text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Colombia podría sacar provecho de los mercados de carbono

      
Imagen relacionada
Colombia es un país con una matriz para la producción de energía muy limpia.
El cambio climático está ocasionando problemas muy graves y complejos, y los países han implementado un sistema de mercados para controlar las emisiones de carbono y pasar, lentamente, del uso de las viejas tecnologías y formas primitivas de generación de energía a la implementación de nuevas tecnologías que permitan generarla de una forma más limpia.  

Sergio Adolfo Montoya Mejía, subdirector de Investigación y Desarrollo de Energía de EPM, sostiene: “esto tenemos que verlo como una gran oportunidad para aprovechar esa matriz energética que tenemos para posicionar nuestros productos y servicios, o para traer inversión extranjera; son distintas perspectivas de una misma problemática”.

La energía es el motor de todas las actividades económicas, y la forma como la energía se usa, se aprovecha o se desaprovecha tiene un impacto muy grande en el desarrollo y la sostenibilidad del planeta. Por esta razón, el aporte de las universidades es fundamental en la búsqueda de soluciones tecnológicas: tanto en la utilización de biocombustibles como en el mejor aprovechamiento de los combustibles tradicionales (la movilidad eléctrica, el uso eficiente de la energía y las tecnologías enfocadas en el uso racional de la energía).

“Las cosas que nos imaginamos y vemos en un contexto externo son muy diferentes a las realidades que tenemos acá. ¿Por qué no tenemos un país lleno de celdas solares, como sucede en Alemania, en Holanda o en Japón? ¿Por qué no vemos al país lleno de aerogeneradores? Porque hasta ahora no lo hemos necesitado. Colombia es un país con una matriz para la producción de energía muy limpia. Es más, fue declarado, por la Universidad de Yale, como uno de los diez países más verdes del mundo”, afirmó Montoya.

Los mercados de carbono están controlando las emisiones. Entonces, afirma Montoya: ¿por qué no aprovechar esas circunstancias para decirle a las empresas extranjeras que monten sus plantas de producción acá, ya que se van a encontrar con una matriz energética muy limpia?

“Somos unos enamorados de las energías limpias, pero también estamos enamorados de lo que tenemos y de las realidades nuestras, que son bastante ventajosas”, concluye Montoya.

Esta reflexión se llevó a cabo en el seminario Economías Bajas en Carbono: Aspectos Técnicos, Políticos y Económicos, que fue organizado por EPM, el Centro de Investigación e Innovación en Energía y la UN en Medellín.

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.