text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

¿Cómo soportar un trabajo que odias?

      
como-soportar-trabajo-odias
Es recomendable que tomes cierta distancia para analizar la situación Fuente: Universia
Si cada vez que suena el despertador, lamentas una y otra vez tener que afrontar la jornada laboral de 8 horas te encuentras ante un dilema importante. Todos sabemos la importancia de tener un trabajo estable, pero cuando éste no cumple nuestras expectativas, todos los ámbitos de nuestra vida parecen desmoronarse.
 
Lee también:
 

Si no te agrada tu puesto laboral, pero no puedes renunciar de inmediato, no desesperes. A continuación, te presentamos 7 consejos para soportar un trabajo que odias, según publica el portal Business Insider.

Autoevaluación

Es importante que antes de tomar una decisión drástica te preguntes qué es lo que realmente odias.  Si la respuesta es “todo”, evidentemente el problema es tuyo y no son ellos, por eso es recomendable que tomes cierta distancia para analizar la situación. Por ejemplo, puedes pedir unos días de licencia con el fin de tranquilizarte y pensar cuál es la opción correcta.

Evalúa pros y contras

Una manera de saber si vale la pena hacer el sacrificio de soportar un trabajo es realizar una lista evaluando las debilidades y fortalezas que tiene tu puesto.

Por ejemplo:
la remuneración es muy buena pero las tareas no son lo que esperabas o tus compañeros son muy divertidos pero no saben cómo trabajar en equipo. De esta forma, tendrás una visión más clara y ordenada.

Habla sobre el tema

Pedir una charla con tu jefe es una manera de poner a la organización en conocimiento sobre tu situación. Debes cuidar la forma en la que lo dices, debido que puedes ofender a tu jefe. Explica claramente cuáles son los aspectos que te gustaría modificar y muéstrate dispuesto a hacer el esfuerzo por ayudar.

Plantea nuevas estrategias

Para todas las debilidades que plantees, debes sugerir una nueva estrategia a cambio. De esta forma, la empresa notará tu espíritu emprendedor y escuchará con atención tus propuestas.

Antes de renunciar, piénsalo dos veces

Como todos los cambios, dejar un trabajo es un acto que debe ser premeditado.
Lo recomendable es no dejar un empleo hasta no haber conseguido otro. Recuerda que las cuentas deben abonarse todos los meses y nadie tendrá consideración extra por ser tú de quien se trate.

Contrólate

Por mucho que detestes tu empleo debes controlar tus impulsos: no le contestes mal a tus compañeros, no publiques comentarios agresivos en las redes sociales e intenta disimular esta situación hasta que hayas tomado una decisión.  Recuerda que es fundamental no perder el profesionalismo.

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.