text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Entrevistas de trabajo: las mejores respuestas para las peores preguntas

      
Autor: Robert Sheie  |  Fuente: Flickr

¿Quién no se ha quedado en blanco ante una pregunta inesperada en una entrevista laboral? Afortunadamente, las interrogantes más “duras” suelen ser casi siempre las mismas, por lo que puedes pensar las respuestas de antemano y responder con confianza. A continuación, te compartimos las preguntas más difíciles y sus mejores respuestas:

 

Lee también
» Docentes de Iberoamérica opinan sobre la dificultad de los jóvenes para conseguir empleo
» 5 consejos para resumir tu hoja de vida sin eliminar información relevante 
» Las 5 preguntas que no debes hacer en una entrevista laboral 

 

1. “Cuénteme de usted”

Esta es tu oportunidad para mostrar tus fortalezas y los aportes que podrías hacer a la empresa, sin extenderte demasiado. El entrevistador quiere escuchar una respuesta concisa, que muestre sincero entusiasmo.

Encapsula la respuesta en una presentación de un minuto acerca de tus logros profesionales, sobre todo si has tenido un trabajo relacionado al puesto que quieres obtener. En caso de que no hayas trabajado en áreas similares, explica por qué te interesa el puesto.

 

2. “Relate una situación en la que haya fracasado o se haya arrepentido de sus acciones”

Una de las preguntas más temidas, la clave para responderla con éxito es convertir ese fracaso en un éxito. Antes de contestar, tómate un momento para reflexionar, como si no estuvieras esperando la pregunta.  Di que como ser humano, eres tan propenso a cometer errores como cualquiera, pero que no te arrepientes de ellos (y si te arrepientes, no es el momento para confesarlo).

Cuéntale al entrevistador que en aquellas ocasiones en las que cometiste un error con un colega, admitiste tu equivocación, pediste disculpas y comenzaste de nuevo. Afirma que prefieres ser transparente y abierto, y que cuando surge un problema, tu preferencia es siempre comunicarlo y hablar de ello.

 

3. ¿Cuál es su mayor debilidad?

Esta es una pregunta capciosa, ya que en este caso el entrevistador quiere conocer una debilidad que realmente sea una debilidad, no un “defecto” que en realidad sea una fortaleza encubierta (“soy demasiado detallista”, “tiendo a trabajar en exceso”). En su lugar, muestra que sabes reconocer y admitir tus puntos flacos. Por ejemplo: “Suelo ser demasiado exigente con los demás, pero estoy aprendiendo que cada persona tiene dones únicos”.

Además, con esta pregunta se te presenta la mejor oportunidad para tratar cualquier debilidad de tu hoja de vida. Dile a quien te entrevista que aunque no cuentes con experiencia directa en tal o cual área, sí has aprendido mucho de un trabajo similar. Siempre que hables de una debilidad, cuenta estás trabajando para mejorar.

 

4. “¿Ha sido despedido alguna vez? ¿Por qué?”

Si has sido despedido, evita a toda costa hablar mal del jefe o empresa para la que trabajabas anteriormente. En lugar de lograr empatía, te mostrarás como una persona resentida e irresponsable. Lo recomendable es admitir lo que pasó, explicando qué pasó y cómo te has superado y aprendido de la experiencia.

Cuenta que simplemente no encajabas con el perfil de la empresa, y que antes de tener la oportunidad de sobresalir fuiste despedido. O infórmale al entrevistador que no comprendías del todo las expectativas de tu jefe y que ambos decidieron que era momento de dar un paso al costado.

 

5. “¿Cómo explica estos espacios vacíos en su hoja de vida?”

Si existen períodos de tiempo en los que estuviste desempleado, sé honesto pero aprovecha la oportunidad para convertir esta debilidad en una fortaleza. Por ejemplo: “en el lapso de tiempo en el que estuve desempleado, tuve la oportunidad de entrenar mis habilidades de comunicación”. Enfatiza el hecho de que haber estado desempleado no significa haber sido ocioso, sino que estuviste trabajando en ciertas habilidades relacionadas a tu profesión de distintas maneras.

 

6. “Cuénteme acerca de una situación en la que un colega no cumplía adecuadamente con su trabajo, y cómo manejó la situación”.

La forma en que tratas a los colegas difíciles es una buena manera de saber cómo tratarías a clientes complicados. Trata de relatar la situación de la forma más positiva posible, expresa que tu compañero de trabajo estaba atravesando una situación personal compleja y que con gusto lo pudiste ayudar de la manera en que te fue posible. Haz que el entrevistador sepa que hablaste con la persona claramente para evitar confusiones y resentimientos. Esta actitud mostrará que eres capaz de enfrentar las dificultades, en lugar de sufrir en silencio, así como tu habilidad para trabajar y mantener el buen trato en situaciones adversas.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.