text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Descubre cuál es la mejor forma de despejar la mente mientras estudias

      
Fuente: Pexels

La generación del milenio –“millennials”– está compuesta por jóvenes que, entre muchas cualidades, son expertos en una cosa: el multitasking o la habilidad de realizar muchas tareas a la vez. Aunque se trata de una capacidad de la que muchos se precian, existen de la Universidad de California en Los Ángeles y el MIT indican que se trata de una forma de actuar que perjudica la capacidad de concentrarnos adecuadamente y disminuye las posibilidades de completar las tareas con el mayor éxito y eficiencia posibles.

 

Lee también
» 5 hábitos que debes erradicar si deseas ser un buen estudiante
» 10 estrategias que te ayudarán a ser más productivo en el trabajo 
» "Los millennials tienden a ser muy impulsivos para conseguir todo lo que desean lo más rápido posible", afirmó Alberto De Castro Correa 

 

Realizar otras tareas mientras se estudia es especialmente dañino. Así lo aseguró al periódico inglés The Guardian el neurocientífico Daniel Levitin, quien informó que el chequear las redes sociales, mirar videos y otro o dejar la televisión prendida mientras tratamos de incorporar nueva información consume glucosa, un nutriente que las neuronas necesitan para funcionar de manera óptima.

En cambio, los estudiantes que se concentran en una sola tarea a la vez “recuerdan mejor su trabajo, hacen más y sus producciones suelen ser más creativas y de mejor calidad”, afirma el experto. En base a esta afirmación, Levitin realiza tres recomendaciones:

1. En lugar de distraerte con otra cosa, sueña despierto:

Hacer una pausa en el estudio es saludable para el cerebro, ya que le permite reponer sus reservas de glucosa y otros nutrientes involucrados en los procesos cognitivos. Este “soñar despierto” no tiene por qué ocurrir solamente con el cuerpo quieto: salir a caminar, escuchar música o leer una pieza literaria pueden ser actividades estupendas para darle rienda suelta a tus pensamientos.

El experto sugiere trabajar durante 25 minutos y luego tomar un descanso de 5 minutos antes de retomar por otros 25, y así sucesivamente. Luego de dos horas de estudio, realiza una pausa de 15 minutos. Y si es con una siesta, ¡mucho mejor!

2. Crea una “zona de aislamiento”

Hoy en día, la mayoría de los trabajos académicos requieren el uso de un computador. No obstante, al momento de sentarse a trabajar en ese ensayo o trabajo para entregar, muchos estudiantes comienzan a recibir todo tipo de estímulos a través de internet: una notificación de Facebook lleva a un artículo, ese artículo a un video, ese video a otro, y así sucesivamente. Cuando quieren acordar, ya no tienen tiempo ni energías para dedicarle a la tarea que debían realizar en primer lugar. Levitin recomienda crear un período de tiempo de aislamiento total, en la que apagues por completo el internet y todas las otras distracciones posibles y te dediques exclusivamente a la tarea que te compete.

 3. Recupera el poder

No dejes que las redes sociales y las otras distracciones que tienes al alcance de la mano determinen cómo pasas tu tiempo, cómo te relacionas con los demás, cuánto estudias o cuánto trabajas. Claro, esto es mucho más fácil decirlo que hacerlo. Pero puedes empezar por pequeños pasos: eliminar las aplicaciones de Facebook y Twitter de tu celular y solo chequear estas redes a través del navegador, por ejemplo. Mediante pequeñas estrategias de auto disciplina puedes poco a poco ir dejando de lado la necesidad de estar conectado todo el tiempo y concentrarte en aquello que te permite ser productivo y estimular tu creatividad.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.