text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Diseñan juguete con identidad vallecaucana

      
Se trata de un juego diseñado estratégicamente para que los niños del <a href=https://noticias.universia.net.co/publicaciones/noticia/2008/09/01/241026/universidades-empresas-valle-cauca-unidas-competitividad.html target=_blank><strong>Valle del Cauca</strong></a> se apropien de los valores culturales inmersos en los procesos de la transformación de la caña de azúcar en panela<br/><br/> Cuenta con cuatro áreas o estaciones principales y dos intermedias. Debe ser jugado de manera grupal por cuatro participantes en edad promedio de 5 a 7 años.<br/><br/> En la primera estación, denominada ‘área de corte’, los niños deben desagrupar las piezas organizadas verticalmente en forma de caña de azúcar, con el objetivo de pasar cada una a su compañero en la segunda estación llamada ‘transporte’, y donde, a través de una especie de grúa, son conducidas hacia a la tercera estación denominada ‘área de filtración’.<br/><br/> Una vez en ella y durante este proceso, de cada ficha sale una bola pequeña que simula ser la panela extraída de la <a href=https://noticias.universia.net.co/publicaciones/noticia/2007/12/10/245674/biocombustibles-alimentos.html target=_blank><strong>caña de azúcar</strong></a> y que es entregada a un compañero quien tiene el deber de armar la panela y pasarla a la última estación donde el jugador la lanza, a través de una catapulta, a pequeños agujeros enfrente de ella.<br/><br/> “Cada área está configurada formalmente permitiendo al niño tener una experiencia muy cercana a la real, ya que las herramientas empleadas en la actividad original se transforman en <a href=https://noticias.universia.net.co/publicaciones/noticia/2008/06/25/242092/uniquindio-abre-hogar-infantil-hijos-estudiantes-empleadas.html target=_blank><strong>elementos didácticos</strong></a> dentro del juego”, asegura César Castellanos, participante del proyecto.<br/><br/> El objetivo del juego es terminar el proceso de producción de panela, cortando todas las cañas y llegando hasta la estación final, en el menor tiempo posible.<br/><br/> Para Angélica Rangel, creadora del proyecto, “este divertido juego sumerge a los niños en el proceso de la caña de azúcar, enseñándoles el valor de proteger y cooperar en esta industria que por años ha sido característica de los vallecaucanos”.<br/><br/> El juguete actualmente es solo un diseño. Los tres estudiantes creadores esperan contar con el apoyo de <a href=https://noticias.universia.net.co/tag/instituciones-educativas/ target=_blank><strong>instituciones educativas</strong></a>, gubernamentales y privadas de la región para desarrollar esta lúdica herramienta que fortalecerá la<a href=https://noticias.universia.net.co/en-portada/noticia/2011/02/04/787443/ix-festival-internacional-coros-javeriana-2011.html target=_blank><strong> cultura vallecaucana.</strong></a><br/><br/> “El proyecto surge a partir de un plan académico planteado en la asignatura Proyecto Especial, cuyo propósito fue diseñar un juguete con identidad vallecaucana que promoviera en los niños el aprendizaje de nuestra cultura bajo la frase ‘Cali huele a caña de azúcar y sabe a salsa”, comenta Lina Marcela Olaya, estudiante de Diseño Industrial.<br/><br/>
Se trata de un juego diseñado estratégicamente para que los niños del Valle del Cauca se apropien de los valores culturales inmersos en los procesos de la transformación de la caña de azúcar en panela

Cuenta con cuatro áreas o estaciones principales y dos intermedias. Debe ser jugado de manera grupal por cuatro participantes en edad promedio de 5 a 7 años.

En la primera estación, denominada ‘área de corte’, los niños deben desagrupar las piezas organizadas verticalmente en forma de caña de azúcar, con el objetivo de pasar cada una a su compañero en la segunda estación llamada ‘transporte’, y donde, a través de una especie de grúa, son conducidas hacia a la tercera estación denominada ‘área de filtración’.

Una vez en ella y durante este proceso, de cada ficha sale una bola pequeña que simula ser la panela extraída de la caña de azúcar y que es entregada a un compañero quien tiene el deber de armar la panela y pasarla a la última estación donde el jugador la lanza, a través de una catapulta, a pequeños agujeros enfrente de ella.

“Cada área está configurada formalmente permitiendo al niño tener una experiencia muy cercana a la real, ya que las herramientas empleadas en la actividad original se transforman en elementos didácticos dentro del juego”, asegura César Castellanos, participante del proyecto.

El objetivo del juego es terminar el proceso de producción de panela, cortando todas las cañas y llegando hasta la estación final, en el menor tiempo posible.

Para Angélica Rangel, creadora del proyecto, “este divertido juego sumerge a los niños en el proceso de la caña de azúcar, enseñándoles el valor de proteger y cooperar en esta industria que por años ha sido característica de los vallecaucanos”.

El juguete actualmente es solo un diseño. Los tres estudiantes creadores esperan contar con el apoyo de instituciones educativas, gubernamentales y privadas de la región para desarrollar esta lúdica herramienta que fortalecerá la cultura vallecaucana.

“El proyecto surge a partir de un plan académico planteado en la asignatura Proyecto Especial, cuyo propósito fue diseñar un juguete con identidad vallecaucana que promoviera en los niños el aprendizaje de nuestra cultura bajo la frase ‘Cali huele a caña de azúcar y sabe a salsa”, comenta Lina Marcela Olaya, estudiante de Diseño Industrial.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.