text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Bacterias degradadoras de hidrocarburos, aliadas clave

      
Bacterias-degradadoras-de-hidrocarburos-unimedios
La intervención del hombre, por ejemplo, con cultivos y fertilizantes, modifica la vida microbiana de los suelos. Foto: Unimedios.
Lee también:
 
 
Estos diminutos seres son considerados cosmopolitas, por hallarse en diversidad de espacios, como los ecosistemas edáficos (ambientes en donde se dificulta la vida vegetal) y los acuáticos.

Para conocer más sobre su papel en la naturaleza y su capacidad para devorar sustancias contaminantes, Habib Fernando Yanine, magíster en Ciencias de la UN (línea de Microbiología), llevó a cabo la evaluación de la diversidad de bacterias degradadoras de hidrocarburos, aisladas de suelos de las cuencas de los ríos Otún y la Vieja, en Risaralda.

El investigador eligió estos lugares porque pertenecen a la ecorregión cafetera, la cual ha experimentado, desde el siglo pasado, alteraciones producto de las actividades de explotación humana de bienes y servicios ambientales, que han expandido la frontera agrícola y fragmentado los ecosistemas naturales.

Él afirma que esto ha conducido a que las zonas de bosquehayan llegado, en la actualidad, a representar solo el 30% del área en la zona, mientras que el 70% restante está destinado a actividades pecuarias y agrícolas (como ganadería, cafetales, cañaduzales, cebollares y plantaciones forestales de pino).

“Esa transformación del paisaje y el cambio en el uso del suelo constituyen factores determinantes en la pérdida de su fertilidad y calidad, la modificación de nichos ecológicos y la reducción de la diversidad biológica”, puntualiza.

Los microorganismos son un componente esencial suyo, dada su alta abundancia (cerca de 109 individuos por gramo de suelo), su alta diversidad aparente (un mínimo de 6.000 a 38.000 genomas por gramo) y la multiplicidad de funciones metabólicas involucradas en procesos ecosistémicos.

Estas últimas incluyen: ciclos biogeoquímicos, la transformación y mineralización de materia orgánica y la degradación de compuestos xenobióticos (compuestos sintetizados por el hombre en el laboratorio), funciones que en muchos casos son cumplidas exclusivamente por bacterias.

“Implicados en el ciclo biogeoquímico del carbono se encuentran los microorganismos degradadores de hidrocarburos (HC), los cuales desempeñan un papel fundamental y exclusivo en la mineralización de este tipo de compuestos”, sostiene el magíster en su trabajo de grado, que estuvo dirigido por los profesores de la UN Fabio Roldán y Daniel Uribe.

El científico explica que los HCson una clase de compuestos naturales que no solo pueden ser encontrados en áreas contaminadas por petróleo y sus derivados, sino también en cantidades relativamente pequeñas en suelos y sedimentos, derivados de la biosíntesis hecha por plantas, insectos y algunos microorganismos (bacterias, levaduras, hongos miceliales y microalgas).

Una fuente importante de HC la constituye la capa cerosa que recubre algunas estructuras vegetales, así como polifenoles y resinas presentes en las acículas de coníferas (los hojas en forma de aguijones de los pinos).

La degradación de estas ceras efectuada por algunos animales es limitada, de modo que son los microorganismos los que logran la mineralización completa. Los HC pueden ser encontrados como parte de la lignina (sustancia hallada en la pared celular de las plantas), la cual puede unirse a partículas de arcilla y ser degradada por bacterias de los géneros Pseudomonas spp., Xanthomonas spp., Acinetobacter spp., Bacillus spp., Arthrobacter spp., Micrococcus spp. y Bacillus spp.

Aunque en muchos casos sea el tipo de suelo el que determina la composición de las comunidades bacterianas, en otros casos es la forma de manejo el parámetro más relevante. La diversidad puede verse reducida por procesos como el arado o puede incrementarse con la rotación de cultivos.

Precisamente, una de las observaciones de Yanine confirma la homogeneidad bacteriana en los suelos de los bosques analizados frente a una mayor diversidad en los de cafetales o pastizales, lo que confirma cómo la intervención del hombre puede cambiar las dinámicas de estos.

Además, asegura que la capacidad degradadora de hidrocarburos está relacionada con la diversidad, pero no con la densidad de organismos, y que también puede estar asociada a la historia de su uso y su vegetación.

Todo indica que se vuelven más diversos en bacterias degradadoras cuando más han sido utilizados. La tarea, ahora, es adelantar más estudios en otras áreas del país, para ampliar el conocimiento sobre estos particulares microorganismos.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.