaje una aventura apasionante, en la que el maestro asuma el rol de guía para mostrar el camino hacia un "aprender a aprender" para la vida y contribuir de esta manera a la reconstrucción de la Colombia que todos deseamos.

Nota: este texto fue tomado del documento de exposición Inteligencias múltiples y enseñanza de las Ciencias Naturales.

Manuel Alfonso Guevara S
Licenciado en Biología y Química, Magíster en Educación.
Correo electrónico: manuelguevar@yahoo.es maguevar@urosario.edu.co
Barranquilla, 28/09/05.
Este texto fue tomado de la exposición ?Inteligencias múltiples y enseñanza de las Ciencias Naturales?.

Bibliografia

1 CALVO, José. Educación y filosofía en el aula. Madrid: Paidós, 1994. p. 36..
2 Para el profesor Howard Gardner, investigador de la Universidad de Harvard y autor de la Teoría de las Inteligencias Múltiples, la inteligencia es, ante todo, la capacidad para resolver problemas o elaborar productos que sean valiosos en un contexto cultural determinado, la cual se puede desarrollar a través de diferentes medios, siendo la educación el principal de ellos.
3.GARNER, Howard. La mente no escolarizada: cómo piensan los niños y cómo deberían enseñar las escuelas. Barcelona: Paidós, 1997. p. 26.
4. ARMSTRONG, Thomas. Inteligencias múltiples: cómo descubrirlas y estimularlas en sus hijos. Bogotá: Norma, 2003. p.19. 5. bíd., p.18.
6. Adicional a Howard Gardner existen investigadores que proponen otros tipos de inteligencia, tal es el caso de Daniel Goleman, un reconocido académico que desarrolla tanto desde el punto de vista fisiológico como social la importancia de utilizar positivamente nuestras emociones y orientarlas hacia la eficacia del trabajo personal y las relaciones con otras personas: la inteligencia emocional. En esa misma línea, Robert Coles plantea la inteligencia moral y cómo ésta es habilitada por la Imaginación Moral o capacidad que desarrollamos los humanos gradualmente para reflexionar sobre lo bueno y lo malo, contando con los recursos emocionales e intelectuales de la mente humana. En reciente conversación con el profesor Pedro Antonio Ángel, en torno al desarrollo de su tesis doctoral en la Universidad Autónoma de Madrid, me enteré de una nueva propuesta en este ámbito: la inteligencia lúdica, como una dimensión cerebral innata en el ser humano.
7 Véase al final de este documento la tabla Diferentes tipos de inteligencia y algunos de sus indicadores, seguramente podrá encontrar algunas pistas que le podrán ayudar en su propósito.



Tags:
Comentar

Comentarios

    Ver 20 más

    AÑADE TU COMENTARIO

    Ver más