text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

El agua subterránea podría acabarse, indica estudio

      
<p>El agua subterránea, que reposa en acuíferos ubicados algunos metros bajo la superficie terrestre, es un recurso esencial para la humanidad, ya que un tercio de la población del planeta consume este líquido a diario. No obstante, un estudio de la <a title=Universidad de Victoria href=https://www.uvic.ca/ target=_blank>Universidad de Victoria</a>, en Canadá, demostró que mientras se suele creer que este recurso se renueva gracias a fenómenos como la lluvia y el derretimiento de la nieve, en realidad <strong>se trata mayormente de una fuente no renovable</strong>, que podría llegar a acabarse.</p><p> </p><p><span style=color: #ff0000;><strong>Lee también</strong></span><br/><a style=color: #666565; text-decoration: none; title=Establecen nuevas reglas para la publicación de artículos científicos href=https://noticias.universia.net.co/cultura/noticia/2015/06/30/1127466/establecen-nuevas-reglas-publicacion-articulos-cientificos.html>» <strong>Establecen nuevas reglas para la publicación de artículos científicos</strong></a><br/><a style=color: #666565; text-decoration: none; title=Científicos colombianos fijan href=https://noticias.universia.net.co/cultura/noticia/2015/04/28/1124125/cientificos-colombianos-fijan-reglas-juego-creacion-vacunas.html>» <strong>Científicos colombianos fijan reglas del juego para la creación de vacunas</strong></a> </p><p> </p><p>Según hallaron los investigadores, solamente un 6% de esta agua se renueva, en un proceso que tarda unos 50 años. Además, este recurso, que es empleado diariamente no solo para su ingesta sino también por la industria y la agricultura, al estar cerca de la superficie es <strong>vulnerable a la contaminación y a los efectos del cambio climático</strong>, que reduce las lluvias y aumenta la temperatura del ambiente.</p><p>El hidrogeólogo de la Universidad de Victoria Tom Gleeson, junto con colegas de la Universidad de Texas, la Universidad de Calgary y la Universidad de Gottingen (Alemania) conformó un equipo que se dispuso a estudiar cuánta agua subterránea queda en el mundo y estimar cuándo podría demorar en renovarse o acabarse por completo, datos que no habían sido comprobados científicamente hasta el momento.</p><p> </p><p><strong>El estudio</strong></p><p>Los científicos, en primer lugar, determinaron <strong>qué sectores de agua subterránea poseen un líquido más “joven”</strong>, es decir, conformado hace menos de 50 años. Para ello midieron sus niveles de <strong>tritio</strong>, un químico resultante de pruebas nucleares realizadas en distintos países durante la Guerra Fría, en la década del 60’. La presencia de este componente –una forma radioactiva del hidrógeno– en mayor o menor medida, permitió determinar la edad de este recurso: aquel líquido con altos niveles de tritio habría sido renovado luego de los años 60 y aquel con un nivel mínimo sería más antiguo.</p><p>Luego de analizar <strong>3.500 muestras provenientes de 55 países</strong>, lograron determinar qué zonas del planeta poseen una mayor reserva de agua, la magnitud de estas reservas, y cuáles de están compuestas por un líquido más antiguo.  </p><p> </p><p><strong>¿Cuánta agua tenemos?</strong></p><p>Según este estudio, las reservas de agua del planeta Tierra continúan siendo abundantes: tres veces mayor que la cantidad de agua dulce contenida en todos sus lagos y ríos. Sin embargo, esta no se encuentra distribuida de forma equitativa, ya que se encuentra en menores cantidades en zonas áridas.</p><p>Según informó <a title=CBC News href=https://www.cbc.ca/ target=_blank>CBC News</a>, el planeta cuenta con 22.6 millones de kilómetros cúbicos de agua subterránea, cantidad suficiente para cubrir toda la superficie terrestre a una profundidad de 180 metros. No obstante, la cantidad de <strong>agua renovable equivale a 1.3 millones de kilómetros cúbicos</strong>, menos del 6% de la cifra anterior.</p><p>Gleeson comentó a CBC News que en lugares como California las personas emplean agua no renovable que data de miles de años, mientras que<strong> en Egipto se utilizan a diario fuentes renovadas hace un millón de años</strong>. Estas fuentes más antiguas no solo no son renovables, sino que también tienden a ser más contaminadas y saladas que las fuentes jóvenes. Según el científico, el uso excesivo del agua subterránea puede disminuir la cantidad de agua en la superficie, lo que tendría un gran impacto en los ecosistemas.</p><p>Los científicos, que publicaron su estudio en la revista Natural Geoscience, esperan que este estudio motive a las personas a administrar el agua subterránea de forma consciente, “y darse cuenta de que <strong>se trata de un recurso finito que debemos respetar y racionar adecuadamente</strong>”, según informó CBC News.</p>

El agua subterránea, que reposa en acuíferos ubicados algunos metros bajo la superficie terrestre, es un recurso esencial para la humanidad, ya que un tercio de la población del planeta consume este líquido a diario. No obstante, un estudio de la Universidad de Victoria, en Canadá, demostró que mientras se suele creer que este recurso se renueva gracias a fenómenos como la lluvia y el derretimiento de la nieve, en realidad se trata mayormente de una fuente no renovable, que podría llegar a acabarse.

 

Lee también
» Establecen nuevas reglas para la publicación de artículos científicos
» Científicos colombianos fijan "reglas del juego" para la creación de vacunas 

 

Según hallaron los investigadores, solamente un 6% de esta agua se renueva, en un proceso que tarda unos 50 años. Además, este recurso, que es empleado diariamente no solo para su ingesta sino también por la industria y la agricultura, al estar cerca de la superficie es vulnerable a la contaminación y a los efectos del cambio climático, que reduce las lluvias y aumenta la temperatura del ambiente.

El hidrogeólogo de la Universidad de Victoria Tom Gleeson, junto con colegas de la Universidad de Texas, la Universidad de Calgary y la Universidad de Gottingen (Alemania) conformó un equipo que se dispuso a estudiar cuánta agua subterránea queda en el mundo y estimar cuándo podría demorar en renovarse o acabarse por completo, datos que no habían sido comprobados científicamente hasta el momento.

 

El estudio

Los científicos, en primer lugar, determinaron qué sectores de agua subterránea poseen un líquido más “joven”, es decir, conformado hace menos de 50 años. Para ello midieron sus niveles de tritio, un químico resultante de pruebas nucleares realizadas en distintos países durante la Guerra Fría, en la década del 60’. La presencia de este componente –una forma radioactiva del hidrógeno– en mayor o menor medida, permitió determinar la edad de este recurso: aquel líquido con altos niveles de tritio habría sido renovado luego de los años 60 y aquel con un nivel mínimo sería más antiguo.

Luego de analizar 3.500 muestras provenientes de 55 países, lograron determinar qué zonas del planeta poseen una mayor reserva de agua, la magnitud de estas reservas, y cuáles de están compuestas por un líquido más antiguo.  

 

¿Cuánta agua tenemos?

Según este estudio, las reservas de agua del planeta Tierra continúan siendo abundantes: tres veces mayor que la cantidad de agua dulce contenida en todos sus lagos y ríos. Sin embargo, esta no se encuentra distribuida de forma equitativa, ya que se encuentra en menores cantidades en zonas áridas.

Según informó CBC News, el planeta cuenta con 22.6 millones de kilómetros cúbicos de agua subterránea, cantidad suficiente para cubrir toda la superficie terrestre a una profundidad de 180 metros. No obstante, la cantidad de agua renovable equivale a 1.3 millones de kilómetros cúbicos, menos del 6% de la cifra anterior.

Gleeson comentó a CBC News que en lugares como California las personas emplean agua no renovable que data de miles de años, mientras que en Egipto se utilizan a diario fuentes renovadas hace un millón de años. Estas fuentes más antiguas no solo no son renovables, sino que también tienden a ser más contaminadas y saladas que las fuentes jóvenes. Según el científico, el uso excesivo del agua subterránea puede disminuir la cantidad de agua en la superficie, lo que tendría un gran impacto en los ecosistemas.

Los científicos, que publicaron su estudio en la revista Natural Geoscience, esperan que este estudio motive a las personas a administrar el agua subterránea de forma consciente, “y darse cuenta de que se trata de un recurso finito que debemos respetar y racionar adecuadamente”, según informó CBC News.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.