Noticias

¿Qué impacto tiene el "movimiento maker" en la educación?

      
El movimiento maker estimula la creatividad de los estudiantes de una forma muy notable
El movimiento maker estimula la creatividad de los estudiantes de una forma muy notable
  • La era digital supone que la educación también integre la robótica o la programación en los planes de estudio y, especialmente, en el aprendizaje práctico.
  • El “movimiento maker” es una de las formas en las que las nuevas tecnologías están presentes en el día a día del aprendizaje de los estudiantes.
  • La transformación tecnológica conlleva un replanteamiento en las competencias adquiridas y en las prioridades formativas de los futuros profesionales.

Que alumnos de Primaria estén empleando impresoras 3D, desarrollando un proyecto de robótica o aprendiendo nuevas utilidades de la programación informática es el nuevo espíritu que se respira en la educación adaptada a la era digital.

Algunos lo pueden tildar de jugar con las nuevas tecnologías, pero realmente lo que están haciendo es adquirir las nuevas competencias que definirán sus profesiones y les convertirá en sujetos de su tiempo, preparados para un nuevo paradigma laboral y social.

Prepárate para el nuevo paradigma educativo

Más información

El “movimiento maker” en la educación

Ya hace tiempo que la filosofía maker se asentó en la sociedad como la evolución tecnológica del Do It Yourself, gracias a la democratización de ciertos elementos.

Con Arduino -el software y hardware de código abierto- y las impresoras 3D de uso “doméstico”, se dio paso a la época del “hazlo tú mismo” en el ámbito de la tecnología y la posibilidad de que las escuelas usen estos recursos para educar a sus alumnos.

El movimiento maker ha supuesto un cambio y renovación en muchos planteamientos del mundo tecnológico, que la educación está sabiendo aprovechar para mejorar y renovar sus metodologías.

Estamos hablando de dar a los alumnos la oportunidad de crear tecnología desde cero, usando componentes y herramientas que serán su material de trabajo.

También es la actividad educativa que obliga a compartir conocimientos y organizar las clases como fab-labs, empleando las comunidades virtuales para buscar soluciones y aplicar nuevas herramientas.

Por supuesto, todo esto supone contar con un docente capaz de guiar a los equipos y con nociones que le permitan, al menos, trabajar mano a mano con los estudiantes y asesorarles en los procesos creativos.

Pero lo más relevante de todo, es el enfoque y practicidad que descubren en las materias más tradicionales y menos atractivas, como es el caso de las matemáticas, cuando deben usarlas para, por ejemplo, plantear el prototipo de una prótesis, tomar medidas y crear una estructura.

La geografía también toma un nuevo matiz cuando debe ser empleada para las clases dedicadas a la realidad virtual y el uso de maquetas interactivas.

En general, el aprendizaje por proyectos cualifica el uso de cada materia y el proceso es mucho más fluido y satisfactorio que los clásicos ejercicios donde aplicar fórmulas a casos, que ahora pueden simular ellos mismos.

El mayor aprendizaje que reciben los estudiantes con el movimiento "maker”, además de los profesores, es la comprensión de cómo todo lo que aprenden pueden usarlo en su vida diaria, lo que les anima a investigar y buscar nuevas vivencias.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.