text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Afirman que fumar disminuye grosor de corteza cerebral

      
Autor: ansesgob  |  Fuente: Flickr

Que tener el hábito de fumar es una costumbre mala para la salud no es novedad. Sin embargo, además de colaborar con la aparición de múltiples enfermedades, científicos de la Universidad de McGill  y de la Universidad de Edimburgo demostraron que quienes fuman tienen una corteza cerebral de menor tamaño que en el resto de las personas.

 

Lee también
» Fumar disminuye el rendimiento académico 
» 10 pasos para dejar de fumar

 


La corteza cerebral es un tejido nervioso clave para las habilidades del pensamiento, percepción, imaginación, juicio y decisión, es de menor tamaño en los fumadores.

 


Para llegar a la conclusión de que la corteza cerebral disminuye su tamaño teniendo el hábito de fumar, el equipo de investigadores tomó imágenes de resonancia magnética a un grupo de más de 500 fumadores de 73 años en promedio. Al observarlas comprobaron que quienes habían dejado de fumar por mucho tiempo tenían la corteza cerebral más gruesa que aquellos que continuaban fumando o lo habían dejado recientemente.

 


La reducción de la corteza cerebral siempre estuvo relacionada con el envejecimiento y la reducción de la inteligencia, pero este estudio podría incluir nuevos elementos a tener en cuenta. De todas maneras, los estudiosos afirmaron que el estudio no fue aplicado en una muestra tan representativa como para determinar que dejar el tabaco puede "devolver" grosor cerebral.

 

 

Otros males asociados al tabaquismo 

Además de reducir la corteza cerebral, las personas que fuman son más propensas a padecer males como tos, dolor de cabeza, enfermedades cardiovasculares, arterioesclerosis, Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), hipertensión arterial, enfisema pulmonar, asma, ataque cardiaco, infertilidad y dificultades para el feto, en caso de que la mujer esté gestando.

 

 

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) la epidemia mundial del tabaquismo cobra la vida de casi 6 millones de personas cada año. Del total, se estima que más de 600 mil son no fumadores que mueren por respirar humo ajeno. Según las proyecciones de esta entidad, de no revertir la situación la epidemia podría matar a más de 8 millones de personas al año de aquí a 2030.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.