text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Hidrocefalia canina

      
La enfermedad, poco común en los <a href=https://agenda.universia.net.co/cesa/2004/05/27/curso-sobre-andrologia-e-inseminacion-artificial-en-caninos target=_blank><strong>caninos</strong></a>, es el impedimento para drenar los líquidos craneanos (cefalorraquídeos), encargados, entre otros aspectos, de amortiguar el cerebro y el <a href=https://especiales.universia.net.co/dmdocuments/documtesis_JCarreno.pdf target=_blank><strong>transporte de moléculas.</strong></a><br/><br/> Como consecuencia, y debido a la presión que ejerce el líquido sobre el tejido craneano, se presenta un crecimiento inadecuado de la <a href=https://especiales.universia.net.co/vigia-del-idioma/articulos-especiales/los-idiomas-entrenan-el-cerebro/contin.html target=_blank><strong>estructura cerebral </strong></a>y <a href=https://noticias.universia.net.co/publicaciones/noticia/2009/09/07/236251/inclusion-personas-discapacidad-sistema-educativo-PRINTABLE.html target=_blank><strong>deficiencias cognitivas</strong></a> en los pacientes. “Son casos poco frecuentes, tal vez porque los cachorros mueren tempranamente o porque son llevados a la<a href=https://noticias.universia.net.co/tag/EUTANASIA_VIDA/ target=_blank><strong> eutanasia </strong></a>antes que a una clínica”, explicó el <a href=https://agenda.universia.net.co/uptc/2009/05/26/club-equino-celebra-el-dia-del-medico-veterinario target=_blank><strong>médico veterinario</strong></a> Piero Vargas, director de la clínica.<br/><br/> Para dar solución al problema, la <a href=https://noticias.universia.net.co/busqueda-avanzada/11456/universidad_universidad-nacional-de-colombia---bogot%C3%A1/ target=_blank><strong>Universidad Nacional de Colombia </strong></a>realizó por primera vez la operación. “El procedimiento fue una derivación ventrículo peritoneal, que consiste en la implantación de un tubo que permite el drenaje del <strong>líquido cefalorraquídeo</strong> desde el cráneo hasta el abdomen”, explicó el director, quien aseguró que dos meses después de la intervención el cachorro lleva una vida normal.<br/><br/><strong>Una técnica innovadora</strong><br/><br/> El equipo médico encargado de la <a href=https://orientacion.universia.net.co/informacion_carreras/cirugia-general-42/universidad-ces-15.html><strong>cirugía</strong></a> estuvo conformado por los doctores José Luis Granados, Camilo Padilla, Henry Meneses y Piero Vargas, quienes con un diagnóstico oportuno y una intervención apropiada consiguieron ejecutar exitosamente el procedimiento. “El diagnóstico se realizó basados en <a href=https://especiales.universia.net.co/vih-sida/farmaceutica/como-comprender-los-estudios-clinicos.html target=_blank><strong>aspectos clínicos</strong></a> de radiografía y <a href=https://orientacion.universia.net.co/informacion_carreras/especializacion/especializacion-en-gastroenterologia-y-endoscopia-digestiva-1066/pontificia-universidad-javeriana---bogota-6.html target=_blank><strong>ultrasonografía,</strong></a> y el <a href=https://noticias.universia.net.co/publicaciones/noticia/2010/04/19/257943/nuevos-pacientes-estudiantes-odontologia-simuladores.html target=_blank><strong>procedimiento quirúrgico</strong></a> fue llevado a cabo con materiales de la clínica y con la colaboración del <a href=https://noticias.universia.net.co/publicaciones/noticia/2009/11/10/235294/hospital-san-ignacio-mejores-america-latina.html target=_blank><strong>Hospital San Ignacio</strong></a>”, explicó Vargas.<br/><br/> “Para la cirugía se tiene que depilar el animal en su totalidad en la parte superior. Se realizan tres incisiones, la primera a nivel del cráneo para visualizar los huesos y hacer una perforación. Con una sonda se introduce el tubo hasta el ventrículo lateral y posteriormente el tubo se pasa de forma subcutánea hasta una segunda incisión en el cuello. En esta se expone el extremo del tubo y se empata con uno más largo que también va por debajo de la piel hasta el abdomen y en ese punto se realiza una disección (corte) de los músculos y se introduce el extremo del tubo largo a la <a href=https://especiales.universia.net.co/dmdocuments/enfermedades_de_transmision_sexual_01.pdf target=_blank><strong>cavidad abdominal</strong></a>”, detalló el <em><strong>cirujano José Luis Granados.</strong></em><br/><br/> Con este resultado y la implementación de la técnica, que dura 30 minutos y una recuperación de una semana, los <a href=https://noticias.universia.net.co/tag/M%C3%A9dicos/ target=_blank><strong>médicos</strong></a> de la <strong>Clínica de Pequeños Animales</strong> de la <a href=https://noticias.universia.net.co/vida-universitaria/noticia/2010/07/26/452591/universidad-nacional-colombia-ranking-web-universidades-mundo.html target=_blank><strong>Universidad Nacional</strong></a> esperan continuar salvando la vida de cachorros que padecen la enfermedad.<br/><br/>
La enfermedad, poco común en los caninos, es el impedimento para drenar los líquidos craneanos (cefalorraquídeos), encargados, entre otros aspectos, de amortiguar el cerebro y el transporte de moléculas.

Como consecuencia, y debido a la presión que ejerce el líquido sobre el tejido craneano, se presenta un crecimiento inadecuado de la estructura cerebral y deficiencias cognitivas en los pacientes. “Son casos poco frecuentes, tal vez porque los cachorros mueren tempranamente o porque son llevados a la eutanasia antes que a una clínica”, explicó el médico veterinario Piero Vargas, director de la clínica.

Para dar solución al problema, la Universidad Nacional de Colombia realizó por primera vez la operación. “El procedimiento fue una derivación ventrículo peritoneal, que consiste en la implantación de un tubo que permite el drenaje del líquido cefalorraquídeo desde el cráneo hasta el abdomen”, explicó el director, quien aseguró que dos meses después de la intervención el cachorro lleva una vida normal.

Una técnica innovadora

El equipo médico encargado de la cirugía estuvo conformado por los doctores José Luis Granados, Camilo Padilla, Henry Meneses y Piero Vargas, quienes con un diagnóstico oportuno y una intervención apropiada consiguieron ejecutar exitosamente el procedimiento. “El diagnóstico se realizó basados en aspectos clínicos de radiografía y ultrasonografía, y el procedimiento quirúrgico fue llevado a cabo con materiales de la clínica y con la colaboración del Hospital San Ignacio”, explicó Vargas.

“Para la cirugía se tiene que depilar el animal en su totalidad en la parte superior. Se realizan tres incisiones, la primera a nivel del cráneo para visualizar los huesos y hacer una perforación. Con una sonda se introduce el tubo hasta el ventrículo lateral y posteriormente el tubo se pasa de forma subcutánea hasta una segunda incisión en el cuello. En esta se expone el extremo del tubo y se empata con uno más largo que también va por debajo de la piel hasta el abdomen y en ese punto se realiza una disección (corte) de los músculos y se introduce el extremo del tubo largo a la cavidad abdominal”, detalló el cirujano José Luis Granados.

Con este resultado y la implementación de la técnica, que dura 30 minutos y una recuperación de una semana, los médicos de la Clínica de Pequeños Animales de la Universidad Nacional esperan continuar salvando la vida de cachorros que padecen la enfermedad.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.