text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Como enfrentar tu primer día de trabajo

      
Lo mejor es tener una actitud humilde
Foto: PhotostoGo.com
Te enfrentarás ante una dual sensación. Emoción por una parte, pues has sido llamado para el cargo y por otra, nerviosismo ante el desafío de algo nuevo. Pero no te angusties, no olvides que esto es normal, lo desconocido nos asusta, sin embargo con algunos pequeños tips, podrás prepararte para tal situación y afrontar de mejor manera el temido primer día.

Lo más probable es que ese primer día sólo mires desde afuera, te hagas ciertos esquemas de cómo funciona el nuevo lugar de trabajo, identifiques a quiénes son tus más cercanos colaboradores y comprendas cuáles serán tus principales tareas.

Aquella gran cantidad de información que entrará por todos tus sentidos será puesta a prueba, debes intentar retener y procesar la mayor cantidad posible de ella. Nombres de compañeros, funciones, áreas, etc. Una buena opción para esto es tener a mano lápiz y papel.

Para evitar confusiones y/o complicaciones a la hora de saludar o pedir ayuda, resulta de gran ayuda anotar los nombres, funciones y cargos de cada una de las personas que te vayan presentando a lo largo del día. Cada vez que debas referirte a alguno de ellos, revisa tus apuntes y lo harás con certeza y claridad, aunque tengas que mirar una y otra vez tus apuntes. No te desesperes, será así sólo los primeros días, ya verás como se va convirtiendo en algo natural.

Por otra parte, la integración es fundamental, intenta socializar desde el principio, sobre todo en los breaks dentro de las horas laborales. Tomarse un café o un vaso de agua, puede ser una buena ocasión para que algún colega te conozca y tú puedas sentir que hay interés de los demás por saber de ti.

Intenta escuchar ante todo. Trata de no hablar demasiado el primer día, seguramente serás un tema interesante para los demás, pero es más importante que seas tú quien aprenda sobre como funciona tu entorno lo más pronto posible. Seguramente una vez que lo comprendas irás integrándote cada vez más rápido.

Por último, es necesario que recuerdes que estás ahí por una buena razón, has sido elegido de entre muchos candidatos. Por eso es que debes demostrar que eres un buen elemento, concéntrate en tu trabajo, hazlo de la mejor manera posible y no cambies tu forma de ser por agradarle a los demás. Si hubiesen querido otro tipo de personalidad, el seleccionado no serías tú, y éste no sería tu primer día de trabajo.

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.