text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Ácaros: 10 años de investigación empiezan a dar frutos

      
Foto: Universidad del Norte
Eduardo Egea, investigador y docente uninorteño.
Los ácaros son uno de los más comunes desencadenantes de alergias respiratorias en los seres humanos. El 27,2% de la población mundial es alérgica a estos; además, el 85% de los asmáticos en todo el mundo, el 92% de los riníticos y el 51% de los niños con alergia de piel, son sensibles a las proteínas alergizantes de los ácaros.

Como se ve —aunque estos animalitos son invisibles a la vista humana— el tema es un problema de talante mundial. Así lo comprendió el Grupo de Investigación en Inmunología y Biología Molecular de Uninorte que, hace una década, se comprometió con la labor de encontrar soluciones a este problema de salud pública que parece estar presente en el día a día de ese 60% de humanos que gastan el 85% de sus vidas en espacios cerrados, lugar donde más se concentran los ácaros.
Las respuestas del grupo empezaron a llegar a las comunidades con la comercialización de Acar Klean, el cual tuvo buena acogida en el país y ahora está en proceso de internacionalización.

Eduardo Egea
, coordinador del Grupo, dice que el propósito de las investigaciones, en salud global, del equipo es poder transferir al sector productivo los proyectos que se trabajan. Dentro de esos proyectos está la plataforma tecnológica que ha permitido continuar con los trabajos con ácaros. Se trata de un modelo experimental que llevó a desarrollar tres productos.

“Uno es el resultado de la biotecnología (biomedicina), que permitió con herramientas tecnológicas diseñar unos fragmentitos de proteínas que se llaman oligopéptidos, los cuales fueron sintetizados en el laboratorio, y que son igualitos a los que tienen los ácaros”, explica Egea.

Estos fragmentos sintetizados, que no existían antes en el mundo, son los que tienen importancia en la producción del daño que los ácaros hacen a los seres humanos.

El modelo se aplicó en gallinas traídas de Inglaterra, que nacieron en el laboratorio, con todos los cuidados para que no se infectaran con nada, después de 14 meses se les inyectó los oligopéptidos. Luego, las gallinas, como una biofábrica desarrollaron anticuerpos, las proteínas que los animales producen para defenderse. Esos anticuerpos se llaman IgY, por el tipo de modelo con aves.

Se escogieron las aves, según explica el doctor Egea, porque el mercado está inundado de anticuerpos monoclonales, que son producidos con modelos en mamíferos. Esta es una tecnología muy costosa, por lo que estos productos son de poca aplicación y poca utilización en países como el nuestro. Lainnovación de este proyecto está en que en ninguna parte del mundo se había utilizado un modelo con aves en ácaros, que resulta ser igual de eficiente que los monoclonales pero mucho menos costosas.

Proyecto premiado por la gestión del conocimiento



En colaboración con la Pontificia Universidad Javeriana (Instituto de Errores Innatos del Metabolismo), el Grupo de Investigación en Inmunología y Biología Molecular de Uninorte trabajó en un proyecto que articula los dos resultados mencionados (oligopéptidos y anticuerpos IgY), en un programa de prestación de servicio.

“Utilizando los anticuerpos, nosotros hemos desarrollado prototipos con aplicación en problemas de salud pública. Esos prototipos servirían para demostrar de una manera ecológica, que existe infección de ácaros en espacios cerrados, donde vivimos los humanos”, comenta Egea. Este prototipo también está blindado por solicitud de patente.

Actualmente en el mundo existen dos prototipos o servicios que se hacen para esto mismo (uno en Estados Unidos, otros en Inglaterra), con franquicias haciendo el servicio, pero con tecnología monoclonales. La idea es hacerlo con un modelo que sea asequible para un país como Colombia.

Además, este proyecto fue enviado a competir en el Premio Santander de Emprendimiento, Ciencia e Innovación Colombia 2010. Resultó ganador, entre 40 proyectos de todo el país, en la categoría de Emprendimiento, por contar con todas las características en gestión de conocimiento y en transferencia y aplicación de la investigación científica.

Más proyectos



Un último producto en el que trabajan los investigadores, esta vez en compañía del Grupo de Investigación Uso Racional de la Energía y Preservación del Medio Ambiente (UREMA) de Uninorte, es un dispositivo para que las personas, a través de la modalidad “hágalo usted mismo”, puedan medir la cantidad de ácaros que tienen en sus espacios.

Esto tampoco es nuevo, pero sí lo es el modelo diseñado, cabe resaltar, con recursos, tecnología y talento propio. Este es así, el único proyecto de ingeniería concurrente que conocemos en Colombia en salud. Al igual que los otros está en solicitud de patente.

“Ahora vamos a pasar al estudio piloto que requerimos para validarlo y luego ya sí buscar la manera de comercializarlo”, anota el doctor Eduardo Egea.

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.