text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Generan "icopor" biodegradable a partir de desechos de hongos

      
Imagen relacionada
Los investigadores descubrieron que a partir de desechos de hongos pueden generar un elemento similar al icopor.

Los investigadores descubrieron que los residuos que se utilizan para los sembrados de hongos, tales como aserrín, pasto, hojas de plátano, desechos de café, entre otros, se compactan una vez mezclados con el micelio, semilla que hace que se reproduzcan; además, estos tienen una cualidad de ensamble que permite generar un elemento similar al icopor.

El proceso consiste en recaudar los desechos o unidades que quedan después de la cosecha de los hongos, y luego hacer “un estandarizado para darles un tamaño homogéneo a todos (equivalente a 1 y 2 kilogramos); esto se lleva a cabo con una prensa hidráulica manual para minimizar el gasto energético, las emisiones y el consumo de agua”, según explicó Laura Soto, estudiante de Ingeniería Industrial de la Facultad de Minas.

Luego de tener el material seleccionado, se utiliza otra máquina manual para lograr la forma de los embalajes que optaron por utilizar, entre otros, para vasos, velas, botellas de vino y otros accesorios de ese estilo; se finaliza con el horneado y evaporación del producto, que ayuda a eliminar toda la humedad para poder hacer la distribución final del icopor.

Para la fabricación del material que emula el icopor tradicional, se sustraen los desechos de cultivos de hongos comestibles como orellana, ganoderma y shiitake, con el propósito de evitar contaminación en las personas. Los estudiantes de la UN consiguen este tipo de insumos a través de productores antioqueños que, generalmente, no le dan un uso adecuado a los desechos de los cultivos.

La iniciativa de los alumnos es amigable con el entorno, pues además de reciclar el material de los cultivos de hongos, este tiene una vida útil entre 6 y 12 meses después de su procesamiento, sin ninguna complicación ambiental. Al concluirse este ciclo, el producto se puede botar en un lugar natural y se degrada sin afectar el medioambiente.

Laura Soto afirmó que el modelo que impulsan solo se utiliza en Estados Unidos y que, en Colombia, únicamente se trabaja la generación de plástico biodegradable a partir de sustancias de las flores. La estudiante dice que esta propuesta se convierte en una estrategia de bajo costo y biosostenible, pues las ganancias de la producción tienen una rentabilidad de 0,7% sobre la inversión.

Con el nombre de “Icoplan”, la propuesta tecnológica ha tenido muy buena recepción por parte del Sena, entidad que ha apoyado la idea de los seis futuros ingenieros de la Sede Medellín.










Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.