text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Diego Urbina y su sueño de viajar a Marte

      
Imagen relacionada
El colombo-italiano Diego Urbina expuso su experiencia ante niños estudiantes en el Cine Domo de Maloka.
Urbina, quién nació en Bogotá, culminó en noviembre pasado uno de los experimentos más largos para probar la resistencia física y mental de un astronauta, en su travesía hacia el planeta rojo.

Él, junto con otras cinco personas (tres rusos, un chino y un francés), permanecieron encerrados durante 520 días en un módulo, ubicado en Moscú (Rusia).

De esta manera, ellos sirvieron como "conejillos de indias" para establecer cuáles serían los principales inconvenientes que afrontaría una tripulación en su desplazamiento entre los dos planetas, ya que dentro de los planes del hombre está el de enviar una futura misión a Marte.

“Para mí, lo más difícil fue haber estado alejado del resto de personas, no conocer nuevas personas, no poder estar con tus amigos, no poder hablar con tu familia directamente. Pienso que esta parte del aislamiento es la más dura”, comentó Urbina a la Agencia de Noticias UN, con respecto a su experiencia.

Durante su permanencia, el colombo-italiano (se fue a vivir a Italia antes de cumplir los 20 años), quien trabaja para la Agencia Espacial Europea (ESA), realizaba tareas de reparación de equipos electrónicos y estaba pendiente de su buen funcionamiento. Recordó que, para reemplazar la luz solar, dentro del módulo se instalaba una luz azul; entre otras anécdotas, contó cómo debía consumir toda la comida que le servían con el fin de analizar la forma en que la ingesta de alimentos podría afectar la presión arterial de cada uno de los miembros de la misión.

“Además, cultivamos plantas como tomates y pimentones que nos sirvieron para condimentar nuestros alimentos”, agregó.

Al momento de llegar a Marte, Urbina estuvo en el grupo que "descendió" al planeta, razón por la cual tuvo que ponerse un traje que tiene todo el equipamiento para mantener la vida de quien lo usa. De acuerdo con él, este traje, que pesa cerca de 100 kilogramos en la Tierra, en Marte puede llegar a pesar 30, debido a que allí la gravedad es menor. Sin embargo, él usó uno con este último pesaje. ”Es demasiado difícil llevar puesto el traje, y en algunos momentos debíamos descansar para poder seguir con la prueba”, afirmó el colombo-italiano.

Los resultados, que serán entregados en abril de este año por la Agencia Espacial Europea (no participó la NASA, pero sí la Agencia Espacial China), determinarán qué tanto afecta este tipo de viajes al ser humano y cómo se pueden minimizar estos efectos.   

Aunque se han efectuado diversas experiencias similares –como una en los años 60 que duró un año–, esta es la más larga hasta ahora, y de ahí su relevancia. Sin embargo, Urbina consideró que solo hasta dentro de 20 o 30 años se podría cristalizar ese largo viaje, para el cual ya puso su grano de arena. Obviamente, sueña con hacer parte de esa aventura espacial.

Aunque no dio una cifra exacta, Urbina aseguró que la misión a Marte puede costar trillones de dólares.





Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.