text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Informe: El trastorno bipolar en Colombia

      
<p style=text-align: justify;>El sábado 25 de octubre la <a href=https://estudios.universia.net/colombia/institucion/universidad-la-sabana><strong>Universidad de La Sabana</strong></a> y la <a href=https://www.bipolarescolombia.com/ target=_blank><strong>Asociación Colombiana de Bipolares</strong></a> realizarán el Simposio ‘El estigma de la salud mental y los medios de comunicación’, en el que se presentará un informe que revela el estado actual de la bipolaridad en Colombia, un Trastorno Mental Severo “TMS” que se calcula sufren más de 2 millones de personas en el país, las cuales no están siendo tratadas clínicamente y se encuentran en condición de abandono por parte del estado y sus familias. </p><p style=text-align: justify;> </p><p><strong>Lee también</strong></p><p><br/><a style=color: #ff0000; text-decoration: none; title=El 10% de la población mundial sufre de trastornos mentales href=https://noticias.universia.net.co/en-portada/noticia/2012/06/01/939529/10-poblacion-mundial-sufre-trastornos-mentales.html>» <strong> El 10% de la población mundial sufre de trastornos mentales </strong></a></p><p> </p><p style=text-align: justify;>De todos los individuos con desorden bipolar –señala el informe–, <strong>el 80% no han sido diagnosticados, no reciben tratamiento y cuando comienzan a sentir síntomas recurren a adivinos, bioenergéticas, brujos, exorcistas, indios amazónicos, pastores</strong> y si su condición no mejora y por el contrario evoluciona al punto de tener niveles de intensidad grave, aguda o psicótica, empiezan a buscar ayuda profesional.</p><p style=text-align: justify;> </p><p style=text-align: justify;>Según Jorge Noriega, director de la Asociación Colombiana de Bipolares (ACB) y asesor médico de la Clínica Universidad de La Sabana, este desorden mental es muy difícil de diagnosticar. Al principio <strong>presenta síntomas muy normales para cualquier individuo, similares a la sensación de bienestar que se produce al tomarse unos tragos o por el contrario episodios depresivos</strong> en los que la mente se nubla y todo parece difícil o imposible de realizar.</p><p style=text-align: justify;> </p><p style=text-align: justify;>“Los síntomas por épocas se presentan en forma acelerada convirtiéndose en episodios maniacos, pero en otros momentos desaparecen y pueden tardar en aparecer. Para confirmar su diagnóstico estos deben ser intensos y durar más de 15 días”, afirma Noriega.</p><p style=text-align: justify;> </p><p style=text-align: justify;>Desafortunadamente –explica el especialista– el Desorden Bipolar es una<strong> condición médica que se desarrolla lentamente y solo cuando ha evolucionado de forma grave o aguda se detecta su existencia.</strong> “Según las estadísticas puede tardar hasta ocho años en manifestarse y los pacientes suelen consultar hasta seis médicos para el diagnostico final, pues esta condición es engañosa”, agrega.</p><p style=text-align: justify;> </p><p style=text-align: justify;> </p><p style=text-align: justify;><strong>Adolescentes: los más propensos a la bipolaridad </strong></p><p style=text-align: justify;>En Colombia, el 60% de las personas diagnosticadas tienen entre los 18 a 23 años; jóvenes que ven <strong>afectadas sus vidas en el ámbito académico, familiar, social y laboral; el 20% están entre los 30 a 40 años</strong> y el otro porcentaje son adultos mayores. Una proporción cercana al 5% corresponde a niños menores de 17 años, donde el diagnóstico de los síntomas es más complicado.</p><p style=text-align: justify;> </p><p style=text-align: justify;>Se estima que el <strong>1% de la población adulta colombiana tiene Desorden Bipolar en forma grave</strong> (Tipo 1, con síntomas psicóticos”) y, el 2% lo padece leve o moderadamente  (Tipo II).</p><p style=text-align: justify;> </p><p style=text-align: justify;>A diferencia de otros trastornos afectivos,<strong> la bipolaridad incide en ambos sexos casi de la misma forma</strong>. “El primer episodio de hombres suele ser maníaco, mientras que en las mujeres la costumbre es que sea el depresivo”, dice Noriega.</p><p style=text-align: justify;> </p><p style=text-align: justify;>En el 60% de los casos el primer episodio de la enfermedad se asocia a tristeza extrema. Algunos factores de riego son: problemas económicos, el divorcio, la soledad, la adicción al alcohol o las drogas y antecedentes familiares de la enfermedad.</p><p style=text-align: justify;> </p><p style=text-align: justify;> </p><p style=text-align: justify;><strong>¿Cómo debe ser el tratamiento?</strong></p><p style=text-align: justify;>La Ley Esperanza de Salud Mental (1616 de 2013), contempla el<strong> Plan de Tratamiento Integral,</strong> que debe ser proporcionado por “Equipos Multidisciplinarios” conformados por diferentes especialistas: psicólogos, psicólogos vocacionales, terapistas ocupacionales, trabajadores sociales y deportólogos.</p><p style=text-align: justify;> </p><p style=text-align: justify;>Durante su intervención, se recomienda hacer <strong>ejercicio a diario, no trasnochar, respetar los horarios de sueño, no consumir sustancias psicoactivas (SPA), alimentarse sanamente, tener hábitos constructivos, no consumir alcohol</strong> o hacerlo en bajas dosis, nada de “chicharrones”, tener relaciones sanas, fortalecer la parte espiritual sin fanatismos, entre otros.</p><p style=text-align: justify;> </p><p style=text-align: justify;>Con relación a la cura, es importante tener en cuenta que<strong> la condición bipolar es genética, se hereda</strong>; su consecuencia es una alta vulnerabilidad del cerebro al estrés. “Una vez se desata el primer episodio, se genera una cadena de nuevas crisis o recaídas. Por esto, la idea no es buscar la cura sino encontrar la estabilidad, a través de la aceptación, comprensión y concientización del trastorno”, señala Noriega.</p><p style=text-align: justify;> </p><p style=text-align: justify;>Aunque las cifras arrojan que el <strong>15% de los individuos con desorden bipolar se suicida,</strong> la mayoría de los casos son predecibles (la persona avisa), pues son asociados con situaciones de estrés, ya sean causadas por la misma persona, por la familia, por el trabajo o por la sociedad.</p><p style=text-align: justify;> </p><p style=text-align: justify;>En conclusión, todos los seres humanos son bipolares; oscilamos entre la alegría y la tristeza, pero eso<strong> no es lo mismo que ser patológicamente bipolar donde la intensidad, frecuencia y duración de los síntomas</strong> (cognitivos, emotivos, físicos, sexuales, etc.), se salen de los patrones considerados como “normales” o típicos o comunes.</p>
Fuente: 123F

El sábado 25 de octubre la Universidad de La Sabana y la Asociación Colombiana de Bipolares realizarán el Simposio ‘El estigma de la salud mental y los medios de comunicación’, en el que se presentará un informe que revela el estado actual de la bipolaridad en Colombia, un Trastorno Mental Severo “TMS” que se calcula sufren más de 2 millones de personas en el país, las cuales no están siendo tratadas clínicamente y se encuentran en condición de abandono por parte del estado y sus familias. 

 

Lee también


» El 10% de la población mundial sufre de trastornos mentales

 

De todos los individuos con desorden bipolar –señala el informe–, el 80% no han sido diagnosticados, no reciben tratamiento y cuando comienzan a sentir síntomas recurren a adivinos, bioenergéticas, brujos, exorcistas, indios amazónicos, pastores y si su condición no mejora y por el contrario evoluciona al punto de tener niveles de intensidad grave, aguda o psicótica, empiezan a buscar ayuda profesional.

 

Según Jorge Noriega, director de la Asociación Colombiana de Bipolares (ACB) y asesor médico de la Clínica Universidad de La Sabana, este desorden mental es muy difícil de diagnosticar. Al principio presenta síntomas muy normales para cualquier individuo, similares a la sensación de bienestar que se produce al tomarse unos tragos o por el contrario episodios depresivos en los que la mente se nubla y todo parece difícil o imposible de realizar.

 

“Los síntomas por épocas se presentan en forma acelerada convirtiéndose en episodios maniacos, pero en otros momentos desaparecen y pueden tardar en aparecer. Para confirmar su diagnóstico estos deben ser intensos y durar más de 15 días”, afirma Noriega.

 

Desafortunadamente –explica el especialista– el Desorden Bipolar es una condición médica que se desarrolla lentamente y solo cuando ha evolucionado de forma grave o aguda se detecta su existencia. “Según las estadísticas puede tardar hasta ocho años en manifestarse y los pacientes suelen consultar hasta seis médicos para el diagnostico final, pues esta condición es engañosa”, agrega.

 

 

Adolescentes: los más propensos a la bipolaridad 

En Colombia, el 60% de las personas diagnosticadas tienen entre los 18 a 23 años; jóvenes que ven afectadas sus vidas en el ámbito académico, familiar, social y laboral; el 20% están entre los 30 a 40 años y el otro porcentaje son adultos mayores. Una proporción cercana al 5% corresponde a niños menores de 17 años, donde el diagnóstico de los síntomas es más complicado.

 

Se estima que el 1% de la población adulta colombiana tiene Desorden Bipolar en forma grave (Tipo 1, con síntomas psicóticos”) y, el 2% lo padece leve o moderadamente  (Tipo II).

 

A diferencia de otros trastornos afectivos, la bipolaridad incide en ambos sexos casi de la misma forma. “El primer episodio de hombres suele ser maníaco, mientras que en las mujeres la costumbre es que sea el depresivo”, dice Noriega.

 

En el 60% de los casos el primer episodio de la enfermedad se asocia a tristeza extrema. Algunos factores de riego son: problemas económicos, el divorcio, la soledad, la adicción al alcohol o las drogas y antecedentes familiares de la enfermedad.

 

 

¿Cómo debe ser el tratamiento?

La Ley Esperanza de Salud Mental (1616 de 2013), contempla el Plan de Tratamiento Integral, que debe ser proporcionado por “Equipos Multidisciplinarios” conformados por diferentes especialistas: psicólogos, psicólogos vocacionales, terapistas ocupacionales, trabajadores sociales y deportólogos.

 

Durante su intervención, se recomienda hacer ejercicio a diario, no trasnochar, respetar los horarios de sueño, no consumir sustancias psicoactivas (SPA), alimentarse sanamente, tener hábitos constructivos, no consumir alcohol o hacerlo en bajas dosis, nada de “chicharrones”, tener relaciones sanas, fortalecer la parte espiritual sin fanatismos, entre otros.

 

Con relación a la cura, es importante tener en cuenta que la condición bipolar es genética, se hereda; su consecuencia es una alta vulnerabilidad del cerebro al estrés. “Una vez se desata el primer episodio, se genera una cadena de nuevas crisis o recaídas. Por esto, la idea no es buscar la cura sino encontrar la estabilidad, a través de la aceptación, comprensión y concientización del trastorno”, señala Noriega.

 

Aunque las cifras arrojan que el 15% de los individuos con desorden bipolar se suicida, la mayoría de los casos son predecibles (la persona avisa), pues son asociados con situaciones de estrés, ya sean causadas por la misma persona, por la familia, por el trabajo o por la sociedad.

 

En conclusión, todos los seres humanos son bipolares; oscilamos entre la alegría y la tristeza, pero eso no es lo mismo que ser patológicamente bipolar donde la intensidad, frecuencia y duración de los síntomas (cognitivos, emotivos, físicos, sexuales, etc.), se salen de los patrones considerados como “normales” o típicos o comunes.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.