text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Los Smartphones se convierten en la mayor distracción en el trabajo

      
<p style=text-align: justify;><strong> </strong><strong>Estar desatento en la oficina</strong> es una práctica sumamente <strong>peligrosa</strong> que cada día es más común entre la población trabajadora.</p><p style=text-align: justify;> </p><p style=text-align: justify;><strong>Lee también</strong><br/><a style=color: #ff0000; text-decoration: none; title=10 reglas para usar tu smartphone en el trabajo href=https://noticias.universia.net.co/empleo/noticia/2013/01/21/995298/10-reglas-usar-smartphone-trabajo.html>» <strong>10 reglas para usar tu smartphone en el trabajo</strong></a><br/><a style=color: #ff0000; text-decoration: none; title=El uso del smartphone al caminar repercute en nuestra postura href=https://noticias.universia.net.co/ciencia-nn-tt/noticia/2014/03/06/1086156/uso-smartphone-caminar-repercute-nuestra-postura.html>» <strong>El uso del smartphone al caminar repercute en nuestra postura</strong></a><br/><a style=color: #ff0000; text-decoration: none; title=Cinco aplicaciones para hacer llamadas gratis desde tu celular href=https://noticias.universia.net.co/en-portada/noticia/2012/08/23/960768/cinco-aplicaciones-hacer-llamadas-gratis-celular.html>» <strong>Cinco aplicaciones para hacer llamadas gratis desde tu celular</strong></a> </p><p style=text-align: justify;> </p><p style=text-align: justify;>Según los expertos, esto se debe a la fuerza con que los <strong>teléfonos inteligentes </strong>han incursionado en el mercado. Es que este tipo de dispositivo permite contactarse con otros en todo momento, lo que implica que constantemente, están abiertos los canales de comunicación.</p><p style=text-align: justify;> </p><p style=text-align: justify;>El principal problema radica en las aplicaciones de moda: tanto <strong><a href=https://www.whatsapp.com/?l=es rel=me nofollow>Whatsapp</a></strong> como  <strong><a href=https://www.facebook.com rel=me nofollow>Facebook</a>,  <a href=https://www.twitter.com rel=me nofollow>Twitter</a>  </strong>u otros programas que <strong>atrapan al usuario</strong> de una manera que lo convierten en un <strong>consumidor voraz de información</strong>. Esto dificulta que la persona identifique en que momento es recomendable volver a enfocarse en su trabajo, lo que se traduce en una baja productividad tanto propia como organizacional.</p><p style=text-align: justify;> </p><p style=text-align: justify;>Con el fin de contrarrestar esta situación, el <strong>68%</strong> de las empresas norteamericanas han implantado medidas para <strong>minimizar el efecto distractor</strong> que generan estas aplicaciones. La más conocida, es la de prohibir el uso del móvil o la de impedir a los empleados tener el teléfono en su escritorio.</p><h4 style=text-align: justify;> </h4><h4 style=text-align: justify;>Whatsapp: el peor enemigo<br/> </h4><p style=text-align: justify;>Un estudio realizado por el consultor especializado en Internet, <strong>Francisco Canals</strong> reveló que el <strong>32% de los trabajadores consulta su teléfono móvil cuatro veces por hora </strong>durante su jornada laboral.</p><p style=text-align: justify;> </p><p style=text-align: justify;>Considerando que la mayor parte de la población trabaja <strong>ocho horas al día</strong>, serían unas 32 las veces que los empleados chequean la pantalla de su smartphone.</p><p style=text-align: justify;> </p><p style=text-align: justify;>Sin duda, esta práctica es sumamente dañina tanto para el empleado como para la empresa. Es que al interrumpir el trabajo de manera permanente, la <strong>productividad </strong>de los empleados se ve notoriamente disminuida. Además, para la empresa, la desconcentración que generan las apps como <strong>WhatsApp </strong>se traduce en una <strong>importante pérdida de dinero</strong>.</p><p style=text-align: justify;> </p><p style=text-align: justify;>En base a ello, <strong>Canals </strong>sostiene que el problema es de difícil solución, dado que el conflicto yace en una dificultad mayor: <strong>el mal uso de las nuevas tecnologías</strong>. Al parecer, lo que sucede es que al tener la chance de comunicarse de manera gratuita y en tiempo real, <strong>los jóvenes envían mensajes de manera constante</strong> sin preguntarse si efectivamente vale la pena entablar una conversación.  </p>
Fuente: Universia

 Estar desatento en la oficina es una práctica sumamente peligrosa que cada día es más común entre la población trabajadora.

 

Lee también
» 10 reglas para usar tu smartphone en el trabajo
» El uso del smartphone al caminar repercute en nuestra postura
» Cinco aplicaciones para hacer llamadas gratis desde tu celular 

 

Según los expertos, esto se debe a la fuerza con que los teléfonos inteligentes han incursionado en el mercado. Es que este tipo de dispositivo permite contactarse con otros en todo momento, lo que implica que constantemente, están abiertos los canales de comunicación.

 

El principal problema radica en las aplicaciones de moda: tanto Whatsapp como  Facebook,  Twitter  u otros programas que atrapan al usuario de una manera que lo convierten en un consumidor voraz de información. Esto dificulta que la persona identifique en que momento es recomendable volver a enfocarse en su trabajo, lo que se traduce en una baja productividad tanto propia como organizacional.

 

Con el fin de contrarrestar esta situación, el 68% de las empresas norteamericanas han implantado medidas para minimizar el efecto distractor que generan estas aplicaciones. La más conocida, es la de prohibir el uso del móvil o la de impedir a los empleados tener el teléfono en su escritorio.

 

Whatsapp: el peor enemigo
 

Un estudio realizado por el consultor especializado en Internet, Francisco Canals reveló que el 32% de los trabajadores consulta su teléfono móvil cuatro veces por hora durante su jornada laboral.

 

Considerando que la mayor parte de la población trabaja ocho horas al día, serían unas 32 las veces que los empleados chequean la pantalla de su smartphone.

 

Sin duda, esta práctica es sumamente dañina tanto para el empleado como para la empresa. Es que al interrumpir el trabajo de manera permanente, la productividad de los empleados se ve notoriamente disminuida. Además, para la empresa, la desconcentración que generan las apps como WhatsApp se traduce en una importante pérdida de dinero.

 

En base a ello, Canals sostiene que el problema es de difícil solución, dado que el conflicto yace en una dificultad mayor: el mal uso de las nuevas tecnologías. Al parecer, lo que sucede es que al tener la chance de comunicarse de manera gratuita y en tiempo real, los jóvenes envían mensajes de manera constante sin preguntarse si efectivamente vale la pena entablar una conversación.  


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.