text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

China explica en U. Rosario sus retos para el futuro

      
China explica en U. Rosario sus retos para el futuro
Li Jingtian vicepresidente ejecutivo de la Escuela Central del Partido Comunista de China. Fuente: Archivo privado.
Lee también:
 
 
 
La política de planificación familiar en China ha contribuido al desarrollo económico y ambiental del país, al tiempo que ha mejorado la calidad de vida de sus habitantes. Sin embargo, los hijos únicos son difíciles de educar y de socializar.

Así lo afirmó Li Jingtian, vicepresidente ejecutivo de la Escuela Central del Partido Comunista de China, en una conferencia que dictó en la Universidad del Rosario sobre las reformas en China y su apertura al mundo.


Fortalezas del control natal
 
La política del único hijo ha sido buena porque de no ser por ella el crecimiento económico y el desarrollo de China no tendrían la misma velocidad ni el mismo alcance, en especial en la parte de producción y distribución de alimentos.

También ha tenido un impacto positivo en el medio ambiente, pues al regular el número de habitantes, la producción de basuras y desechos también ha sido controlada, comentó.


Debilidades

Entre los elementos negativos de la aplicación de la política de control natal están el envejecimiento de la población y la crianza de los hijos.

Para Jingtian, la carga pensional para los jóvenes ha aumentado y cada pareja de personas en edad de trabajar sostiene la pensión de cuatro adultos mayores. El envejecimiento gradual de la población puede llevar a que este se vuelva un problema cada vez más grave.

Adicionalmente, criar a los hijos únicos es cada vez más difícil porque al no tener hermanos, ni primos o tíos, no desarrollan ciertas habilidades de socialización y se vuelven más individualistas y egoístas.

En su opinión, los hijos únicos se vuelven el centro de su familia y se convierten en foco de permisibilidad, ya que son muy consentidos, y de presión, dado que se espera que estudien y trabajen mucho.
 
 
China, aliado de la paz
 
En relación con la seguridad mundial, Jingtian aclaró que en el siglo XXI, independiente de la base del desarrollo del país, China será un aliado de la paz y promoverá el desarrollo en conjunto.
 
China no recurrirá a la hegemonía ni a la expansión e invasión extranjera. No impondrá su dolor histórico a otras naciones oprimiéndolas, comentó.
 
 
Educación, factor de crecimiento

La educación juega un papel importante en el futuro de los países y es una política básica para la administración de China.

"La educación conduce al desarrollo y el desarrollo conduce a la equidad; es decir, es un medio importante para llegar a la equidad social", dijo.

Se mostró optimista frente a las relaciones comerciales entre el gigante asiático y Latinoamérica y comentó que estas tienen un gran porvenir. Destacó la riqueza en recursos naturales que poseen Colombia y Brasil.

Li Jingtian encabezó una comitiva de la nación asiática que está en Colombia y que busca estrechar los vínculos de cooperación y trabajo conjunto con la Universidad del Rosario para desarrollar acciones de cooperación y ampliar mutuamente oportunidades de investigación y docencia en áreas multidisciplinares.


Reflexiones

  • Aunque la calidad de vida ha mejorado, los hijos únicos en China son difíciles de educar y socializar, según Li Jingtian, vicepresidente ejecutivo de la Escuela Central del Partido Comunista.
  • El control natal aumentó la carga pensional para los jóvenes chinos: dos personas en edad de trabajar sostienen la pensión de cuatro adultos mayores.
  • Para Jingtian, la educación es el factor de desarrollo y el medio más importante para lograr la equidad social.

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.