text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Guarderías, una opción para combatir la reducción de los arrecifes de coral en Santa María

      
Guardería de corales para conservar arrecifes en Santa Marta
Esta alternativa consiste en "jardines colgantes" en los que, de fragmentos de coral desprendidos del arrecife, se propagan nuevas colonias. Foto. Agencia de Noticias Universidad Nacional de Colombia/Unimedios.
Lee también las siguientes noticias relacionadas:
 
 
 
 
A pesar de que solo ocupan el 1% del área marina del planeta, estos sistemas concentran el 25% de la biodiversidad, una proporción de riqueza muy cercana a la que encierran los bosques del Amazonas.

No obstante, según lo indicó en su momento a UN Periódico el profesor Luis Fernando Cadavid, investigador del Instituto de Genética de la Universidad Nacional, entre el 58% y el 70% de los arrecifes del mundo están directamente amenazados por actividades humanas, y en el mar Caribe más del 80% de los organismos vivos asociados a estos han desaparecido en los últimos treinta años.

En estos datos coincide el biólogo israelí Nuphar Charuvi, de la Maestría en Ciencias Marinas de la Universidad Jorge Tadeo Lozano (sede Santa Marta). En una charla que ofreció por invitación del Instituto de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional, mostró las alternativas que se presentan para contrarrestar la devastación en estos paraísos de los mares.

Una de las opciones son las denominadas guarderías, que consisten en "jardines colgantes" en los que, a partir de fragmentos de coral desprendidos del arrecife, se propagan nuevas colonias. Esto, en un futuro, podría ayudar a la repoblación.

Los biólogos han constatado que de un pedacito de menos de medio centímetro se puede propagar una colonia lo bastante fuerte como para hacer una posible restauración ecológica; aunque, aclara, esta es una etapa a la que le faltan muchos estudios.

“Lo que hemos observado es que el coral propagado en las guarderías crece más rápido. Sin embargo, son varios los factores que debemos tener en cuenta, porque no se trata solo de trasplantar. Debemos mirar aspectos como la genética, los ecosistemas y las técnicas adecuadas”, explicó el científico israelí, experto en Ciencias del Mar.

Además, presentó ejemplos de restablecimiento de arrecifes coralinos a nivel mundial y resaltó su importancia, pertinencia, avances y problemáticas, específicamente para el Caribe colombiano.

Su trabajo se enfoca en la restauración activa a través de guarderías de estos animales, metodología que adelanta el grupo de investigación en Ecosistemas Marinos Tropicales de la Universidad Jorge Tadeo Lozano en conjunto con el Centro de Buceo Calipso, la Fundación Calipso y el Parque Nacional Natural Tayrona.

Asimismo, destacó el interés de estudiantes de maestría de diversas instituciones académicas, que quieren adentrarse en la conservación de los sistemas coralinos. De hecho, una estudiante de la UN está vinculada a esta iniciativa.

Así, invitó a más biólogos y expertos en Ciencias del Mar a interesarse por su estudio, debido a su papel clave en la ecología marina.

“En la actualidad, los servicios ambientales que ofrecen los corales producen unos 500 mil millones de dólares en ingresos, por aspectos como el turismo, la pesca y el potencial farmacéutico, entre otros”, aseguró.

El Caribe colombiano posee unos 2.860 km2 de arrecifes coralinos, de los cuales el 76% corresponden al Archipiélago de San Andrés y Providencia. Según el experto, hay reservas en estado crítico, como el de las Islas del Rosario (Cartagena de Indias), en donde se ha perdido casi el 70% de la especie Acropora palmata (coral cuerno de alce).

A nivel mundial, una situación parecida afronta el género Lobophyllia (coral cerebro, que agrupa a unas 22 especies). Se estima que, en los últimos treinta años, se ha perdido el 30% de estos corales.

“Muy cerca de Santa Marta estamos viendo una alteración importante de estos ecosistemas
, principalmente por la contaminación, pero en sitios más apartados todavía se encuentran en muy buen estado. Es deber de la sociedad conservar estos lugares; y de los científicos, estudiarlos”, concluyó el biólogo israelí.

 




Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.