text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Entrevista

"Es nuestra responsabilidad hacer que los jóvenes tengan metas más racionales"

      

Mariantonia Lemos

Psicóloga de la Universidad Pontificia Bolivariana, magister en psicología de la Universidad San Buenaventura y PhD en psicología de la Universidad de los Andes. Actualmente, se desempeña como docente e investigadora en el área de la psicología clínica y de la salud en la Universidad EAFIT.

  • ¿Cuáles son las características de la población joven más vulnerable a la depresión

Distintos estudios han señalado algunas características que son comunes en adolescentes y jóvenes que desarrollan trastornos depresivos. Entre ellos está el hecho de provenir de familias donde la comunicación es deficiente, no hay una relación entre los miembros del núcleo familiar. Asimismo, el aislamiento social o la falta de apoyo social es una característica de riesgo para la depresión.

Tampoco se deben desconocer las diferencias biológicas que presenta este cuadro, el cual es más común en mujeres que en hombres; esto, a partir de razones relacionadas con las características culturales de cada género. De tal forma que en ciertas culturas se considera adecuado que las mujeres lloren pero no es adecuado que los hombres lo hagan.

De allí, se ha derivado el estudio acerca de la importancia que tiene la regulación y la expresión emocional en el desarrollo de cuadros como la depresión. Sin duda, un factor de riesgo asociado tiene que ver con el tener una forma inadecuada de regular emociones.

Algunos jóvenes centran, en muchas ocasiones, su valía personal o su sensación de capacidad en aspectos como el logro académico, afectivo o laboral. El condicionar la sensación de valía a algún aspecto externo al individuo generalmente hace a las personas más vulnerables a una depresión debido a que son aspectos que no están bajo el control completo del individuo.

Igualmente, es importante tener en cuenta los estándares que tanto él como su familia o la sociedad le han puesto. El sentirse por debajo de lo que se espera de él o de lo que se quisiera ser, puede llevar a una mayor vulnerabilidad a la depresión.

Por lo anterior, se considera importante evaluar las creencias que una persona tiene respecto a lo que significa ser feliz, lo que piensa de sí mismo, de los otros y del mundo. Visiones de la felicidad como estados de una perfección ideal e irreal, visiones de sí mismo basadas en la hipercrítica o en las que el joven se condena a sí mismo son características que se han asociado fuertemente con trastornos depresivos.

  

  • ¿Cuáles son los tipos y síntomas de depresión más comunes en ellos?

La depresión es un cuadro heterogéneo que no es fácil de definir. Se trata de un trastorno en el que la persona siente una tristeza más profunda de lo habitual, pérdida del placer, disminución o aumento del apetito y del sueño, irritabilidad, ideas o deseos de muerte, dificultades con el sueño y una sensación de desvalorización personal.

Si se siguen los criterios para su diagnóstico se encuentra que es necesario que la persona presente un grupo de síntomas por más de dos semanas seguidas. Sin embargo, personas que no presentan todos los síntomas sino un pequeño número de ellos también pueden presentar cuadros clínicos que merecen atención por parte de un profesional.

Cabe anotar que no es necesario presentar todos los síntomas para pensar en una depresión o que en ocasiones estos síntomas se manifiestan frente a una pérdida importante. En esta última situación se debe evaluar el tiempo desde el evento y la gravedad de los síntomas para considerar que se trata de un trastorno clínico.

 

  • ¿Cuáles son los riesgos de no tratar una depresión en esta etapa?

La depresión es un trastorno bastante complejo donde la misma falta de energía e interés que sienten las personas llevan a deteriorar el ambiente personal y a cronificar el cuadro. Es entendible que una persona con depresión sienta que no tiene interés de salir con sus amigos, ir a trabajar o a estudiar, y llevándolo al extremo, pararse de la cama.

Cualquiera de estas cosas no le permite a la persona encontrarse con otras personas que pueden darle apoyo, comenzar a hacer cosas que le permitan sentirse mejor o simplemente sentirse orgulloso de hacer algo a pesar de su poca energía. Las depresiones no tratadas o tratadas de forma inadecuada pueden llevar a no romper estos patrones y hacer que la persona caiga en estados de depresión aún más profundos en los cuales aparece la desesperanza y la sensación de falta de control. Adicionalmente, esto se acompañaría de las consecuencias típicas que podrían darse: bajo rendimiento académico o laboral, pérdida de relaciones afectivas y sociales, y dificultades familiares.

El presentar una depresión y no recibir un tratamiento adecuado puede conllevar a múltiples dificultades. Las investigaciones han señalado que las personas depresivas que no reciben tratamiento o este es insuficiente pueden caer en otros trastornos como el abuso y la dependencia del alcohol u otras sustancias. Igualmente se pueden generar adicciones comportamentales, tales como el juego patológico o la compra compulsiva, las cuales funcionarían como estrategias que le permiten regular su estado emocional.

Adicionalmente hay personas en las cuales las depresiones se vuelven crónicas. Los síntomas se vuelven más duraderos pero se acompañan de la sensación de desesperanza que lleva a que más adelante los tratamientos sean menos eficaces. Finalmente no puede desconocerse la relación entre depresión y suicidio. Una persona con depresión tiene un mayor riesgo de presentar conductas suicidas como una forma de acabar con su sufrimiento.

 

  • ¿Cuál es la reacción que tiene el entorno (familia, amigos, escuela, etc.) de un joven deprimido?

La reacción del entorno puede ser diversa. Hay entornos que desconocen el significado de depresión y pueden más bien generar una demanda adicional a la persona deprimida pidiéndole que “se mejore”,  que “deje de llorar” y “se saque eso que está en su cabeza”

La depresión no es un cuadro que alguien quiere tener, es un trastorno mental que tiene una base biológica y psicológica que requiere de un tratamiento adecuado. Afortunadamente hoy en día la información sobre la depresión está llegando a más personas, de tal forma que los entornos de los pacientes deprimidos están comenzando a ser más comprensivos e incluyentes con los pacientes, brindándoles el apoyo social que necesitan y orientándolos a buscar ayuda con los profesionales adecuados para esto.

 

  • En su opinión ¿quiénes y cómo deben actuar para evitar los trastornos depresivos en los jóvenes, así como sus consecuencias?

La depresión es un trastorno que requiere un trabajo conjunto por parte de todas las personas que hacen parte de la comunidad. Es importante que los niños aprendan desde sus casas que tienen derecho a ser amados incondicionalmente y que tienen capacidades para afrontar los retos que la vida presenta. Asimismo, es importante enseñarles desde temprana edad a identificar las emociones, a expresarlas adecuadamente y a manejar o regular el malestar asociado a los momentos que causan frustración. Como adultos somos además ejemplo de las nuevas generaciones de la forma como se regulan las emociones, de establecerse límites realistas frente al desempeño y desmitificar la felicidad.

Debemos buscar formar jóvenes en los que no existan ideas irracionales que relacionen el éxito, el poder o el tener con el ser felices, donde ellos se reconozcan valiosos y merecedores de amor independientemente de sus errores.

Es nuestra responsabilidad hacer que los jóvenes tengan metas más racionales donde reconozcan que se tiene derecho a ser felices, que la vida no se trata solo de luchar, que ellos tienen derechos pero que también hay que ser compasivos y empáticos con los demás. Esto garantizará que aquellos que se sientan mal puedan tener apoyo por parte de los demás pero al mismo tiempo que podamos vivir en una sociedad que no refuerce creencias negativas por parte de las personas.

También es importante que aquellos que observen síntomas de depresión en otra persona la ayuden a buscar el tratamiento adecuado para su trastorno. Actualmente hay muchas terapias psicológicas y tratamientos farmacológicos que han mostrado ser eficaces para tratar la depresión. Es responsabilidad nuestra como sociedad que las personas que tienen estos trastornos puedan acceder a los tratamientos adecuados para esto.

 

  • ¿Cuál es la perspectiva de la depresión en jóvenes dentro de cinco años en este país?

Lastimosamente los estudios de salud mental del país no muestran que la depresión sea un trastorno que esté en decline. Por el contrario, condiciones como la inestabilidad de las familias, los ideales de éxito y poder de la sociedad hacen pensar que este trastorno tenderá a aumentar en cifras en el país.

Por lo tanto, hay programas que se vienen adelantando desde los colegios y las entidades gubernamentales que se espera ayuden a brindar a los jóvenes educación en la identificación de emociones, regulación emocional, comunicación entre las familias, entre otros.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.