text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Consejos para aprovechar al máximo los grupos de estudios

      
Consejos para aprovechar al máximo los grupos de estudios
Consejos para aprovechar al máximo los grupos de estudios  |  Fuente: iStock

Pros y contras de los grupos de estudio

Lo primero que debes tener en cuenta es que los grupos de estudio pueden ayudarte mucho, pero no son perfectos. Además, no todos estamos hechos para estudiar en grupo ni nos concentramos con gente alrededor, y por otra parte, los grupos humanos suelen ser complicados de gestionar. Por eso, antes de lanzarte a crear tu propio grupo, te recomendamos que consideres detenidamente sus pros y contras:

Pros

  • Se enriquece el proceso de aprendizaje: estudiar en grupo y poner en común las técnicas de cada uno de los miembros del equipo hará que la experiencia de estudio y la visión del conjunto sea más completa y enriquecedora. 
  • Se resuelven las dudas: gracias al intercambio de ideas y de puntos de vista es posible resolver dudas que no hubieras detectado en un primer momento. Además tendrás a tus compañeros para explicarte los casos que más te cueste entender y resolver. En definitiva, podrás compensar tus debilidades con las fortalezas del resto y viceversa, además de compartir información de valor para añadir calidad a vuestro estudio.
  • Hace el estudio más ameno: estudiar es un tarea que muchas veces se hace pesada y aburrida; sin embargo, al ser los grupos de estudio muy dinámicos, podrás aprender y mejorar tus habilidades sin casi darte cuenta. 

Contras 

  • Pueden aumentar las distracciones: al estar en compañía, las distracciones pueden aumentar considerablemente, sobre todo si nuestro equipo está compuesto por amigos o si nos cuesta concentrarnos de normal. Si esto no se controla, al final puede que cada sesión de grupo se convierta en una pérdida de tiempo. 
  • Puede ser frustrante: los grupos de personas son, por lo general, complejos de gestionar, ya que hay muchos factores a tener en cuenta. En este caso es probable, por ejemplo, que algunos vayan más adelantados que otros, que un sistema de estudio no funcione para todos, o incluso que haya roces entre personalidades diversas o falta de compromiso. Todo esto, a la larga, puede frustrarte. 

Consejos para estructurar de forma eficaz un grupo de estudios 

Como toda actividad en la que cuenta la opinión de varias personas, lo mejor es establecer unas pautas por las que regirse que faciliten la coordinación y planificación de todos los implicados. Para conseguirlo, lo mejor es seguir las siguientes pautas: 

  • Asistencia: lo ideal es que las sesiones de estudio en grupo sean presenciales, fijas y en un terreno común, como pueden ser las salas de trabajo de la Universidad, y que se realicen a continuación de las horas lectivas, de manera que todos los participantes ya estén en la facultad.
  • Prioridades de las sesiones: los miembros del grupo debéis tener claro cuál es la finalidad del mismo, y también que la idea es que todos colaboréis en la forma de descubrir cómo estudiar de forma más exitosa. Es bueno definir unas normas generales, de manera que todos os comprometáis a cumplirlas por el bien común.
  • Variedad entre los componentes: no crees el grupo solo con tus amigos, piensa de forma estratégica y crea un grupo diverso con estudiantes con diferentes habilidades y que aporten algo distinto.
  • Número de personas reducido: a pesar de que los miembros del grupo deben ser variados, lo ideal es que su número no supere las cinco o seis personas y que todas ellas te hagan sentir cómodo en relación a su forma de trabajar y compromiso con sus estudios. Así será menos probable que os frustréis. 
  • Solidaridad y colaboración: los integrantes del grupo de estudio debéis tener claro que las sesiones son para que todos trabajen y que cada uno debe ser responsable de su cometido; no se trata de que el resto te facilite tus tareas o consiga las soluciones a los ejercicios de clase.

Lo más complicado de estudiar en grupo es mantener esta organización a lo largo del curso y no encontrar excusas para cancelar las sesiones, además de evitar que algún miembro decida renunciar. Recuerda: el objetivo es que te ayude y facilite el trabajo del cuatrimestre. En el momento en que suponga una molestia o cree problemas de colaboración, lo mejor es disolverlo y buscar otra forma de estudio que dé buenos resultados.

¿Cómo saber si el grupo de estudio va a funcionar?

Tal y como te imaginarás, es importante descubrir si nuestro grupo de estudio va a funcionar en el medio y largo plazo, sobre todo para no perder tiempo en un proyecto que fracasará. Por lo tanto,  ¡atento durante las primeras sesiones! Si ves que tu grupo cumple con los siguientes atributos, estáis en en la buena dirección: 

  • Las personas son agradables: este atributo está muy subestimado. Al fin y al cabo, estar rodeado de personas respetuosas y positivas es esencial para tener una experiencia positiva en todos los ámbitos de la vida. Nadie disfruta reuniéndose con gente desagradable, ni siquiera aunque sea inteligente. Por ello, la amabilidad, el respeto y el pensamiento positivo son clave para tener un buen grupo de estudio.
  • Los compañeros asisten regularmente y son puntuales: este punto se relaciona con el anterior, ya que demuestra respeto y compromiso con el equipo. Es inevitable que en ocasiones algunos compañeros falten, pero en general los integrantes del grupo deberán asistir y ser consistentemente puntuales si quieren obtener verdaderos beneficios de las reuniones. La idea del grupo es que todos comprendan el material de clase, ya sea para un semestre o un examen en particular, y esto es difícil cuando no se asiste con frecuencia a las reuniones.
  • Todos tienen las mismas responsabilidades y están dispuestos a colaborar: puede que esto no se refleje en la primera sesión, ya que indudablemente las fortalezas de cada uno son diferentes. Sin embargo, en el medio plazo todos los integrantes deberían echar una mano, estar dispuestos a ayudar y a hacer uso de sus fortalezas cuando pueda.
  • Todos los integrantes obtienen los mismos beneficios del grupo: si algunos encuentran las sesiones de estudio sumamente útiles mientras que otros no perciben su valor con tanta claridad, puede que el grupo no sea lo mejor para todos. Las personas deberían contribuir y beneficiarse en igual medida. No querrás que tu grupo de estudio se torne en una tutoría de un estudiante al resto.
  • Te sientes muy bien luego de las reuniones de estudio: si tienes un grupo efectivo y positivo, esto se notará después de las reuniones. Tendrás una mayor comprensión de los materiales, habrás ahorrado tiempo colaborando con personas de ideas afines e incluso tal vez hayas disfrutado del proceso. En cambio, si abandonas las reuniones con una sensación de frustración o de que has desperdiciado tu tiempo, puede que necesites buscar un grupo diferente.
  • El grupo te ayuda a ahorrar tiempo: la gestión de tiempo puede ser uno de los desafíos más grandes de la etapa universitaria. Si inviertes una o más horas diarias en un grupo de estudio, asegúrate de que esté siendo una buen inversión y estés ahorrando tiempo. Si la preparación para la sesión de estudios, la asistencia y el proceso de lo aprendido luego te ayuda a ahorrar tiempo, entonces tienes un gran grupo de estudio y deberías conservarlo.

6 apps imprescindibles para trabajar en grupo

Si bien las sesiones de estudio en grupo deben ser presenciales, también es posible que decidáis realizar algún proyecto conjunto, ya sea de alguna asignatura o por cuenta propia, por ejemplo: redactar apuntes conjuntamente, compartir información que consideréis de valor para clase, elaborar resúmenes participativos… Por suerte, trabajar en equipo nunca ha sido tan fácil como en la actual era digital ya que existen varias apps con las que tú y tu equipo podréis realizar trabajos colaborativos de forma más sencilla y sin tener que ampliar los días de reunión. Algunas de las más populares son: 

Por universal que resulte esta herramienta a veces pasa desapercibida. Pero lo cierto es que Google Drive tiene todo lo que un grupo de estudiantes puede necesitar para hacer un trabajo conjunto: podéis compartir documentos y editarlos en grupo, crear carpetas para organizar la información, dejar apuntes o notas, controlar los cambios realizados y acceder a todos los archivos desde cualquier dispositivo. 

Esta app permite organizar completamente un trabajo, creando un listado de tareas por hacer y luego asignándolas a cada integrante del grupo. Además, la app combina un tablero extremadamente visual en el que se puede ver cada paso del proyecto con un calendario con el que se marcan las tareas pendientes y los días con los que se cuentan para realizarlas.

¿Necesitas un intercambio de opiniones rápido? Organízalo con esta app que te permite conectar con diferentes usuarios para compartir ideas en cuestión de minutos.

El objetivo de Huddle es permitir la creación de documentos compartidos de forma segura. La ventaja de esta app es que elimina la necesidad de enviar emails o textos adicionales a otros participantes pues permite validar o indicar que lo realizado es correcto dentro de la misma app.

La comunicación entre diferentes miembros de un equipo de trabajo nunca fue tan sencilla como con Slack. Esta herramienta permite integrar diferentes servicios y visualizar todas las notificaciones en un solo lugar, tanto al momento de crear un documento como de revisarlo.

Yammer es una especie de red social de Microsoft con la que todos los miembros pueden compartir materiales de interés, iniciar debates sobre las temáticas que deseen, y además compartir documentos. Su formato parecido a una red social la hace especialmente atractiva para jóvenes de las nuevas generaciones, y para aquellos equipos de gran tamaño.

El grupo de estudio en cambio climático de la Universidad Nacional de Colombia: un caso de éxito

La efectividad de los grupos de estudio bien organizados y estructurados ha llevado a algunas importantes instituciones a implementarlos en su seno, siendo el caso del grupo de estudio en cambio climático de la Universidad Nacional de Colombia un caso particularmente llamativo por su enorme éxito. 

En 2011, la UNC Sede Manizales creó el Grupo de Estudio de Cambio Climático - GECLIM con el objetivo de determinar el impacto sobre el cambio climático de distintos procesos y estudiar alternativas de mitigación. Utilizando las herramientas científicas, de ingeniería y a través de un grupo interdisciplinario, los integrantes del GECLIM pusieron su conocimiento en favor de la resolución de un problema global e invitaron a la comunidad académica en general a participar. 

Este grupo de estudio se mantuvo como punto de encuentro entre diversas áreas y profesionales científicos y no científicos que colaboran para tratar el cambio climático y sus consecuencias de forma coordinada y eficaz. 

Ya lo ves: estudiar en equipo puede ser una gran experiencia y un beneficio significativo para tus estudios. Así que ¡no esperes más! Busca a tus compañeros y cread vuestro propio grupo de estudios.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.