text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Ciencia, tecnología e innovación deben ser democráticas

      
Foto: EAFIT
En el panel de política, el papel del Estado, la academia y la ciencia fue cuestionado. Se planteó una mayor responsabilidad para que los adelantos constituyan un verdadero beneficio social. El foro-taller se realiza en EAFIT
Las afirmaciones las hicieron durante el Foro-Taller Apropiación Social  de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación (Ascti), que organizan la Universidad EAFIT y Colciencias.

“Aquí manejamos una hipótesis de solidaridad, en la que se debe cambiar la agenda de la investigación para enfocarla a los problemas de la sociedad”, opinó Judith Sutz.

El panel trabajó sobre las políticas que fomentan y se deberían de desarrollar en la apropiación social del conocimiento, la información y la innovación. El foro fue moderado por Olga Restrepo Forero, profesora del Departamento de Sociología Universidad Nacional de Colombia.

Los planteamientos se dieron en torno a la responsabilidad política de diversos actores en la apropiación, la producción, la consecución y la difusión de los adelantos científicos.

La sociedad en la Ascti
Sheila Jasanoff fue bastante crítica con las políticas del Gobierno norteamericano en cuanto a la producción del conocimiento. Cuestionó si los adelantos científicos representan un verdadero beneficio social y concluyó que es el mercado el verdadero motivador de estos.

Otro elemento para rescatar fue lo que calificó como la democratización del conocimiento, las tecnologías y la innovación. De esta forma, dichos avances deberían de alejarse de su origen completamente económico y facilitar la participación social.
Judith Sutz, más cercana a la problemática latinoamericana, recalcó que “no vivimos en la sociedad del conocimiento, vivimos en la sociedad capitalista del conocimiento”.

Promulgó un papel más activo del “público” en los aspectos que pueden implicar un interés común, como el desarrollo de las patentes médicas, y lo referente a ello en la política estatal en tratados de libre comercio. Y, por eso, realizó un llamado hacia la democratización de la Ascti.

En este sentido, llamó la atención en fenómenos como la “brecha 90/10”, que marca la tendencia de las inversiones en investigaciones y desarrollo de medicinas.

El término hace referencia a que el 90 por ciento de los recursos que se destinan para adelantos médicos tienen como objetivo el 10 por ciento de la población mundial, que por lo general reside en países industrializados. En contraposición, el 10 por ciento restante se destina a las necesidades de ese mayoritario 90 por ciento de la humanidad.

En cuanto a lo académico, Judith Sutz reclamó una vinculación menos empresarial de las universidades, buscando la correcta Ascti. Agregó que sería conveniente la aplicación de políticas educativas que vayan detrás de la formación de investigadores con principios éticos y sociales, que garanticen sus anteriores planteamientos.

Sara Palacio Gaviria, asistente al evento, coincidió con las intervenciones de las conferencistas internacionales en tanto “proponen la aplicación de los conocimientos con énfasis al impacto social, y no sólo económico”.

Finalmente, Jasanoff señaló que debe existir un “contrato” en el que quede clara la responsabilidad gubernamental y de los actores involucrados en los adelantos científicos con las verdaderas necesidades de la sociedad.

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.