text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

7 consejos para alcanzar la independencia económica

      
<p>Emigrar de la casa de los padres o dejar de depender de alguien para cubrir tus gastos es muy gratificante. Sin embargo, puede ser difícil reunir el dinero suficiente para alcanzar esta meta. Lo más importante es obtener una <strong>fuente de ingresos propios</strong>, para luego planificar y administrar los gastos de la manera adecuada. Si no sabes cómo hacerlo, te compartimos <strong>7 consejos que te ayudarán a alcanzar la independencia económica</strong>:</p><p> </p><p><span style=color: #ff0000;><strong>Lee también</strong></span><br/><a style=color: #666565; text-decoration: none; title=8 energizantes naturales que los estudiantes deben conocer href=https://noticias.universia.net.co/consejos-profesionales/noticia/2015/06/18/1126894/8-energizantes-naturales-estudiantes-deben-conocer.html>» <strong>8 energizantes naturales que los estudiantes deben conocer</strong></a><br/><a style=color: #666565; text-decoration: none; title=13 tips para hablar en público sin miedo href=https://noticias.universia.net.co/consejos-profesionales/noticia/2015/05/12/1124837/13-tips-hablar-publico-miedo.html>» <strong>13 tips para hablar en público sin miedo</strong></a>  <br/><a style=color: #666565; text-decoration: none; title=Cómo reducir el estrés en la Universidad href=https://noticias.universia.net.co/en-portada/noticia/2015/01/12/1118054/como-reducir-estres-universidad.html>» <strong>Cómo reducir el estrés en la Universidad</strong></a> </p><p> </p><p><strong>1. Conoce tus gastos</strong></p><p>Mientras vives en la casa de tus padres, <strong>es más fácil perder la cuenta de lo que gastas</strong>, ya que la mayoría de los gastos corren por cuenta de ellos. Por lo tanto, es importante que unos meses antes de mudarte sepas exactamente cuánto dinero se va en entretenimiento, ropa, transporte, comida y otros costes. Analiza si con tus ingresos podrías pagar las facturas de servicios (electricidad, teléfono, internet, etc).</p><p> </p><p><strong>2. Gasta menos de lo que ganas</strong></p><p>Aunque parezca demasiado obvio, esta frase debe convertirse en un mantra para ti si tu propósito es incrementar tus ahorros. Muy poca gente respeta esta regla. Guarda el dinero que te sobre en una caja de ahorros para estar preparado ante cualquier imprevisto.</p><p> </p><p><strong>3. Recorta gastos innecesarios</strong></p><p>Existen pequeños gastos que al acumularse durante largos períodos de tiempo son los que, sin que te des cuenta, llevan tus finanzas al rojo vivo.  ¿Compras tu almuerzo en el trabajo todos los días? Calcula cuanto gastas en tu almuerzo por día, por semana, y luego por mes. Así sabrás cuánto podrías ahorrar con simplemente <strong>preparar tu comida en casa</strong>. ¿Estás matriculado en un gimnasio que nunca pisas? Cancela tu membresía y sal a caminar o a montar en bicicleta.</p><p> </p><p><strong>4. Organiza tus pagos</strong></p><p>Una vez que hayas conseguido mudarte, es posible que te cueste acostumbrarte a ser responsable de una vivienda. Por más que te atraiga la libertad que ello ofrece, ser independiente requiere responsabilidad. Si te atrasas en los pagos de las facturas, puedes verte afectado por multas o recargos. Arma un <strong>calendario de pagos, </strong>pégalo en tu refrigerador y programa <strong>recordatorios en tu teléfono móvil</strong> para no olvidarte y así evitar molestias.</p><p> </p><p><strong>5. No seas ambicioso</strong></p><p>No pretendas tener el apartamento de tus sueños la primera vez que te mudas. En su lugar, preocúpate por tener solamente los <strong>electrodomésticos y muebles prioritarios</strong>. También es probable que familiares y amigos te hagan algunas donaciones. Acéptalas y pronto tendrás un hogar bien amueblado.</p><p> </p><p><strong>6. Genera un fondo de emergencia</strong></p><p>Al poco tiempo de vivir solo seguramente encuentras que siempre hay cosas que comprar o reparar, para lo que es fundamental tener un dinero ahorrado para costearlo. Ahorra un tercio de lo que ganas cada mes mientras vivas con tus padres y tanto como puedas mientras vivas solo. De esta manera evitarás tener que <strong>recurrir a tus padres cada vez que se averíe el refrigerador</strong> o se rompa una tubería.</p><p> </p><p><strong>7. Paga en efectivo</strong></p><p>Si quieres hacer una compra grande pero no imprescindible, como un nuevo computador o una televisión más grande, puede ser tentador recurrir a las cuotas de la tarjeta de crédito. No lo hagas. En su lugar, ahorra el suficiente dinero para pagar el objeto deseado en efectivo. Lo más probable es que termines descubriendo que puedes vivir sin el artefacto. Y si lo compras, te sentirás orgulloso de haber ahorrado mientras que <strong>evitas endeudarte</strong> a futuro.</p>

Emigrar de la casa de los padres o dejar de depender de alguien para cubrir tus gastos es muy gratificante. Sin embargo, puede ser difícil reunir el dinero suficiente para alcanzar esta meta. Lo más importante es obtener una fuente de ingresos propios, para luego planificar y administrar los gastos de la manera adecuada. Si no sabes cómo hacerlo, te compartimos 7 consejos que te ayudarán a alcanzar la independencia económica:

 

Lee también
» 8 energizantes naturales que los estudiantes deben conocer
» 13 tips para hablar en público sin miedo 
» Cómo reducir el estrés en la Universidad 

 

1. Conoce tus gastos

Mientras vives en la casa de tus padres, es más fácil perder la cuenta de lo que gastas, ya que la mayoría de los gastos corren por cuenta de ellos. Por lo tanto, es importante que unos meses antes de mudarte sepas exactamente cuánto dinero se va en entretenimiento, ropa, transporte, comida y otros costes. Analiza si con tus ingresos podrías pagar las facturas de servicios (electricidad, teléfono, internet, etc).

 

2. Gasta menos de lo que ganas

Aunque parezca demasiado obvio, esta frase debe convertirse en un mantra para ti si tu propósito es incrementar tus ahorros. Muy poca gente respeta esta regla. Guarda el dinero que te sobre en una caja de ahorros para estar preparado ante cualquier imprevisto.

 

3. Recorta gastos innecesarios

Existen pequeños gastos que al acumularse durante largos períodos de tiempo son los que, sin que te des cuenta, llevan tus finanzas al rojo vivo.  ¿Compras tu almuerzo en el trabajo todos los días? Calcula cuanto gastas en tu almuerzo por día, por semana, y luego por mes. Así sabrás cuánto podrías ahorrar con simplemente preparar tu comida en casa. ¿Estás matriculado en un gimnasio que nunca pisas? Cancela tu membresía y sal a caminar o a montar en bicicleta.

 

4. Organiza tus pagos

Una vez que hayas conseguido mudarte, es posible que te cueste acostumbrarte a ser responsable de una vivienda. Por más que te atraiga la libertad que ello ofrece, ser independiente requiere responsabilidad. Si te atrasas en los pagos de las facturas, puedes verte afectado por multas o recargos. Arma un calendario de pagos, pégalo en tu refrigerador y programa recordatorios en tu teléfono móvil para no olvidarte y así evitar molestias.

 

5. No seas ambicioso

No pretendas tener el apartamento de tus sueños la primera vez que te mudas. En su lugar, preocúpate por tener solamente los electrodomésticos y muebles prioritarios. También es probable que familiares y amigos te hagan algunas donaciones. Acéptalas y pronto tendrás un hogar bien amueblado.

 

6. Genera un fondo de emergencia

Al poco tiempo de vivir solo seguramente encuentras que siempre hay cosas que comprar o reparar, para lo que es fundamental tener un dinero ahorrado para costearlo. Ahorra un tercio de lo que ganas cada mes mientras vivas con tus padres y tanto como puedas mientras vivas solo. De esta manera evitarás tener que recurrir a tus padres cada vez que se averíe el refrigerador o se rompa una tubería.

 

7. Paga en efectivo

Si quieres hacer una compra grande pero no imprescindible, como un nuevo computador o una televisión más grande, puede ser tentador recurrir a las cuotas de la tarjeta de crédito. No lo hagas. En su lugar, ahorra el suficiente dinero para pagar el objeto deseado en efectivo. Lo más probable es que termines descubriendo que puedes vivir sin el artefacto. Y si lo compras, te sentirás orgulloso de haber ahorrado mientras que evitas endeudarte a futuro.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.