text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

4 mitos sobre tu primer salario

      
Fuente: Universia

Al momento de enfrentarse a su primera entrevista de trabajo, muchas personas le tienen miedo al momento en el que se pregunta por las expectativas salariales, sobre todo cuando se trata de negociar el salario ofrecido. Estar correctamente preparado para enfrentar el tema económico es muy importante para alcanzar tus metas profesionales. Sigue leyendo para conocer los 4 mitos más comunes sobre la negociación salarial:

 

Lee también
» Empleo: ¿qué trabajadores son los que reciben el mejor salario en Colombia?
» Salarios: ¿cuál será la tendencia este 2015?
» Los 6 errores más comunes en las entrevistas de trabajo 

 

1. Debes tocar el tema desde un principio

La oportunidad es crucial a la hora de discutir tus expectativas salariales, por lo que debes evitar este punto en el primer contacto con tu posible empleador.

Según explicó a Business Insider Andrea St. James, experta en desarrollo profesional de la Western New England University, antes de discutir la paga debes probar que eres apto para el puesto en cuestión. La experta afirma que en numerosas ocasiones ve cómo las personas tratan de negociar su salario en la primera llamada telefónica con la empresa. Es más conveniente esperar hasta las etapas finales del proceso de entrevistas, para que el entrevistador posea una idea más precisa de tu valor y pueda verse inclinado a negociar en tu favor.

 

2. No negocies tu salario, tienes suerte de haber recibido la oferta.

Es muy probable que te sientas tentado a aceptar la primera oferta de trabajo que recibas. Sin embargo, es importante que investigues para saber si lo que te proponen es justo acorde con el mercado laboral en el área.

Prepararse e investigar adecuadamente antes de hablar de la paga es fundamental para no subestimar el valor de tu trabajo. Según St. James, “es necesario presentar justificaciones y ejemplos específicos acerca del valor agregado que le aportarás al puesto y a la empresa”

 "El primer sueldo puede establecer un patrón para tus próximos salarios".

3. El salario inicial no importa, ya conseguiré un trabajo que pague mejor

Esto no es cierto, ya que el salario inicial sienta las bases para futuros aumentos. Karen Evans, directora del departamento de desarrollo profesional de la Albright College, explicó que el primer sueldo puede establecer un patrón para tus próximos salarios. “Por ejemplo, si aceptas un puesto por $30.000 y otra persona lo negoció por $35.000, y tu primer aumento es del 5%, tu colega recibirá $1.750 y tú recibirás $1.500”.

Darte cuenta de que tu salario inicial es importante te ayudará a vencer la timidez a la hora de negociarlo.

 

4. Si negocias tu salario, pensarán que eres codicioso.

Para Marilyn Santiesteban, de la Universidad A&M de Texas, “atreverte a negociar tu salario no afectará tus posibilidades de ser contratado”. Esto incluso puede jugar a tu favor, ya que el posible empleador podría “respetarte por ser un candidato audaz”. Los empleadores esperan esta negociación, por lo que discutir el valor de tu trabajo no quiere decir que seas una persona difícil o extremadamente ambiciosa. Por el contrario, demuestra que te valoras, conoces tus habilidades y eres capaz de tomar la iniciativa.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.