text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Las 6 diferencias entre estar ocupado y ser productivo

      
Fuente: Shutterstock

Por más que te pases todo el día en el trabajo y dediques largas horas dentro de la oficina, puede ser que no seas una persona productiva. Es que realmente no importa el tiempo que pases trabajando, sino que este trabajo te acerque a tus objetivos. Puedes estar todo el día asistiendo a reuniones, respondiendo llamadas y correos y cumpliendo con otras tareas sin realmente lograr nada. Puedes estar ocupado pero no hacer nada al mismo tiempo. Es importante, por lo tanto, conocer las diferencias entre “estar ocupado” y ser productivo:

Lee también
» 8 claves para entrenar tu fuerza de voluntad
» 5 cosas que debes saber sobre la procrastinación
» Las empresas no ven con buenos ojos a los que trabajan en exceso 

 

1. Objetivos

Las personas muy ocupadas parece que tienen un objetivo, cuando en realidad no tienen ni idea de cuál es. Están tan desorientadas acerca de cuál es su propósito que se aferran a las pequeñas tareas cotidianas y se sienten orgullosos de ellas.

En cambio, las personas productivas saben cuál es su misión, cuál es la meta a la que quieren llegar en su vida. Por ende, no sienten la necesidad de mostrar que son capaces de completar esas pequeñas tareas, saben para dónde van aunque no sepan muy bien cómo ir.  

 

2. Prioridades

Las personas productivas tienen pocas prioridades, mientras que las personas ocupadas tienen más de las que pueden abarcar.

Cuando se tienen demasiadas prioridades, estas dejan de cumplir su propósito: ayudarte a administrar el tiempo. Tener un sistema eficiente de prioridades es esencial para la productividad.

 

3. Decir “sí”

Las personas ocupadas dicen que sí rápidamente, mientras que las productivas se toman un tiempo para pensar antes de aceptar cualquier tarea.

Una persona eficiente debe decir que no a la mayoría de las actividades que se le presentan, ya que de lo contrario terminará dividiendo su propio tiempo para servir a las prioridades de varias personas, en lugar de trabajar en pos de sus propios valores y objetivos.

 

4. Acción y claridad

Quienes están todo el tiempo ocupados se concentran en estar constantemente en acción, mientras que las personas productivasprefieren tener claridad antes de actuar.

Para realmente poder concentrarte en realizar las tareas que te ayudan a alcanzar tus sueños, debes reflexionar acerca de qué significan esos quehaceres para ti, tanto antes como después de llevarlos a cabo.

 

5. Resultados

Quienes están todo el tiempo ocupados gustan de alardear de ello, mientras que las personas productivas prefieren que los resultados de sus actividades hablen por sí mismos. Muchas personas se enfocan en hablar acerca de “lo que van a hacer”, el libro que van a publicar, el informe que van a entregar, etc. en lugar de realmente hacerlo.

 

6. Tiempo

Las personas ocupadas siempre se quejan acerca de que no tienen tiempo para nada, mientras que las personas productivas saben hacerse un tiempo para lo que es realmente importante. Quienes pertenecen a esta segunda categoría saben que es mejor tomarse un rato libre que realizar tareas que en nada ayudan a alcanzar sus objetivos o no condicen con sus valores.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.