text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

La geología promoverá el turismo científico en Antioquia

      
geologia-noticia-colombia-medio-ambiente
El trabajo de investigación ha incluido a la comunidad como garante de una posible alternativa social y de exploración para el país Fuente: Agencia UN
Lee también:
 
 
 
Así como la biodiversidad se refiere a la variedad de flora y fauna de un territorio, la geodiversidad explica la cantidad de rasgos geológicos de un lugar: fallas, tipos de rocas, yacimientos minerales y paleontológicos, entre otros. En este aspecto, Colombia también es un país exuberante.

El departamento de Antioquia es buen ejemplo. Municipios como Sopetrán, Olaya y Santa Fe de Antioquia poseen una rica historia geológica que les podría traer grandes dividendos a los habitantes, siempre y cuando se potencie la geoconservación, la geoeducación y el geoturismo.

Expertos de la Facultad de Minas de la UN sede Medellín fijaron su mirada científica en esta bella región. Después de estudiarla exhaustivamente, están convencidos de que allí se puede crear el primer parque geológico del país y el segundo de América Latina.

“Para impulsar esta iniciativa debe existir un área bien definida. Allí se debe enmarcar la mayor cantidad de puntos de interés geológico posibles que permitan interpretar, caracterizar y estudiar la evolución del planeta”, indica Harlison Torres Herrera, investigador y estudiante de Ingeniería Geológica.

Sitios potenciales

Las labores de exploración fueron realizadas por investigadores de la UN que detallaron el inventario geológico en el occidente antioqueño. Allí identificaron diecisiete sitios de interés científico, entre los que se destaca el Mirador de Llanadas, en Santa Fe de Antioquia.

En el lugar se pueden observar los diferentes rasgos del suelo local, las fallas geológicas y los cambios litológicos de la Tierra, es decir, la variación de los tipos de rocas según su composición, resistencia, edad y origen. Las hay ígneas (de origen volcánico), metamórficas (formadas a partir de otras rocas) y sedimentarias (originadas por la acumulación de material sólido sobre la superficie terrestre).

El terreno es una radiografía de cómo se han dado los cambios topográficos. Por ejemplo, en algunas regiones cercanas al río Cauca se pasa de 425 metros a más de 2.500 metros sobre el nivel del mar, en menos de cinco kilómetros de distancia. Esto se debe a la convergencia tectónica, a través de la cual la corteza oceánica colisiona con la placa terrestre, y crea diversas elevaciones y contorsiones del paisaje.

Otros parajes del departamento tienen características muy especiales. En el suroeste, , se halla el Páramo del Sol, a 17 km del municipio de Urrao. La formación geológica corresponde al periodo cuaternario (hace unos 2.500 millones de años).

En esa misma región, está el Cerro de Caramanta, donde nacen los ríos San Juan y Risaralda, así como algunos afluentes del Atrato. Esta geografía corresponde a la zona geológica llamada Formación Amagá, que se caracteriza por la abundancia de rocas sedimentarias, formadas entre el Oligoceno y el Mioceno (entre 34 y 23 millones de años atrás).

Impulso al turismo

Para este trabajo se utilizaron metodologías de medición, cálculo y valoración adoptadas de sistemas de análisis creados en España, país donde los científicos han ganado gran experiencia en el tema y han ayudado a consolidar destacados parques geológicos.

Así, para determinar el atractivo geológico de un lugar, se valoran factores climáticos, biológicos, paisajísticos y humanos; esto último, a fin de establecer si hay condiciones para crear un geoparque en la zona estudiada.

Jorge Martín Molina
, investigador de la Facultad de Minas, asegura que, a partir de esos datos, “se podrán establecer dos rutas geológicas para que los visitantes realicen caminatas y aprecien los diversos rasgos geológicos que hay allí (para el caso del occidente del departamento)”.

Agrega que están dadas las condiciones para establecer un geoparque que, al igual que ocurre en países como China, Japón, España, Inglaterra y Brasil, cuente con el respaldo de la Unesco, organización que desde hace treinta años empezó a valorar estos espacios naturales.

Proyecto va a la Unesco

Uno de los aspectos positivos de este tipo de parques es que crea un turismo científico sostenible, para lo cual se necesita capacitar a las comunidades en temas como rutas especializadas y visitas guiadas con folletos, entre otras actividades.

En ese sentido, el profesor Molina considera que el occidente antioqueño “cumple con las condiciones de infraestructura y turismo, y que es una zona relativamente bien delimitada en términos geográficos”.

La tarea de los científicos de la UN no termina con la caracterización geológica. Ellos trabajan para presentar este año, ante la Unesco, un proyecto que incluya la zona como patrimonio geológico de la humanidad. Coinciden en que, para esto, es vital el acompañamiento de las comunidades y las autoridades locales.

Por lo pronto, esta riqueza descrita en la UN se difunde en espacios académicos como la revista especializada Ciencias de la Tierra y el Congreso Internacional de Patrimonio Geológico. La iniciativa es ejemplo de cómo el conocimiento científico puede crear caminos concretos para el desarrollo turístico, económico y educativo, algo digno de reproducir en otras regiones del país.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.