text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Las empresas no ven con buenos ojos a los que trabajan en exceso

      
<p style=text-align: justify;>Lo que antes se consideraba<strong> sinónimo de compromiso y esfuerzo</strong>, hoy es visto como un perjuicio a la salud mental y física que puede afectar la productividad. Diversos empleadores buscan <strong>reducir las horas de trabajo y aumentar la flexibilidad</strong> en las vacaciones para que sus empleados tengan una “vida más allá del trabajo”.</p><p><strong>Lee también</strong><br/><a style=color: #ff0000; text-decoration: none; title=5 maneras de lidiar con el estrés laboral href=https://noticias.universia.net.co/empleo/noticia/2014/11/11/1114804/5-maneras-lidiar-estres-laboral.html>» <strong>5 maneras de lidiar con el estrés laboral</strong></a><br/><a style=color: #ff0000; text-decoration: none; title=El estrés acumulado presenta riesgos para la salud mental href=https://noticias.universia.net.co/en-portada/noticia/2013/04/08/1015518/estres-acumulado-presenta-riesgos-salud-mental.html>» <strong>El estrés acumulado presenta riesgos para la salud mental</strong></a></p><p style=text-align: justify;>Existen profesionales dispuestos a <strong>trabajar más de diez horas diarias</strong> los siete días de la semana. Estas personas no se conforman con los horarios normales de oficina, sino que además, con la facilidad que otorga la tecnología, se llevan trabajo a la casa y permanecen conectados durante los fines de semana, <strong>eclipsando su vida personal y familiar</strong>. A este tipo de individuos se les conoce como <strong>“workaholics” </strong>o<strong> adictos al trabajo</strong>.</p><p style=text-align: justify;> </p><p style=text-align: justify;><strong>Más descanso equivale a más productividad</strong><strong> </strong></p><p style=text-align: justify;>Está demostrado científicamente que el <strong>exceso de trabajo</strong>, lejos de ser una conducta positiva, conduce a un deterioro en la salud y en el <strong>rendimiento laboral</strong>. Según explica Alexandra Michel, académica de la <strong><a title=Universidad de Pennsylvania href=https://www.upenn.edu/ target=_blank>Universidad de Pennsylvania</a></strong>, trabajar en exceso va en desmedro de nuestra creatividad, influye en nuestra capacidad de decisión y afecta también nuestra sensibilidad ética<strong>.</strong> La severidad de los problemas de salud en la gente joven es algo de suma importancia desde una perspectiva moral y humana”.</p><p style=text-align: justify;>Los <strong>ritmos desenfrenados de trabajo</strong> pueden hacer que una persona joven rinda más, pero en algún momento esta productividad se traducirá solamente en estrés, cansancio y descuido de la vida familiar y social.</p><p style=text-align: justify;>Lucy Kellaway, columnista de <strong><a title=The Financial Times href=https://www.ft.com/home/us target=_blank>The Financial Times</a></strong>, propone que para el 2015 los ejecutivos de alto nivel vuelvan a las ocho horas regulares de trabajo, de 9:00 a 5:00.</p><blockquote style=text-align: center;>Trabajar en exceso atenta contra nuestra creatividad, nuestra capacidad de decisión e incluso nuestra ética</blockquote><p style=text-align: justify;>Pero no basta con <strong>disminuir las horas de trabajo</strong>, también hay que respetar los descansos dentro de ese horario. Un estudio de la <strong><a title=Universidad de Toronto href=https://www.utoronto.ca/ target=_blank>Universidad de Toronto</a> </strong>reveló que los empleados que no disfrutaban propiamente de su descanso destinado al almuerzo eran menos productivos que los que sí lo hacían. Además, <strong><a title=Draugiem Group href=https://draugiemgroup.com/en target=_blank>Draugiem Group</a>, </strong>una empresa de marketing digital, descubrió que sus empleados más productivos no trabajaban más horas de las necesarias, sino que además se tomaban varios descansos durante su jornada, de aproximadamente 17 minutos cada una hora. </p><p style=text-align: justify;> </p><p style=text-align: justify;><strong>Propuestas para los ejecutivos del mañana</strong></p><p style=text-align: justify;>Ante la <strong>preocupación por estos ritmos de trabajo poco saludables</strong>, han surgido distintas iniciativas por parte de las empresas. Desde 2008, la empresa energética Iberdrola implementó un horario de 8:00 a 3:00 para todos sus empleados, lo que causó un aumento en la productividad y una disminución del ausentismo. Carlos Slim, conocido magnate mexicano, planteó disminuir la jornada laboral de cinco días a la semana a tres, con sesiones de 11 horas. En Suecia, algunas organizaciones redujeron la jornada a seis horas diarias con el mismo sueldo. En las oficinas de Google en Dublín se comenzó a confiscar los dispositivos de sus empleados cuando salen de la oficina para asegurarse de que no estuvieran pendientes del trabajo las 24 horas.</p><p style=text-align: justify;>Para Kellaway, los ejecutivos del futuro no se jactarán trabajar de sol a sol, sino que presumirán de cómo aprovechan su tiempo libre, bien lejos de su computador.</p>
Autor: David Collier  |  Fuente: Flickr

Lo que antes se consideraba sinónimo de compromiso y esfuerzo, hoy es visto como un perjuicio a la salud mental y física que puede afectar la productividad. Diversos empleadores buscan reducir las horas de trabajo y aumentar la flexibilidad en las vacaciones para que sus empleados tengan una “vida más allá del trabajo”.

Lee también
» 5 maneras de lidiar con el estrés laboral
» El estrés acumulado presenta riesgos para la salud mental

Existen profesionales dispuestos a trabajar más de diez horas diarias los siete días de la semana. Estas personas no se conforman con los horarios normales de oficina, sino que además, con la facilidad que otorga la tecnología, se llevan trabajo a la casa y permanecen conectados durante los fines de semana, eclipsando su vida personal y familiar. A este tipo de individuos se les conoce como “workaholics” o adictos al trabajo.

 

Más descanso equivale a más productividad 

Está demostrado científicamente que el exceso de trabajo, lejos de ser una conducta positiva, conduce a un deterioro en la salud y en el rendimiento laboral. Según explica Alexandra Michel, académica de la Universidad de Pennsylvania, trabajar en exceso va en desmedro de nuestra creatividad, influye en nuestra capacidad de decisión y afecta también nuestra sensibilidad ética. La severidad de los problemas de salud en la gente joven es algo de suma importancia desde una perspectiva moral y humana”.

Los ritmos desenfrenados de trabajo pueden hacer que una persona joven rinda más, pero en algún momento esta productividad se traducirá solamente en estrés, cansancio y descuido de la vida familiar y social.

Lucy Kellaway, columnista de The Financial Times, propone que para el 2015 los ejecutivos de alto nivel vuelvan a las ocho horas regulares de trabajo, de 9:00 a 5:00.

Trabajar en exceso atenta contra nuestra creatividad, nuestra capacidad de decisión e incluso nuestra ética

Pero no basta con disminuir las horas de trabajo, también hay que respetar los descansos dentro de ese horario. Un estudio de la Universidad de Toronto reveló que los empleados que no disfrutaban propiamente de su descanso destinado al almuerzo eran menos productivos que los que sí lo hacían. Además, Draugiem Groupuna empresa de marketing digital, descubrió que sus empleados más productivos no trabajaban más horas de las necesarias, sino que además se tomaban varios descansos durante su jornada, de aproximadamente 17 minutos cada una hora. 

 

Propuestas para los ejecutivos del mañana

Ante la preocupación por estos ritmos de trabajo poco saludables, han surgido distintas iniciativas por parte de las empresas. Desde 2008, la empresa energética Iberdrola implementó un horario de 8:00 a 3:00 para todos sus empleados, lo que causó un aumento en la productividad y una disminución del ausentismo. Carlos Slim, conocido magnate mexicano, planteó disminuir la jornada laboral de cinco días a la semana a tres, con sesiones de 11 horas. En Suecia, algunas organizaciones redujeron la jornada a seis horas diarias con el mismo sueldo. En las oficinas de Google en Dublín se comenzó a confiscar los dispositivos de sus empleados cuando salen de la oficina para asegurarse de que no estuvieran pendientes del trabajo las 24 horas.

Para Kellaway, los ejecutivos del futuro no se jactarán trabajar de sol a sol, sino que presumirán de cómo aprovechan su tiempo libre, bien lejos de su computador.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.