text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Conoce los hábitos que dañan tu reputación laboral

      
Fuente: Shutterstock

Si pretendes crecer en tu carrera profesional, la reputación que mantengas en el ámbito laboral es casi tan importante como tu desempeño y tus aptitudes. Por este motivo, debes prestar atención para no caer en ciertos hábitos que pueden costarte una futura recomendación o impedir que consigas ese ascenso que tanto deseas:

 

Lee también
Cómo trabajar duro cuando ya no te interesa lo que haces 
7 habilidades indispensables para alcanzar un cargo gerencial

 

Rendirte al cotilleo de oficina

Hablar de los demás puede ser muy entretenido y tentador, sobre todo cuando se trata de personas con las que compartes varias horas al día. No obstante, debes recordar esta frase de Diderot Denis: “El que  habla de los defectos de los demás, con los demás, habla de los suyos”: murmurar por lo bajo sobre las conductas ajenas no hace más que mostrar cómo eres en verdad, y transmite una imagen poco confiable.

Hacer lo mínimo indispensable

A la hora de completar una tarea, debes dedicarle tu mayor esfuerzo. En caso de que realmente consideres que se trata de algo que no te compete, intenta hablar con tu superior o delegar la tarea.

No aceptar la responsabilidad por tus actos

Cuando se te confronta por algo o debes informar de un error o mal resultado, decir la verdad a medias o echarle la culpa a otra persona es muy poco ético y profesional. Sobre todo cuando se trata de un error propio o de un equipo por el que eres responsable.

Siempre será mejor visto que aceptes plena responsabilidad por un error que señalar a otro, ya que es una muestra de madurez y seriedad. Admite tus errores y procura aprender de ellos para superarte.

Resentir el éxito ajeno

Criticar a los demás o buscarle el “pero” al éxito de otra persona estarás poniendo en riesgo tu propio éxito. Lo mismo sucede con alegrarte internamente cuando al otro le va mal, solo se trata de una conducta mezquina que te quita energía que podrías invertir en superarte a ti mismo.

Trabajar a toda hora

Enviar mails de trabajo a las 5 am, quedarte en la oficina hasta la noche y trabajar los fines de semana puede que te parezca una manera de dar una buena impresión a tus jefes, cuando lo único que hace es evidenciar que no tienes una vida fuera del trabajo. Intenta desconectarte y llevar la menor cantidad de trabajo posible a casa, e incluso apagar tu teléfono en ciertos horarios.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.