text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Un centro para la investigación y el aprovechamiento de la riqueza del mar

      
Foto: Universidad de Antioquia
El proyecto tuvo una inversión cercana a los 17 mil millones de pesos
La Sede de Ciencias del Mar en Turbo es uno de los tres proyectos estratégicos con los cuales la Universidad ha definido fortalecer su presencia en Urabá, junto con Ciudadela Universitaria en Apartadó y la Sede de Estudios Ecológicos en Carepa, con el propósito de responder a las demandas regionales en términos de formación, extensión e investigación.

La Sede de Ciencias del Mar tiene como objetivo promover la investigación de los recursos marinos y naturales, el manejo de las zonas costeras y el mejoramiento de la calidad de vida de las comunidades, a través del aprovechamiento equilibrado y armónico de su territorio. “El Golfo de Urabá es una zona estratégica desde el punto de vista económico y ambiental, pues cuenta con particularidades hidrográficas importantes. Es receptor de un volumen significativo de aguas continentales y de una elevada oferta de recursos marinos. Además posee grandes atractivos paisajísticos, turísticos y culturales que la hacen un punto fundamental para la investigación y la docencia”, afirma Alberto Uribe Correa, rector de la Universidad de Antioquia.

La construcción de la obra se inició el 5 de octubre de 2009 en dos etapas. La primera etapa tiene dos fases. En la primera se avanzó en la construcción de un bloque de laboratorios básicos, un bloque de laboratorios especializados (que en principio funcionará como bloque de aulas) y un bloque administrativo. En la segunda fase se proyecta la construcción de las salas de sistemas, auditorios, biblioteca y el bloque de aulas. La segunda etapa culminará con la construcción de la cafetería, la zona deportiva, un edificio de servicios con laboratorios de hidrodinámica y reproducción, una planta de tratamiento de residuos y la adecuación de laboratorios especializados. La sede contará además con 5.859 m² de zonas verdes.

La Universidad fue muy cuidadosa con el estudio de suelos y la preparación del terreno. Para garantizar la seguridad y estabilidad de la obra se instalaron 336 pilotes a 8 metros de profundidad. En la temporada diciembre y enero se comprobó la eficacia del trabajo adelantado, pues con las fuertes lluvias se inundó todo el municipio y el terreno de la sede se mantuvo seco y sin problemas, afirmó la ingeniera civil e interventora de la obra Lucidia Arboleda Torres.

Clem encia Wolff Idárrga, arquitecta y Jefe de Construcción y Mantenimiento de la Universidad de Antioquia manifiesta que el diseño propuesto para la Sede de Ciencias del Mar se corresponde con los lineamientos trazados por la Institución para la construcción de edificios públicos, que proponen obras funcionales, durables y de alta calidad. “Por ello, en esta construcción se utilizan materiales nobles de acuerdo a las dinámicas locales. Es una propuesta arquitectónica ligera que respeta las características ambientales y el entorno de la región. Parte de un tratamiento bioclimático en el que se aprovechan los vientos y la vegetación y se tienen en cuenta el saliente y el poniente para disminuir el calor, proteger a los usuarios de la radiación solar y generar diversos espacios y ambientes para el disfrute y el desarrollo de actividades académicas y culturales”. Igualmente, señala la arquitecta, la Sede contará con tecnología de punta para respaldar la investigación y la docencia.

John Jairo Arboleda Céspedes, Director de Regionalización de la Universidad de Antioquia, recuerda que este proyecto está en la agenda de trabajo del Alma Máter desde el año 2003 y que para ejecutarlo la Universidad ha enfrentado diversos inconvenientes de carácter administrativo y jurídico superados gracias a la voluntad universitaria y al compromiso de la Alcaldía y el Concejo Municipal del actual y anterior período.

Arboleda Céspedes señala finalmente que “La Universidad está decidida a fortalecer su presencia en Urabá y va a ofrecer le a la comunidad la posibilidad de enfocar sus esfuerzos académicos en programas específicos de Ciencias del Mar, pero también aspira a que en el mediano plazo se logre tener una sede en Apartadó y hacer uso de ese magnífico espacio que los bananeros donaron a la Universidad para desarrollar allí una sede académico administrativa que permita ofrecer otros programas fundamentales para el desarrollo local y regional.

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.