text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

5 cosas que debes saber sobre la procrastinación

      
<p style=text-align: justify;>La <strong>procrastinación</strong> consiste en postergar las tareas importantes hasta el último minuto posible. En su lugar, el procrastinador elige realizar actividades que le otorgan gratificación instantánea, placer inmediato. Mirar series de TV, videos de Youtube y organizar la estantería del baño, todas son acciones sumamente tentadoras para esta persona, mucho más que ponerse a trabajar en el ensayo que debe entregar al otro día o estudiar para el examen más importante de su carrera.</p><p style=text-align: justify;> </p><p><span style=color: #ff0000;><strong>Lee también</strong></span><br/><a style=color: #666565; text-decoration: none; title=10 tips para rendir más durante la mañana href=https://noticias.universia.net.co/vida-universitaria/noticia/2012/08/07/956880/10-tips-rendir-mas-manana.html>» <strong>10 tips para rendir más durante la mañana</strong></a><br/><a style=color: #666565; text-decoration: none; title=Consejos para aprovechar el fin de semana href=https://noticias.universia.net.co/en-portada/noticia/2012/05/10/929472/consejos-aprovechar-fin-semana.html>» <strong>Consejos para aprovechar el fin de semana</strong></a></p><p> </p><p style=text-align: justify;>En una época en la que las distracciones están cada vez más a la orden del día, psicólogos e investigadores de todo el mundo han estudiado qué causa la procrastinación y por qué es tan difícil combatirla.</p><p style=text-align: justify;> </p><p style=text-align: justify;><strong>1. La procrastinación es gratificante</strong></p><p style=text-align: justify;>Aunque cueste admitirlo, la realidad es que mirar videos de mascotas en Youtube o realizar tests de personalidad es muy divertido, por más que nos impidan cumplir con nuestras obligaciones en tiempo y forma. Según <strong><a title=Video de AsapScience sobre la procrastinación href=https://www.youtube.com/watch?v=1nBwfZZvjKo target=_blank>AsapScience</a></strong>, estas actividades entretenidas e inmediatas hacen que segregues dopamina, lo cual produce una sensación de bienestar en el cerebro, el cual se acostumbrará y probablemente causará que repitas este comportamiento.</p><p style=text-align: justify;>Jugar videojuegos o navegar las redes sociales producirán estas dosis de manera inmediata, mientras que obtener una buena nota en el próximo examen será una recompensa mucho más lejana en el tiempo, lo que hará que el procrastinador desestime su valor.</p><p style=text-align: justify;>Sin embargo, los procrastinadore<span style=color: #000000;>s saben que estas actividades nunca son del todo alegres, ya que a menudo están teñidas de culpa por no estar haciendo lo que realmente deben hacer. Además, son conscientes de que haber postergado las tareas prioritarias, producirá luego sensaciones nada agradables, como pánico, cansancio y ansiedad. </span></p><p style=text-align: justify;> </p><p style=text-align: justify;><strong>2. Un mal que no afecta a todos por igual. </strong></p><p style=text-align: justify;>Investigadores de la <strong><a title=Universidad de Colorado en Boulder - Portal de estudios Universia href=https://estudios-internacionales.universia.net/eeuu/universidades/CU-BOULDER/index.html>Universidad de Colorado en Boulder</a></strong> descubrieron que existe una <strong><a title=Estudio de la Universidad de Boulder href=https://pss.sagepub.com/content/early/2014/04/04/0956797614526260.abstract target=_blank>correlación entre ser impulsivo y estar más predispuesto a rendirse</a></strong> ante las distracciones. Aunque no todos los procrastinadores son personas impulsivas, los científicos descubrieron que ambos rasgos pueden estar relacionados.</p><p style=text-align: justify;> </p><p style=text-align: justify;><strong>3. En parte, es culpa de <span style=color: #000000;>nuestro </span>cerebro. </strong></p><p style=text-align: justify;>Aunque el proceso de toma de decisiones es voluntario, si no estamos a gusto con la tarea que tenemos en frente hay una parte de nuestro cerebro que suele intervenir: el sistema límbico.</p><p style=text-align: justify;>Según explicó a Real Simple <strong><a href=https://www.realsimple.com/work-life/life-strategies/time-management/procrastination-00000000055281/>Timothy A. Pychyl</a>,</strong> profesor de psicología en la <strong><a title=Universidad Carleton href=https://www.carleton.ca/ target=_blank>Universidad Carleton</a></strong> (Canadá), este sistema es una de las regiones dominantes del cerebro, encargada de la “reparación inmediata de nuestro estado de ánimo”, generando respuestas físicas ante estímulos emocionales. Por lo tanto, hace que elijamos los estímulos breves de dopamina en lugar de pensar en qué es más importante a largo plazo.</p><p style=text-align: justify;> </p><p style=text-align: justify;><strong>4. Es enemiga del autocontrol</strong></p><p style=text-align: justify;>Los procrastinadores <span style=color: #000000;>no suelen</span> ser ajenos a la falta de autocontrol. Según un <a href=https://web.media.mit.edu/~kkarahal/thesis/papers/deadlines.pdf>estudio</a> del Instituto <a title=MIT - Portal de estudios Universia href=https://estudios-internacionales.universia.net/eeuu/universidades/MIT/index.html>MIT</a>, los problemas de auto control surgen cuando las preferencias personales son inconsistentes según el momento o el contexto. Por ejemplo: la persona prefiere sacar una buena nota en el examen, pero al momento de estudiar prefiere distraerse. Luego del examen, se siente culpable. Por lo tanto, las preferencias que la persona tiene antes, durante y después de la acción son inconsistentes.  A esto se le llama “Descuento hiperbólico”, preferir una recompensa inmediata antes que una mayor pero más alejada en el tiempo.</p><p style=text-align: justify;> </p><p style=text-align: justify;><strong>5. Solo tú puedes vencerla</strong></p><p style=text-align: justify;>Aunque vencer este impulso no es nada fácil, existen maneras de organizar las prioridades y ser más eficiente. En primer lugar, es recomendable establecerse pequeñas tareas a realizar y darse pequeñas recompensas a medida que estas se van completando.</p><p style=text-align: justify;>Según los investigadores de MIT, es muy efectivo establecerse fechas límite, aunque éstas son menos efectivas que las que son impuestas externamente.</p><p style=text-align: justify;>Por último, haz el intento de disfrutar la tarea que tienes entre manos. En lugar de verla como algo tedioso, trata de pensar que estás haciendo algo productivo que te dará tranquilidad y felicidad a largo plazo, permitiéndote aprovechar al máximo tus capacidades.</p>
Autor: Rennett Stowe  |  Fuente: Flickr

La procrastinación consiste en postergar las tareas importantes hasta el último minuto posible. En su lugar, el procrastinador elige realizar actividades que le otorgan gratificación instantánea, placer inmediato. Mirar series de TV, videos de Youtube y organizar la estantería del baño, todas son acciones sumamente tentadoras para esta persona, mucho más que ponerse a trabajar en el ensayo que debe entregar al otro día o estudiar para el examen más importante de su carrera.

 

Lee también
» 10 tips para rendir más durante la mañana
» Consejos para aprovechar el fin de semana

 

En una época en la que las distracciones están cada vez más a la orden del día, psicólogos e investigadores de todo el mundo han estudiado qué causa la procrastinación y por qué es tan difícil combatirla.

 

1. La procrastinación es gratificante

Aunque cueste admitirlo, la realidad es que mirar videos de mascotas en Youtube o realizar tests de personalidad es muy divertido, por más que nos impidan cumplir con nuestras obligaciones en tiempo y forma. Según AsapScience, estas actividades entretenidas e inmediatas hacen que segregues dopamina, lo cual produce una sensación de bienestar en el cerebro, el cual se acostumbrará y probablemente causará que repitas este comportamiento.

Jugar videojuegos o navegar las redes sociales producirán estas dosis de manera inmediata, mientras que obtener una buena nota en el próximo examen será una recompensa mucho más lejana en el tiempo, lo que hará que el procrastinador desestime su valor.

Sin embargo, los procrastinadores saben que estas actividades nunca son del todo alegres, ya que a menudo están teñidas de culpa por no estar haciendo lo que realmente deben hacer. Además, son conscientes de que haber postergado las tareas prioritarias, producirá luego sensaciones nada agradables, como pánico, cansancio y ansiedad. 

 

2. Un mal que no afecta a todos por igual.

Investigadores de la Universidad de Colorado en Boulder descubrieron que existe una correlación entre ser impulsivo y estar más predispuesto a rendirse ante las distracciones. Aunque no todos los procrastinadores son personas impulsivas, los científicos descubrieron que ambos rasgos pueden estar relacionados.

 

3. En parte, es culpa de nuestro cerebro.

Aunque el proceso de toma de decisiones es voluntario, si no estamos a gusto con la tarea que tenemos en frente hay una parte de nuestro cerebro que suele intervenir: el sistema límbico.

Según explicó a Real Simple Timothy A. Pychyl, profesor de psicología en la Universidad Carleton (Canadá), este sistema es una de las regiones dominantes del cerebro, encargada de la “reparación inmediata de nuestro estado de ánimo”, generando respuestas físicas ante estímulos emocionales. Por lo tanto, hace que elijamos los estímulos breves de dopamina en lugar de pensar en qué es más importante a largo plazo.

 

4. Es enemiga del autocontrol

Los procrastinadores no suelen ser ajenos a la falta de autocontrol. Según un estudio del Instituto MIT, los problemas de auto control surgen cuando las preferencias personales son inconsistentes según el momento o el contexto. Por ejemplo: la persona prefiere sacar una buena nota en el examen, pero al momento de estudiar prefiere distraerse. Luego del examen, se siente culpable. Por lo tanto, las preferencias que la persona tiene antes, durante y después de la acción son inconsistentes.  A esto se le llama “Descuento hiperbólico”, preferir una recompensa inmediata antes que una mayor pero más alejada en el tiempo.

 

5. Solo tú puedes vencerla

Aunque vencer este impulso no es nada fácil, existen maneras de organizar las prioridades y ser más eficiente. En primer lugar, es recomendable establecerse pequeñas tareas a realizar y darse pequeñas recompensas a medida que estas se van completando.

Según los investigadores de MIT, es muy efectivo establecerse fechas límite, aunque éstas son menos efectivas que las que son impuestas externamente.

Por último, haz el intento de disfrutar la tarea que tienes entre manos. En lugar de verla como algo tedioso, trata de pensar que estás haciendo algo productivo que te dará tranquilidad y felicidad a largo plazo, permitiéndote aprovechar al máximo tus capacidades.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.