text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Los problemas que atraviesa la investigación científica en Colombia

      
investigacion-cientifica-en-colombia-problemas-que-atraviesa-foto-flickr-GovBa
Investigación científica en retazos.
Lee también:
 
 
 
 
Una vez más, la comunidad científica expresó voces de alarma ante el manejo desarticulado del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación —SNCTI—, la reducción del presupuesto de Colciencias y la inversión de los recursos de las regalías.


Para Moisés Wassermman, ex-rector de la Universidad Nacional de Colombia, el gran problema es la ausencia de un plan nacional en investigación científica. Los proyectos que están aprobados son muy puntuales: el fortalecimiento de la cadena productora de leche solo para Antioquia o el desarrollo de una cultura científica en niños y jóvenes para Tolima nada más.


“El sistema responde a la lógica del que primero llega, primero es servido. No hay programas de desarrollo, ni estudios prospectivos de carácter nacional. No hay estudios de fortalezas existentes, ningún análisis sobre necesidad de consolidación de grupos, ninguna estrategia diferencial”, explicó Wassermman durante el foro “Las Políticas de Ciencia, Tecnología e Innovación en Colombia”, que se realizó el miércoles 31 de octubre y estuvo organizado por la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales Capítulo Antioquia y la Sede de Investigación Universitaria.


Entre las causas de esa desarticulación está el Acto legislativo 5 de 2011, en el que se aprobó que el 10 por ciento de las regalías fueran a la investigación científica, determinando que “los Fondos de Ciencia, Tecnología e Innovación y de Desarrollo Regional tendrán como finalidad la financiación de proyectos regionales acordados entre las entidades territoriales y el Gobierno Nacional”.


“Fue perder la guerra antes de empezar la batalla”, explicó Moisés Wassermman, “la ejecución de los proyectos quedó amarrada a los intereses políticos y, a corto plazo, de las entidades territoriales y del Gobierno Nacional porque así es la política, los gobernantes quieren las obras para el final de su mandato”.


Otra preocupación es el recorte por parte del Ministerio de Hacienda en el presupuesto de Colciencias, que pasará de 420.000 millones de pesos en 2012, a 350.000 millones de pesos en 2013; aunque para el año entrante el presupuesto debía ser de 590.000 millones de pesos para cumplir con las metas trazadas.


Aunque en el país crece en el número de graduados en programas de posgrado, el futuro se hace incierto con los recortes en el presupuesto. En el año 2007, Colombia contaba con 1.430 estudiantes de doctorado y 45 doctorados; en el 2011 fueron 2.792 estudiantes de doctorado y 126 doctorados.


“En el pasado se hizo una inversión importante, se crearon los programas de doctorado y la comunidad científica respondió haciendo la tarea. No obstante el apoyo de Colciencias ha venido a menos. Se capacitó un número importante de investigadores pero no se siguieron dando las condiciones para realizar su trabajo. El país está desaprovechando esa fuente de conocimientos. Necesitamos muchos más estudiantes y programas de doctorado en relación con la población del país”, indicó Nelson Porras, profesor de la Universidad del Valle.


“Hemos de recordar que los doctorados en el país son muy jóvenes, los primeros llevan 25 años nada más. Nos preocupa la tasa de graduación tan baja por causa de la deserción. Hacer un doctorado requiere mucho trabajo, dedicación y compromiso. Hay que tener un foco muy claro para poder plantear el problema y desarrollarlo. Esto, sumado a los recursos que hay que invertir en cada doctorando, son las causas de la deserción según el estudio de varias universidades”, declaró Natalia Ruiz Rodgers, directora de fomento para la Educación Superior del MEN –Ministerio de Educación Nacional.

 
Urgencia de una política a largo plazo

La drástica reducción de fondos, los recortes en convocatorias, la disminución de becas, la no renovación o compra de equipos y la falta de contratación de personal fueron algunos de los problemas descritos por los analistas durante el foro.


Este panorama revela qué tan difícil es hacer investigación científica con pocos recursos y desarrollar al país en una sociedad del conocimiento.


La Ley 1530 de 2012 por la cual se regula la organización y el funcionamiento del Sistema General de Regalías, plantea los órganos de decisión, como la comisión rectora y los órganos colegiados de administración y decisión, los cuales tienen una composición en la que predominan los cargos políticos y en la cual la ciencia aparece disminuida, con poca representación, muchas veces con voz pero sin voto.


Según Paulo Orozco, director del centro de excelencia CEIBA, Centro de Estudios Interdisciplinarios Básicos y Aplicados, “el problema es que no existe el entorno ecológico ni el recurso humano, para generar y usar ciencia y tecnología en las regiones. Tenemos que diferenciarnos, hacer investigación en las fronteras del conocimiento”, declaró.


Algunas consecuencias de la implementación de estas políticas, según Orozco, son debilidad institucional, mayor iniquidad, reducción en la competitividad y fuga de cerebros. “Los muchachos más capaces de las regiones más pobres de Colombia, salen de estas por la falta de oportunidades”, añadió.
 

La Comisión de Sabios, a la que perteneció Rodolfo Llinás y fue convocada por César Gaviria, redactó el informe “Colombia al filo de la oportunidad” en el que se planteó que Colombia debía invertir el 0.1 por ciento en investigación científica para el año 2001; hoy apenas invertimos el 0.16 por ciento.


“Hubo una discusión sobre si invertíamos el 0.6 o el 0.7 por ciento en investigación científica, pero usando los parámetros internacionales de medición, es claro que estamos en 0.16 por ciento; peor de lo que imaginamos” declaró Moisés Wassermman.

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.