text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

¿Se puede aplicar la organización empresarial a la universitaria?

      
Las empresas buscan una relación más cercana y duradera con sus empleados, cosa que las universidades también deben hacer
Las empresas buscan una relación más cercana y duradera con sus empleados, cosa que las universidades también deben hacer
  • ¿Qué pueden aprender las universidades sobre las empresas y su búsqueda de productividad?
  • Las universidades tienen la oportunidad de tratar a sus alumnos como sus principales clientes, de manera que se les ofrezca una experiencia única que les fidelice y les una a la comunidad universitaria para siempre.
  • Incrementar el compromiso y aportar valor a sus empleados son algunos de los objetivos de las empresas, de las que la universidad puede aprender.

Las empresas más ágiles y productivas tienen clara cuál es la fórmula para mantener su competitividad y valor: sus empleados y clientes son el principal activo de la empresa, por lo que cuidarlos y aportar recursos para su mejora se comprende como una apuesta por el éxito y el valor diferencial.

Teniendo en cuenta esta premisa, las organizaciones empresariales se afanan en desarrollar las capacidades y conocimientos de sus equipos e invertir en recursos para comprender a sus clientes y a la audiencia a la que se dirigen.

Además de mejorar el desarrollo personal y profesional de clientes y empleados, se consigue reforzar los vínculos con ambos grupos y crear una mejor relación entre la empresa y su entorno.

Como indica un estudio realizado por IESE Business School, las empresas que emplean estrategias para mejorar la relación con sus empleados y facilitar su capacidad de adaptación y crecimiento en la empresa, son un 46% más productivas y conseguir activos humanos con más valor para la empresa y alineados con los compromisos de la organización.

¿Qué es una Universidad Emprendedora?

Infografía_ ¿Qué es una Universidad Emprendedora?

En la era del emprendimiento las universidades debe ser capaces de adaptarse a esta modalidad y trabajar permitiendo y fomentando el emprendimiento a partir de sus propias acciones como centro educativo.

¡Descárgala y descúbrelo!

¿Qué puede aprender de todo esto una universidad?

Aunque no sea una comparación que se suele emplear mucho, los objetivos que persiguen empresas y universidades son los mismos, ya que ambas viven de atraer a las personas y convertirlas en sus estudiantes o clientes.

Al fin y al cabo, un estudiante es un cliente que decide invertir sus recursos económicos y tiempo, a cambio de obtener el conocimiento y competencias que le permitan avanzar profesionalmente.

Por esta razón, ¿deben las universidades aprender mucho más sobre estrategias de fidelización y la forma de ofrecer una mejor experiencia de las empresas más ágiles y flexibles?

Los expertos coinciden en que la adaptación al nuevo contexto y la supervivencia entre tanta competitividad se puede conseguir mediante:

  • Un uso más efectivo e inteligente de las nuevas tecnologías.
  • Una mejor atracción y retención del talento.
  • El fomento de la cultura creativa y colaborativa.

Por una parte, las tecnologías le permitirán conocer mejor a los alumnos y extraer la información útil para un estudio de mercado más efectivo y enfocado a su público objetivo.

Esto también mejorará la acumulación de talento y la posibilidad de desarrollarlo y que devuelva a la organización educativa parte del valor ganado.

Por último, apostar por el desarrollo del potencial de cada uno de los miembros de la universidad, se convertirá en una revalorización de los principales activos de la organización y que todos colaboren en su permanencia.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.