text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

UNESCO: Capacitación docente es determinante para asegurar la igualdad de género en la educación

      
Autor: DFAT Photo Library  |  Fuente: Flickr

Parte del Informe de Seguimiento de la Educación para Todos en el Mundo 2015, documento presentado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación el jueves 9 de abril, tiene como objetivo mostrar los avances en cuanto a la paridad y la igualdad de género en la enseñanza primaria y secundaria.

» Visita el especial del Informe Educación para Todos de la UNESCO y descubre la realidad educativa de 140 países

La información presentada corresponde a los resultados de las medidas implementadas quince años atrás en el Foro Mundial de Dakar, Senegal. En esa oportunidad, 164 países se comprometieron a trabajar en pos de seis objetivos para mejorar la educación a nivel global, lo cual constituyó el Marco de Acción de Dakar, Educación para Todos: Cumpliendo nuestros Compromisos Colectivos.

Una de las seis aspiraciones fue “eliminar la disparidad de género en la educación primaria para el 2005 y alcanzar la igualdad de género en la educación para 2015, con la mirada puesta en garantizar el acceso completo y equitativo de las mujeres a una educación básica de buena calidad.”

La paridad de género, entendida como la representación equitativa de niños y niñas en las escuelas, no fue alcanzada por todos los países. No obstante, en la enseñanza primaria, 104 llegaron a ese nivel en 2012, frente a solo 83 naciones en 1999. Además, la disparidad negativa para las mujeres disminuyó considerablemente: de 73 países en 1999 a 48 en 2012. 

La situación económica es un factor que amplifica la disparidad, según informa la Unesco. Entre los niños que no están matriculados en la enseñanza primaria, el 43% jamás irá a la escuela. De esa cifra, el 48% son niñas y el 38% varones.

Solo el 48% de los países pudo alcanzar la paridad de género en 2012.

En cuanto a la enseñanza secundaria, se informa que el 48% de los países pudo alcanzar la paridad de género. No obstante, es buena noticia que en 1999, 30 países tenían menos de 90 alumnas por cada 100 alumnos en este nivel, número que bajó a 19. Otro dato positivo es que en 2010 el promedio de mujeres que completaban la enseñanza básica era de 93 por cada 100 hombres, un progreso evidente frente a las 81 mujeres que lo lograban en el año 2000.

 

Principales desafíos

Entre los factores que más restringen el acceso del sexo femenino a la educación se encuentran la carencias estructurales (sobre todo en saneamiento) de las escuelas, la distancia entre los institutos y las viviendas y los casamientos precoces. Sobre este último punto, los datos muestran que entre los años 2000 y 2011, en los 41 países relevados “el 30% o más de las mujeres de entre 20 y 24 años estaban casadas o comprometidas desde los 18”.  

Otro factor prioritario en relación al acceso femenino a la enseñanza es la seguridad en cuanto a la violencia física, psicológica o sexual. La presencia de profesoras mujeres en los países con más disparidad es esencial en este respecto. En todo el mundo, el número de mujeres docentes aumentó solo un 5% entre 1999 y 2012. Sin embargo, en varios países hay una gran representación femenina en el cuerpo docente joven.

La disparidad no se encuentra únicamente en el alumnado. Según el informe, los puestos de liderazgo en la educación tienden a ser mayoritariamente de ocupación masculina, incluso en los lugares donde hay más profesoras.

Vale aclarar, por último, que aunque el acceso a la educación esté más restringido para las mujeres, la tasa de abandono de los hombres es mayor. Además, según la Unesco, existen más obstáculos que dificultan la permanencia de los varones en el salón de clases, como la pobreza y necesidad de entrar en el mercado laboral, el ingreso tardío a la escuela, bajo rendimiento y desinterés. Se encuentra también una escasez de políticas públicas que apunten a paralizar la evasión de los varones.

De acuerdo a la organización, la clave para mejorar la situación de género a nivel educativo es el entrenamiento y capacitación de los profesores. Como posibles medidas se mencionan la reforma de los libros didácticos –que reproducen muchos preconceptos de género en diversos países–, entrenar a los profesores para que puedan responder a cuestiones de género desde la igualdad y la inclusión, establecer políticas para erradicar la violencia de género y para que niños y niñas puedan obtener un acceso equitativo a la educación.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.