text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Dormir bien puede estar asociado con el desarrollo del alzheimer

      
Foto: Agencia de Noticias UN
Foto: Agencia de Noticias UN

La razón es que la apnea causa hipertensión y baja la concentración de oxígeno, lo que se convierte en una carga importante del agobio vascular cerebral. Además, el sueño normal es fundamental para la memoria, la inteligencia y la atención, tanto así, que la falta crónica de sueño –que ocasiona cansancio y depresión– es una causa frecuente de accidentes de tráfico.

 

Lee también
» ¿Cuáles son las consecuencias de dormir mal?
» 7 consejos para solucionar los trastornos de sueño
» Los riesgos de dormir demasiado 

 


Recientemente se ha demostrado que durante el sueño profundo aumenta en un 60% el volumen de líquido cerebral, lo cual representa un verdadero “lavado con chorro de agua” de todos los desechos del metabolismo cerebral, incluyendo el Beta-amiloide. De esta manera, si no hay un sueño normal, no hay forma de remover los desechos.


Así lo asegura el médico colombiano Gustavo Román, egresado de la Universidad Nacional de Colombia y neurólogo de gran prestigio en el mundo, cuyas investigaciones sobre enfermedades degenerativas en el cerebro le han dado el reconocimiento de varios de sus colegas, en una de las ramas más complejas de la ciencia.


El científico estuvo recientemente en Bogotá y visitó la Universidad Nacional de Colombia, donde participó en la cátedra "Huellas que inspiran". Allí, la Agencia de Noticias UN habló con él sobre los avances y retos de su investigación sobre el alzhéimer.


Al preguntarle cuál es el papel de las proteínas Beta-amiloide y Tau dentro del desarrollo de este trastorno, Gustavo Román señala que se pensaba que el alzhéimer se debía únicamente a la acumulación de una proteína normal que se llama Beta-amiloide. “Sin embargo, los tratamientos que la eliminan, incluyendo una vacuna, acaban la sustancia en el cerebro, pero no mejoran las condiciones cognitivas, entonces algo queda faltando ahí. La segunda proteína se llama Tau, no se ha estudiado tanto, por eso puede ser un poco más importante”, explica.


Un tercer factor que puede influir en la enfermedad, de acuerdo con este profesor de neurología, son las lesiones de la circulación cerebral, cuya importancia es muy grande, sobre todo porque para eso sí hay tratamientos. Así se pueden tratar la hipertensión, la diabetes y el colesterol  para mejorar la condición cognitiva de los pacientes.

 


Relación con la hipertensión arterial y la diabetes

Dentro de sus investigaciones, Román afirma que en los países donde se trata temprano la hipertensión arterial y la diabetes se observa una disminución en las cifras de alzhéimer y esto se convierte en una esperanza. Al preguntarle “¿en qué consiste la relación entre estas enfermedades?”, esto fue lo que respondió:


“El cerebro requiere para su funcionamiento normal volúmenes enormes de sangre que transporten la glucosa y el oxígeno. De hecho, un 25% de la sangre bombeada con cada latido cardiaco se destina al cerebro. Las lesiones del sistema circulatorio como resultado del cigarrillo, la hipertensión arterial, la arteriosclerosis, la diabetes, la obesidad con ronquidos y la apnea de sueño tienen como denominador común la disminución del aporte de sangre al cerebro. Sobre este terreno de baja perfusión, llamado agobio vascular cerebral, se implantan más fácilmente las demencias del anciano”.

 


Síndrome de Hakim

Los estudios de este colombiano también se enfocan en este síndrome. Al respecto, Román afirma que en una especialidad como el manejo de las demencias (en la cual hay pocas ocasiones de sanar al paciente), es muy reconfortante encontrar personas que se curan después del tratamiento.


Y agrega: “Esto es doblemente satisfactorio cuando se recuerda que el médico de la U.N. Salomón Hakim, barranquillero ilustre, fue la primera persona que describió el síndrome que lleva su nombre y los resultados casi milagrosos del tratamiento, con una válvula para derivar la circulación del líquido cefalorraquídeo”.


Con respecto a los pacientes, Román menciona que usualmente estas personas se presentan con la triada de Hakim. Es decir, con problemas de marcha, incontinencia de esfínteres y pérdida cognitiva. “En ellas hemos encontrado alteraciones de la circulación cerebral y frecuentemente apnea obstructiva del sueño”.

 


El científico

Cazadores de microbios es el primer libro que el doctor Gustavo Román recuerda de su niñez. Sin duda, la experiencia con esta publicación del estadounidense Paul de Kruif, sumada a la mística que heredó de su padre veterinario, llevaron al médico colombiano a interesarse por la ciencia. La entrega y el amor por su carrera lo posicionan como uno de los neurólogos más reconocidos del mundo en la actualidad.


Fue profesor de neurología en la Universidad de Texas, ha publicado más de 300 artículos científicos sobre temas neurológicos y numerosos libros, es miembro de la Junta Directiva de la Federación Mundial de Neurología y dirige el nuevo Centro de Alzhéimer y Demencia en el Instituto Neurológico del Hospital Metodista, en Houston (EE. UU.). 


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.