text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Nueva falla geológica altera mapa sísmico en Colombia

      
Recientemente, el <a href=https://noticias.universia.net.co/publicaciones/noticia/2006/09/29/254795/crea-centro-excelencia-investigacion-colombia-cuatro-universidades.html target=_blank><strong>Grupo de Geofísica de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional de Colombia </strong></a>y la Universidad de Texas en Austin, dieron a conocer un innovador modelo geológico que fue evaluado en Manizales, y sus resultados varían el nivel de amenaza sísmica que se conocía para algunas ciudades del país.<br/><br/> La nueva propuesta tectónica evidencia una división del territorio en dos segmentos que se han alejado aproximadamente 240 km durante los últimos 10 millones de años y la existencia de una gran fractura o falla de la litosfera denominada<strong> Caldas Tear</strong>. <br/><br/> La revaluación de la amenaza sísmica en Colombia, liderada por el profesor Ómar Darío Cardona de la <strong><a href=https://noticias.universia.net.co/en-portada/noticia/2011/01/19/781160/universidad-nacional-manizales-disena-nuevo-sistema-producir-etanol.html target=_blank>UN en Manizales</a></strong>, indica que los parámetros manejados hasta hoy cambian en algunos sitios, si se tiene en cuenta esta falla en el modelo tectónico utilizado para definir las exigencias de la Norma Sismo Resistente, NSR-10. <br/><br/> Tal fractura llega a profundidades de más de 150 km y atraviesa la Región Andina desde el Pacífico hasta el Piedemonte Llanero, es decir, de occidente a oriente. Debido a su ubicación y comportamiento, podría haber causado los sismos de Tauramena en 1995 (de magnitud 6,5), de Armenia en 1999 (magnitud 6,2) y el terremoto de Honda-Mariquita en 1805. <br/><br/> Su disposición lineal entre Bahía Solano (Chocó) y Tauramena (Casanare) puede considerarse como la continuación de Sandra Ridge, un centro de expansión del piso marino ubicado en el océano Pacífico colombiano, que tuvo su última actividad hace 9 millones de años. <br/><br/><font size=2><strong>Implicaciones económicas y territoriales</strong></font><br/> La alineación de estas dos estructuras (Caldas Tear y Sandra Ridge) crea una división geológica que determina marcadas diferencias. Por ejemplo, al sur de la falla Caldas Tear, el país tiene un vulcanismo activo caracterizado por volcanes como el Ruiz, Tolima, Machín, Huila, etc., mientras que al norte, en zonas como Paipa, Iza y San Diego (Boyacá), se ha extinguido. <br/><br/><a href=https://www.unperiodico.unal.edu.co/dper/article/nueva-falla-geologica-altera-mapa-de-amenaza-sismica-en-colombia.html target=_blank><strong>Lea este artículo completo en el periódico de la Universidad Nacional</strong></a>.
Recientemente, el Grupo de Geofísica de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional de Colombia y la Universidad de Texas en Austin, dieron a conocer un innovador modelo geológico que fue evaluado en Manizales, y sus resultados varían el nivel de amenaza sísmica que se conocía para algunas ciudades del país.

La nueva propuesta tectónica evidencia una división del territorio en dos segmentos que se han alejado aproximadamente 240 km durante los últimos 10 millones de años y la existencia de una gran fractura o falla de la litosfera denominada Caldas Tear.

La revaluación de la amenaza sísmica en Colombia, liderada por el profesor Ómar Darío Cardona de la UN en Manizales, indica que los parámetros manejados hasta hoy cambian en algunos sitios, si se tiene en cuenta esta falla en el modelo tectónico utilizado para definir las exigencias de la Norma Sismo Resistente, NSR-10.

Tal fractura llega a profundidades de más de 150 km y atraviesa la Región Andina desde el Pacífico hasta el Piedemonte Llanero, es decir, de occidente a oriente. Debido a su ubicación y comportamiento, podría haber causado los sismos de Tauramena en 1995 (de magnitud 6,5), de Armenia en 1999 (magnitud 6,2) y el terremoto de Honda-Mariquita en 1805.

Su disposición lineal entre Bahía Solano (Chocó) y Tauramena (Casanare) puede considerarse como la continuación de Sandra Ridge, un centro de expansión del piso marino ubicado en el océano Pacífico colombiano, que tuvo su última actividad hace 9 millones de años.

Implicaciones económicas y territoriales
La alineación de estas dos estructuras (Caldas Tear y Sandra Ridge) crea una división geológica que determina marcadas diferencias. Por ejemplo, al sur de la falla Caldas Tear, el país tiene un vulcanismo activo caracterizado por volcanes como el Ruiz, Tolima, Machín, Huila, etc., mientras que al norte, en zonas como Paipa, Iza y San Diego (Boyacá), se ha extinguido.

Lea este artículo completo en el periódico de la Universidad Nacional.

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.