text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Transformación política y democrática de Latinoamérica

      
cambios-política-latinoamericana-últimos-quince-años
Académicos aseguran que la región está dividida entre quienes ven a EE. UU. como aliado y los que buscan otros horizontes. Foto: UN

En varios países de Latinoamérica se observan problemas como personalización del poder, dictadura de las mayorías y presidencialismo, lo que evidencia una transformación política y democrática.

El consultor político Carlos Cordero, profesor de Ciencias Políticas de las universidades Mayor de San Andrés y de la Católica de Bolivia, abrió el programa UN Análisis*, de UN Radio, con un esquema general sobre los cambios en la política latinoamericana en los últimos quince años.

Cordero señaló que hay diferencias entre los países latinoamericanos; pero al mismo tiempo, hay iniciativas para unificar las naciones como la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) y la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

También indicó que la izquierda ha llegado al poder con los recursos de la democracia y ha intentado cambiar las leyes de los Estados para que tengan efectos en la sociedad. “Estamos viviendo un proceso interesante de renovación de la política. Se han acabado viejas formas de hacer política, surgieron nuevos liderazgos y nuevos aliados económicos e ideológicos”.

Luego, el internacionalista y profesor de la Pontificia Universidad Javeriana César Torres aseguró que son evidentes los cambios manifestados: “La protesta social, las confrontaciones y movilizaciones ocasionadas por las políticas neoliberales y por los programas populistas de los Gobiernos democráticos se están encauzando por la vía de la institucionalidad”.

A propósito de la visita del vicepresidente estadounidense Joe Biden a Colombia, Torres afirmó que es una gira estratégica, pues “el país se ha convertido en ‘una punta de lanza’ del paquete neoliberal y de las propuestas de Estados Unidos. La Alianza del Pacífico es una muestra de ello”.

“Por esta razón, Colombia es importante en  la visión empresarial del Gobierno estadounidense, para hacer más estrecha la relación entre empresarios y Estados”.

Asimismo, Torres señaló que la alianza entre Colombia y EE. UU. es estratégica y puede entenderse en dos aspectos: primero, en el combate del narcotráfico y la corrupción y segundo, en la perspectiva militar de la alianza. Esto se evidenció en el anterior Gobierno, que avanzó en acuerdos militares.

Por sus políticas expansionistas y de mercado, Estados Unidos ha tenido relaciones desiguales con América Latina y ha explotado sus recursos naturales.

Debido a esto —según Cordero—,  en algunos países latinoamericanos hay un sentimiento antiimperialista y antinorteamericano. En esta línea están Nicaragua, Argentina, Venezuela, Ecuador y Bolivia.

“Por ello, Latinoamérica está dividida entre quienes mantienen estas relaciones de amistad con el país norteamericano, y los que prefieren buscar nuevas alianzas” explicó.

En el caso de Bolivia, Cordero aseguró que “si bien el presidente Evo Morales ha tenido equivocaciones con las políticas de relaciones internacionales, también ha acertado al señalar que el país andino quiere relaciones de igualdad y cooperación”.

Por otro lado, tanto Cordero como Torres coincidieron al afirmar que, en el caso de Venezuela, Nicolás Maduro no ha sido capaz de hacer un perfil propio de Gobierno y está tratando de seguir las líneas de su predecesor Hugo Chávez sin alcanzar la competencia, el carisma y la aprobación que tuvo el fallecido mandatario. Cordero agregó: “Maduro tiene que demostrar que es un gobernador eficiente en un país ineficiente”.

Más adelante, Patricia de la Torre, profesora e investigadora de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, analizó las dinámicas democráticas y políticas que se están dando en su país frente al tercer periodo de mandato del presidente Rafael Correa.

Según la investigadora, Correa ha logrado injerencia en la articulación de poderes, así como un acoplamiento del Gobierno central con las administraciones locales. Para muchos, esto es antidemocrático; es una maniobra política que concentra el poder. Sin embargo, otros sectores aplauden las medidas implantadas por el mandatario ecuatoriano.

De la Torre aseguró que América Latina “está viviendo nuevas edades de la política. Es un proceso que se está construyendo, que incide en las relaciones económicas entre las naciones, y que influye en la construcción de alianzas que apuntan a proyectos de desarrollo diferentes a los impuestos”.

El profesor Aldo Olano, integrante del equipo de Estudios Latinoamericanos de la Universidad Externado de Colombia, señaló que la reelección de mandatos en América Latina le permite a la ciudadanía legitimar el buen gobierno y la continuidad de algunas políticas. No obstante, la reelección muchas veces se utiliza para priorizar un liderazgo, lo que resulta peligroso.

Para finalizar, Juan Alberto Rial, profesor de Derecho Internacional Público y secretario del Instituto de Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional de la Plata (Argentina) también manifestó su opinión. Respecto a los diez años que cumplió su país bajo la era kirchnerista, aseguró que “el concepto de democracia es diferente en todos los países. Es un proceso que se debe vivir a diario y no solamente cuando la ciudadanía está convocada a las urnas. En Argentina la democracia no es una foto sino una película; se respeta la voluntad mayoritaria, sin olvidar la minoría. Esta es la legitimidad del Gobierno argentino”.

 


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.