text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

4 consejos para dejar de perder tiempo con el correo electrónico

      
<p>¿Tu bandeja de entrada le quita tiempo a tu trabajo? Según un estudio de la Universidad de Glascow los empleados de la compañía inglesa International Power pasan <strong>más de una hora al día leyendo, escribiendo y procesando mails</strong>. Imagina todas las tareas significativas que se podrían llevar a cabo en ese tiempo. Si notas que el e-mail te distrae demasiado, sigue estos consejos:</p><p> </p><p><span style=color: #ff0000;><strong>Lee también</strong></span><br/><a style=color: #666565; text-decoration: none; title=Las 6 diferencias entre estar ocupado y ser productivo href=https://noticias.universia.net.co/consejos-profesionales/noticia/2015/07/09/1127952/6-diferencias-ocupado-productivo.html>» <strong>Las 6 diferencias entre estar ocupado y ser productivo</strong></a></p><p> </p><p><strong>1. Minimiza las interrupciones</strong></p><p><strong>Apaga todo tipo de notificación</strong>, sea visual o auditiva, de tus nuevos correos electrónicos. De otra manera, no podrás evitar la distracción. Por más que te lleve un minuto revisar el nuevo mensaje, te costará más tiempo volver a concentrarte en la tarea en la que estabas trabajando.</p><p>Esto no quiere decir que debas ignorar el e-mail por completo, sino que deberías decidir tú mismo cuándo revisarlo. Tú debes controlar el correo, este no debe controlarte a ti. Elige ciertos horarios para revisar el correo –apenas llegas a la oficina, luego del almuerzo y al final de la jornada, por ejemplo– o hazlo <strong>solamente cuando hayas terminado lo que estabas haciendo</strong>. Es poco probable que sufras consecuencias graves por cerrar tu bandeja de entrada durante una hora.</p><p><strong> </strong></p><p><strong>2. Filtra tus mensajes</strong></p><p>Las bandejas de entrada como Gmail ofrecen diversas opciones para <strong>etiquetar y filtrar los mensajes según su temática o nivel de importancia.</strong> Aprende a usarlas a tu favor. En los momentos asignados a la gestión de los mails, clasifica los mensajes entre los que puedes responder en el momento; los que no son importantes y puedes archivar y por último aquellos que son importantes pero su respuesta requiere algún tipo de preparación previa.</p><p> </p><p><strong>3. Utiliza otros medios de comunicación </strong></p><p>Si envías demasiados e-mails, no te sorprendas si luego ves repleta tu bandeja de entrada. Para controlar el tiempo que le dedicas a los correos, debes minimizar los que tú mismo generas. La próxima vez que desees comunicar o pedir algo, intenta decirlo <strong>cara a cara, por teléfono o vía mensaje de texto.</strong></p><p>Si comienzas a comportarte de esta manera, las otras personas aprenderán a comunicarse por otros medios contigo, y así dejarán de atestar tu bandeja de entrada de mensajes.</p><p> </p><p><strong>4. No lo revises fuera de hora</strong></p><p>No revises tu correo <strong>cuando no le puedas dedicar la atención necesaria</strong>. Si lees un mail de reclamo cinco minutos antes de ir a dormir, sentirás ansiedad y nervios innecesarios, ya que no podrás hacer nada al respecto en ese momento. Lo mismo sucede cuando te encuentras con familiares y amigos y decides mirar tus mensajes “rápidamente”. Seguramente te sentirás tentado a contestar y restar tiempo a tu momento de descanso.</p>

¿Tu bandeja de entrada le quita tiempo a tu trabajo? Según un estudio de la Universidad de Glascow los empleados de la compañía inglesa International Power pasan más de una hora al día leyendo, escribiendo y procesando mails. Imagina todas las tareas significativas que se podrían llevar a cabo en ese tiempo. Si notas que el e-mail te distrae demasiado, sigue estos consejos:

 

Lee también
» Las 6 diferencias entre estar ocupado y ser productivo

 

1. Minimiza las interrupciones

Apaga todo tipo de notificación, sea visual o auditiva, de tus nuevos correos electrónicos. De otra manera, no podrás evitar la distracción. Por más que te lleve un minuto revisar el nuevo mensaje, te costará más tiempo volver a concentrarte en la tarea en la que estabas trabajando.

Esto no quiere decir que debas ignorar el e-mail por completo, sino que deberías decidir tú mismo cuándo revisarlo. Tú debes controlar el correo, este no debe controlarte a ti. Elige ciertos horarios para revisar el correo –apenas llegas a la oficina, luego del almuerzo y al final de la jornada, por ejemplo– o hazlo solamente cuando hayas terminado lo que estabas haciendo. Es poco probable que sufras consecuencias graves por cerrar tu bandeja de entrada durante una hora.

 

2. Filtra tus mensajes

Las bandejas de entrada como Gmail ofrecen diversas opciones para etiquetar y filtrar los mensajes según su temática o nivel de importancia. Aprende a usarlas a tu favor. En los momentos asignados a la gestión de los mails, clasifica los mensajes entre los que puedes responder en el momento; los que no son importantes y puedes archivar y por último aquellos que son importantes pero su respuesta requiere algún tipo de preparación previa.

 

3. Utiliza otros medios de comunicación

Si envías demasiados e-mails, no te sorprendas si luego ves repleta tu bandeja de entrada. Para controlar el tiempo que le dedicas a los correos, debes minimizar los que tú mismo generas. La próxima vez que desees comunicar o pedir algo, intenta decirlo cara a cara, por teléfono o vía mensaje de texto.

Si comienzas a comportarte de esta manera, las otras personas aprenderán a comunicarse por otros medios contigo, y así dejarán de atestar tu bandeja de entrada de mensajes.

 

4. No lo revises fuera de hora

No revises tu correo cuando no le puedas dedicar la atención necesaria. Si lees un mail de reclamo cinco minutos antes de ir a dormir, sentirás ansiedad y nervios innecesarios, ya que no podrás hacer nada al respecto en ese momento. Lo mismo sucede cuando te encuentras con familiares y amigos y decides mirar tus mensajes “rápidamente”. Seguramente te sentirás tentado a contestar y restar tiempo a tu momento de descanso.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.