text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Especialistas en desarrollo sostenible: Exigencias para un enfoque formativo práctico

      
Foto: Photos To Go
Los programas de desarrollo profesional suelen centrarse en la gestión o en técnicas de liderazgo y no abordan los conocimientos transversales fundamentales
I. Introducción
 
Los desafíos interconectados del desarrollo sostenible, desde  la pobreza extrema,  el control de enfermedades y la vulnerabilidad de los ecosistemas, sólo pueden ser resueltos mediante el efecto multiplicador del conocimiento y las habilidades propias de una variedad de disciplinas. Un progreso significativo requiere de políticas prácticas, bien gestionadas, y de programas que incorporen conocimientos de las ciencias de la salud, las ciencias naturales y las ciencias sociales. Estos desafíos complejos exigen enfoques integrados, interdisciplinarios, guiados y gestionados por profesionales cualificados. Por desgracia, las disciplinas de formación multidisciplinar y resolución de problemas siguen siendo raras, con muy pocas conexiones a través de las comunidades de expertos, en particular entre las ciencias naturales y las ciencias sociales. Las disciplinas individuales tienden a valorar la especialización hacia el interior en lugar de la resolución de problemas hacia el exterior. Esto  dificulta que los profesionales tengan las aptitudes necesarias para llevar a cabo la gestión de políticas transversales o la resolución de problemas complejos.
 
A modo de ejemplo, considere el desafío de la lucha contra el hambre crónica en el África subsahariana. El conocimiento de la agricultura es necesario para comprender los factores biofísicos que están contribuyendo al estancamiento de los rendimientos de los cultivos y las soluciones técnicas que rápidamente podrían aumentar la producción de alimentos y la ingesta nutricional en las zonas rurales. También es necesaria la formación en ciencias del medio ambiente para administrar el entorno de las tierras agrícolas y para comprender sus interacciones con el cambio climático. Así mismo, son necesarios conocimientos básicos de ingeniería para comprender las necesidades de infraestructura fundamentales para apoyar la energía, riego, almacenamiento, transporte y sistemas de riego. Se requieren conocimientos  sanitarios y de control de enfermedades  para promover la nutrición y la productividad laboral entre los agricultores y para combatir los parásitos que contribuyen a la desnutrición. También es necesaria cierta familiaridad con la economía para asegurar que las políticas, a nivel tanto de  granja como a  macro-escala, son económicamente sostenibles y aportan soluciones a largo plazo para combatir la pobreza. El conocimiento de la ciencia política es necesario para entender a promotores de inversiones y a inhibidores de las zonas rurales. La comprensión de la antropología es igualmente necesaria para asegurar que las prioridades y las innovaciones son relevantes y manejables en los contextos locales. Se necesitan habilidades de planificación participativa para garantizar un diseño de soluciones que implique a todas las partes, y se requiere de capacidad de gestión y administración para promover el desarrollo institucional a nivel local y nacional. Fundamentalmente, ninguna de estas áreas individuales de conocimiento es suficiente por sí sola para resolver el desafío del hambre, pero todos son necesarias. La resolución de problemas de forma multidisciplinar se observa en una serie de retos políticos que afrontan los países en desarrollo, como el control de enfermedades, gestión del agua, prestación de servicios de energía, y la adaptación y mitigación del cambio climático.
 
En reconocimiento de esta necesidad urgente de una nueva forma de capacitación para mejorar las estrategias de resolución de problemas para el desarrollo, la Comisión Internacional sobre la Educación Práctica para el Desarrollo Sostenible  se estableció a principios de 2007 para identificar las necesidades educativas básicas transversales de apoyo a la resolución de problemas en el ámbito del desarrollo sostenible. La labor de la Comisión estuvo anclada en el entendimiento de  que los profesionales que trabajan en el ámbito del desarrollo sostenible, ya sea en  ministerios nacionales, organizaciones intergubernamentales,  organismos de ayuda de los países,  organizaciones no gubernamentales, instituciones académicas o  sector privado y empresas, no están suficientemente preparados para superar los desafíos a que se enfrentan. Mientras que los graduados de doctorado y otros especialistas avanzados aportan contribuciones significativas en distintos campos del conocimiento, sus contribuciones quedan, a menudo,  circunscritas  a los silos intelectual e institucional de sus respectivas disciplinas. El resultado son oportunidades pérdidas de generar soluciones políticas ancladas integradamente en contextos  científicos y  políticos.
 
Sigue siendo una paradoja sin resolver que sean los los ministerios de finanzas y otras poderosas instituciones fiduciarias quienes establezcan los parámetros para la formulación de políticas en todos los sectores -como la educación, la salud y el medio ambiente- y que los individuos que establecen los parámetros políticos tienden a tener un conocimiento muy limitado de los sectores en cuyos resultados inciden. Los funcionarios de finanzas suelen ser entrenados en el aula sobre las teorías económicas, sin un fondo de conocimiento para la evaluación de los méritos absolutos o relativos de un plan para controlar una enfermedad, gestionar un ecosistema, o entregar un servicio de energía. Tampoco suelen tener mucho contacto con los aspectos prácticos a nivel de base en la administración de políticas y ejecución de proyectos. Sin embargo, las consecuencias de sus decisiones son de primer orden, e incluso  a veces cuestan millones de vidas.
 
Por ello la Comisión ha recomendado la creación de nuevos programas educativos para forjar vínculos entre diferentes disciplinas, con especial énfasis en  promocionar conjuntamente  las  ciencias de la salud,  naturales,  sociales y de gestión. Se necesita un nuevo tipo de profesional, uno que comprenda las complejas interacciones entre los campos y que sea capaz de coordinar y aplicar eficazmente los conocimientos aportados por especialistas en temas específicos. Mientras tanto, especialistas como los médicos y los doctores necesitan mecanismos para completar su base de conocimientos para la práctica del desarrollo sostenible y  así contribuir lo más eficazmente posible a los equipos de políticas transversales. Por otra parte, el rápido ritmo del progreso científico y los requisitos para una actualización de conocimientos mediante el aprendizaje permanente de relieve a la necesidad de un “ciclo de vida”  continuado en el enfoque de la educación para desarrollo sostenible.
 
A tal efecto, este artículo  enfatiza las principales recomendaciones de la Comisión para un nuevo enfoque para la educación de los profesionales del desarrollo. El Informe Final de la Comisión, publicado en octubre de 2008, propone una rigurosa capacitación de los aspirantes, basado en la experiencia práctica y en una diversidad de métodos con el fin de atender las necesidades de todo el ciclo de vida profesional. En concreto, las reformas propuestas van dirigidas a programas de grado y de posgrado y a iniciativas de aprendizaje permanente, incluidos los programas de formación basados en la organización. En este contexto, el informe de la Comisión hace especial hincapié en la necesidad de una nueva clase de profesional: el profesional del desarrollo interdisciplinario.
 
 
II. Habilidades clave necesarias

 
El trabajo eficaz de desarrollo integral requiere el dominio de habilidades de diversas disciplinas y áreas de conocimiento. Estas competencias básicas permiten a un profesional del desarrollo sostenible  analizar la complejidad de las cuestiones del desarrollo; elegir un curso de acción basado en la buena capacidad de diagnosticar los factores clave y los obstáculos pertinentes de la situación y las medidas prácticas que pueden afectar más directamente los resultados, y efectivamente gestionar efectivamente  las políticas, programas y proyectos.
 
Este trabajo tiene sus raíces en cada una de las cuatro disciplinas fundamentales que deben informar a la formación del profesional del desarrollo sostenible. A partir de las disciplinas fundamentales de las ciencias de la salud, ciencias naturales e ingeniería, ciencias sociales y de gestión, las competencias básicas definen los conocimientos esenciales, las habilidades y los atributos de un practicante eficaz del desarrollo sostenible. Estos incluyen, pero no se limitan, a  las áreas de conocimiento y destrezas mencionados a continuación.
 
CIENCIAS DE LA SALUD
 
- Nutrición. La desnutrición, particularmente en las mujeres embarazadas y niños, es una de las principales causas de enfermedad y muerte, y representa una amenaza significativa para cualquier esfuerzo de desarrollo.
 
- Salud y Epidemiología. Las intervenciones de desarrollo son ineficaces si no se ocupan de las cuestiones básicas de la vida y la muerte relacionadas con la salud infantil, salud reproductiva, salud materna, control de enfermedades infecciosas (como el VIH / SIDA, el paludismo y la tuberculosis) y control de enfermedades no transmisibles. A modo de ejemplo, las tasas de mortalidad infantil en los países más pobres son a menudo 30 a 50 veces mayor que en los países industrializados. La mayoría de las intervenciones para reducir esta brecha exigen la aplicación de las tecnologías de base y probadas.
 
- Ciencias de la Población. Las dinámicas de la población deben ser una consideración clave en cualquier  estrategia de desarrollo a largo y a corto plazo. Entendiendo la fuerte  conexión entre altas tasas de fecundidad y pobreza, los profesionales deben contar con conocimientos básicos de salud reproductiva, planificación familiar  y  estrategias de espaciamiento voluntario, así como sobre las intervenciones que promuevas la igualdad de género y la educación sanitaria para que las mujeres y los hombres  tomen  decisiones fundadas de planificación familiar.
 
CIENCIAS EXACTAS Y NATURALES Y DE INGENIERÍA

 
- Agricultura, Silvicultura y Manejo de Pesquerías. La mayoría de las personas que viven en la extrema pobreza en todo el mundo dependen de la agricultura, la pesca y los bosques para su sustento, aunque los ambientes biofísicos varían enormemente, tanto por regiones como dentro de las mismas. La producción de alimentos y la transformación de la economía rural a veces dependen de la productividad de los animales, las cosechas y la producción forestal, que a su vez dependen de la fertilidad del suelo, la disponibilidad de insumos y el manejo de la tierra.
 
- Energía. un suministro seguro y constante de energía, en particular para la productividad agrícola, el  acceso al agua, la salud, la educación y el transporte, es esencial para todos los aspectos del desarrollo. Las intervenciones bien diseñadas deben considerar como las fuentes de energía renovables o no renovables pueden ser aprovechadas y distribuidas, y los correspondientes impactos económicos, ambientales y sanitarios.
 
- Ingeniería y Planificación Urbana y Rural. La infraestructura pública es esencial para reducir la pobreza y para impulsar  el crecimiento económico, incluidos los sistemas de abastecimiento de agua, sistemas de gestión de residuos, los sistemas de depuración de aire, sistemas de riego, carreteras y sistemas de transporte y sistemas de telecomunicaciones. El diseño estratégico de estos sistemas también deben tener en cuenta los impactos ambientales, económicos y sociales e incluir las modificaciones pertinentes para los cambios previstos en el clima.
 
- Medio Ambiente, Agua y la ciencia del clima. Un gran número de países pobres viven en ecosistemas frágiles y muchos del  mundo en desarrollo están experimentando graves transformaciones. La degradación del ecosistema por parte de  asentamientos humanos se expande y los recursos naturales son extraídos y agotados. Las poblaciones costeras dependen en gran medida de la pesca y la ordenación del medio marino. La evolución de los ecosistemas suele definir patrones de transmisión de enfermedades que afectan a la salud humana,  animal y vegetal. Todas estas dinámicas se ven afectados por los patrones del clima, que se demuestra que se desplazan debido al cambio climático antropogénico. Las políticas de diagnóstico y la prescripción son imprudentes sin una base sólida de comprensión del medio ambiente, el agua y la ciencia del clima.
 
CIENCIAS SOCIALES
 

- Ciencia de la intervención. A fin de lograr un éxito mensurable, los profesionales del desarrollo deben saber cómo aplicar y difundir estratégicamente las intervenciones prescritas, incluyendo las innovaciones tecnológicas. Basándose en las lecciones de los éxitos y fracasos del pasado, los profesionales deben ser capaces de identificar y diseñar los medios más apropiados y eficaces de la ejecución de una determinada intervención. Esto requiere un profundo conocimiento de los factores económicos, políticos y logísticos que deben ser considerados con el fin de implementar con éxito y más tarde extender las intervenciones.
 
- Economía. La microeconomía es esencial para comprender los incentivos a nivel de base y los aspectos prácticos del diseño de políticas. La macroeconomía es crucial para comprender cómo los programas interactúan con   la toma de decisiones gubernamentales de gran escala, los presupuestos, y los movimientos de bienes, recursos y servicios entre los países.
 
- Educación. Es un componente crítico de cualquier estrategia de desarrollo a largo plazo. Los sistemas de educación formal deben de asegurar que los estudiantes adquieran los conocimientos y habilidades que les reportarán una mejor calidad de vida, las competencias adecuadas para prepararlos para la fuerza de trabajo, y habilidades creativas de solución de problemas para preparar el camino para futuras innovaciones. Programas de educación no formal y comunitaria-también son vitales, ya que catalizan la adopción de mejoras en prácticas agrícolas, de salud y saneamiento, nutrición y profesional, además pueden desempeñar un papel vital en la consolidación de la paz y resolución de conflictos.
 
- Política, Antropología y Ciencias Sociales. Para afectar al cambio estructural al  largo plazo, las intervenciones deben ser diseñadas con una cuidadosa consideración de la cultura, la historia local, la política regional y local, y las políticas y estructuras institucionales de un lugar determinado. Además, los esfuerzos de desarrollo deben tener en cuenta el poder y las relaciones sociales a diversos niveles: dentro de los hogares, dentro de las comunidades y entre los grupos de la sociedad.
 
- Estadística. La recopilación y análisis de información crítica es esencial para el diseño de proyectos, la gestión, el  seguimiento y la evaluación. Además, los principales responsables deben ser capaces de comprender e interpretar los resultados estadísticos con el fin de tomar las decisiones de políticas y diseñar estrategias de desarrollo adecuadas.
 
GESTIÓN

 
- Planificación de Presupuesto, Gestión Financiera y Gestión de los Productos Básicos. Los profesionales del desarrollo sostenible deben de ser capaces de diseñar y administrar los programas y presupuestos de los proyectos con transparencia y eficiencia. El conocimiento de los mercados financieros, del crédito y de  las microfinanzas es necesario, así como de la contratación de la cadena de suministro, de la gestión de producción y de la distribución de productos esenciales.
 
- Comunicaciones y Negociación. La ejecución de proyectos y diseño de políticas en el plano local, regional o nacional requiere un profundo conocimiento de las relaciones de poder y de las interacciones culturales. Los profesionales deben ser capaces de interactuar con los líderes comunitarios locales, colegas, socios y partes interesadas de diversas procedencias y disciplinas para coordinar procesos de planificación participativa para implementar programas de desarrollo sostenible. Los profesionales eficaces también debe tener habilidades de emprendimiento social de manera que puedan reunir una variedad de recursos políticos, financieros e institucionales para imaginar, construir, comercializar y ejecutar nuevas ideas. Además, los profesionales deben ser capaces de reflexionar sobre sus propias actitudes,  percepciones y  prejuicios en cuanto a cómo se forman, y cómo afectan a sus decisiones y funcionamiento.
 
- Sistemas de Información Geográfica (SIG). Las aplicaciones apropiadas de los SIG permiten al practicante  analizar de forma eficaz el desarrollo agrícola, demográfico, ecológico, ambiental, de infraestructuras, de las condiciones sociales y otros. Esta información se utiliza para elaborar evaluaciones completas de las necesidades, análisis de riesgos, planes de ejecución, así como el control dinámico y herramientas de evaluación.
 
- Recursos Humanos y Gestión Institucional. Como avance en sus carreras profesionales, los practicantes deben de ser capaces de llevar, aconsejar, e inspirar a un número cada vez mayor de  subordinados para lograr resultados exitosos. El desarrollo institucional es un elemento clave en la creación de programas de larga duración que se traducen en soluciones valiosas y medibles.
 
- Sistemas de Información de Gestión del Diseño. La rápida evolución del uso de sistemas de información en materia de desarrollo sostenible proporciona oportunidades de crecimiento para los profesionales de transmitir con rapidez información vital y los indicadores clave, para compartir las mejores prácticas, y participar en tutorías virtuales. Los profesionales deben ser capaces de recopilar, controlar y evaluar la información relevante para informar y actualizar las políticas y la ejecución del proyecto.
 
- Diseño y gestión de proyectos. Los profesionales deben ser capaces de diseñar y gestionar flujos de trabajo que evalúan los avances logrados contra puntos de referencia claros. Asimismo, a menudo requieren habilidades en la redacción.
 
Mezclado con una comprensión de las influencias mundiales e interculturales en el desarrollo, los programas educativos procedentes de estas competencias básicas proporcionarían un importante paso adelante en la preparación de profesionales para enfrentar los complejos desafíos del desarrollo sostenible.
 
 
III. Los desequilibrios actuales
 
Para investigar las necesidades educativas de profesionales del desarrollo y para trazar el panorama de los programas de formación existentes, la Comisión llevó a cabo consultas regionales encabezadas por seis coordinadores regionales que trabajan en África, Asia oriental, Europa, América Latina, América del Norte y Asia meridional. De la evaluación de la Comisión sobre las enseñanzas universitarias, programas de formación ejecutiva,  y programas de formación organizacional se destacan las siguientes deficiencias:
 
Las carencias  en los Programas de grado-Licenciatura. La mayoría de los grados académicos relevantes para el desarrollo sostenible, bien se basen en las ciencias naturales o  en las ciencias sociales, tienden a la especialización académica dentro de una disciplina en particular. Aunque muchas universidades de todo el mundo ofrecen programas de postgrado que lucen la etiqueta de "desarrollo", por lo general con un enfoque en cualquiera de las ciencias sociales o ciencias ambientales, ofrecen pocas oportunidades de un aprendizaje  sistemático y transversal o de formación de gestión. En estos programas, no existen normas coherentes sobre unos requisitos previos de formación, plan de estudios básico o sobre duración de programa. Además, dentro de los programas, hay una gran variación en la cantidad de profesores orientados  a la práctica frente a los orientados a la  investigación. Por otra parte, la adquisición de habilidades prácticas requiere oportunidades de experimentación reflexiva y  experiencias de “primera mano",  sin embargo, pocos programas estimulan el aprendizaje en torno a conocimientos funcionales y prácticos y las oportunidades de los estudiantes para el trabajo de campo o prácticas relacionados con el curso son raras.
 
La falta de programas adecuados de formación para el aprendizaje permanente. Reflejo de la escasez de sistemas globales y de programas de grado interdisciplinario, los profesionales del desarrollo tienen pocas oportunidades de  renovación y mejora de sus cualidades durante su carrera. En su lugar, los programas de desarrollo profesional  suelen centrarse en la gestión o en técnicas de liderazgo y no abordan los conocimientos transversales fundamentales, y las habilidades requeridas de un profesional de desarrollo sostenible. Dentro de las organizaciones que trabajan en desarrollo sostenible, dentro de los programas de formación general, no proporcionan el personal y la gestión con un conocimiento adecuado interdisciplinario. Además, los expertos de una determinada disciplina se suelen promover para asumir cada vez mayores responsabilidades sustantivas y de gestión, pero sin una formación correspondiente.
 
Con ausencia de normas mínimas establecidas para las competencias profesionales y  sin oportunidades  para completar sus conocimientos sobre toda la gama de áreas del conocimiento interdisciplinario, los profesionales con demasiada frecuencia carecen de la capacidad para coordinar eficazmente toda la gama necesaria de especialistas técnicos, responsables políticos y ejecutores. A nivel práctico, no hay puntos de referencia para evaluar objetivamente las competencias en distintas disciplinas. ¿Cómo un economista sabe, por ejemplo, si la investigación relacionada con la enfermedad de un colega cumple con las normas básicas epidemiológicas? ¿O cómo un especialista en salud  sabe cuando una recomendación política de medio ambiente de una colega, se ajusta a las normas básicas del campo relacionado de este último? Estas  preguntas ponen de relieve la urgente demanda del profesional multidisciplinar, definido por un nuevo conjunto de normas profesionales que  incorporarían las mejores prácticas y las competencias clave de una variedad de campos especializados.
 
Para corregir las deficiencias expuestas, la Comisión ha elaborado algunas recomendaciones clave  con el objetivo de apoyar a futuras generaciones de profesionales, así como los que actualmente trabajan en el ámbito del desarrollo sostenible.
 
1. Red Global de los programas del Máster Práctico en Desarrollo

Como el buque insignia del nuevo campo, los dos años del Máster Práctico en Desarrollo(MDP) proporcionan, a los estudiantes de posgrado en las principales instituciones académicas de todo el mundo, las competencias básicas y los conocimientos necesarios de un profesional de desarrollo interdisciplinario. El plan de estudios MDP se basa en las competencias básicas que figuran en la sección II e incluye el aprendizaje a través de proyectos prácticos, ejercicios y estudios de casos, aprendizaje global a través de la comunicación basada en web,  colaboración e intercambio de recursos curriculares; una activa red de universidades globales, instituciones de investigación, agencias de desarrollo y  organizaciones afiliadas que participan en intercambios académicos, programas de tutoría, desarrollo curricular, y programas innovadores de capacitación sobre el terreno para construir habilidades prácticas a través de 3-6 meses de formación integral y "clínica" . Además, cada institución académica individualmente puede incluir  un énfasis particular en una especialización disciplinaria, en un tema transversal (por ejemplo, Género, Estudios Indígenas, etc) o en un enfoque regional.
 
2.  Programas de Desarrollo Profesional para el Desarrollo Sostenible
La Comisión recomendó que los nuevos programas de formación se desarrollarán para apoyar los  programas de MDP, el aprendizaje virtual, y programas de certificación para desarrollar las competencias básicas de un profesional de desarrollo sostenible. Dentro de las organizaciones de  planificar o gestionar  intervenciones en el desarrollo sostenible, la Red Global de los programas de MDP tiene como objetivo apoyar la creación de programas de inducción y “capacitación en servicio” para mejorar la integración de los conocimientos interdisciplinarios y las habilidades en sus operaciones diarias.
 
3. Secretariado Global MDP  

Establecido en octubre de 2008, el Secretariado Global MDP, con base en el Instituto de la Tierra (The Earth Institute), en la Universidad de Columbia, coordina la red en expansión de socios MDP, dirige la elaboración de programas de MDP, facilita cursos MDP Global, y esta liderando  el desarrollo de un código abierto  y  un portal en línea para la comunicación, la colaboración y el intercambio de recursos MDP. El buque insignia del curso global del programa MDP, "Enfoques integrados para la práctica en Desarrollo Sostenible " lanzado por primera vez en enero de 2008  continúa reuniendo a estudiantes, profesores y profesionales de todo el mundo para los debates en vivo y para el trabajo colaborativo -. El Secretariado de MDP, guiado por un Consejo Asesor Internacional, también trabaja para asegurar que los programas de participantes en todo el mundo mantengan altos estándares y sean compatibles con las recomendaciones de la Comisión.
 
4. Las primeras implementaciones de las recomendaciones de la Comisión y aspectos para reformar.
En apoyo de las recomendaciones de la Comisión, la Fundación “John D. y Catherine T. MacArthur Foundation” se comprometió con 16 millones de  US $  para 20 universidades con el fin de lanzar nuevos e interdisciplinarios programas de "MDP" para los profesionales del desarrollo en todo el mundo seleccionados mediante un proceso competitivo de evaluación. En agosto de 2009, la Universidad de Columbia dio la bienvenida a su primer grupo de 24 estudiantes y 21 universidades[i] adicionales comenzarán nuevos programas de MDP en 2010 y 2011.
 
Si bien ha habido un torrente de entusiasmo de las universidades y las organizaciones de desarrollo en todo el mundo por el programa MDP, la plena aplicación de las recomendaciones de la Comisión exigirá una reforma significativa a largo plazo. Por ejemplo, las universidades y escuelas de formación tendrían que elaborar estrategias para reclutar y retener a los profesionales en activo que cumplen con altos estándares para incorporarlos como maestros y mentores, y darles un apoyo necesario que les permita además seguir trabajando como profesionales. En muchos, si no la mayoría de los casos, el personal docente inicialmente tendrá que ser reclutado de los programas disciplinarios universitarios existentes. También hay repercusiones financieras significativas. Los programas tendrían que ser asequibles y accesibles, habida cuenta de que la remuneración en el ámbito del desarrollo sostenible es generalmente modesta, particularmente en los niveles inferiores. Por otra parte, las culturas organizacionales y profesionales  necesitan incentivos para dar la bienvenida y respetar sistemáticamente las ideas de disciplinas que han sido históricamente sub representadas. Esto implica la revisión de la jerarquía del estatus quo y el diseño de nuevos sistemas de recompensa profesional para fomentar la visión multidisciplinar. Las reformas propuestas también deberán ir acompañadas por la formación de una estructura de normas éticas claras y organismos de acreditación, que lo más probable es que establezcan una nueva asociación de profesionales y especialistas en desarrollo.
 
No obstante, la aplicación de esas recomendaciones aumentaría dramáticamente las posibilidades de mejorar las políticas y programas de desarrollo sostenible. Mediante la creación de programas educativos de formación destinados a estudiantes,  profesionales y  organizaciones, las recomendaciones de la Comisión deberían ayudar a los profesionales a desarrollar las competencias necesarias para ser un profesional cualificado.
 
5. Hacia una futura generación de profesionales multidisciplinar

A lo largo de la formulación del trabajo de la Comisión, se encontró que existía un acuerdo tremendo entre los profesionales y educadores de todo el mundo en  la necesidad de un nuevo  enfoque coherente  para formar a los profesionales con las  competencias multidisciplinarias necesarias para resolver los retos del día a día del desarrollo sostenible. La amplia gama de instituciones que participan actualmente en el programa MDP incluye: BRAC Development Institute, CATIE, Columbia University, Emory University, James Cook University, Sciences Po, TERI University, Trinity College Dublin with University College Dublin, Tsinghua University, Universidad de Los Andes, Universidade Federal Rural do Rio de Janeiro, University of Botswana, University Cheikh Anta Diop, University of California Berkeley, University of California Davis, University of Denver, University of Florida, University of Ibadan, University of Minnesota, University of Peradeniya, University of Waterloo, and University of Winnipeg. Basándonos en la temprana captación del  MDP en las universidades de todo el mundo, es concebible que, en aproximadamente una década,  nuevas normas internacionales serán consolidadas  para la formación de personal multidisciplinario de desarrollo a través de una amplia gama de escenarios. Para 2025, esperamos una nueva generación de profesionales capacitados para apoyar de manera activa y llevar el día a día de la resolución de problemas para el desarrollo alrededor de  todo el mundo. La creciente complejidad e interconexión de los  desafíos para el desarrollo sostenible de nuestro planeta requerirá este tipo de profesionales. Sin embargo, estos futuros expertos, deben de empezar a formarse hoy.
 
 
Notas biográficas

 
John W. McArthur es el Director Ejecutivo de Millennium Promise, única organización internacional de los Estados Unidos sin fines de lucro que se ha comprometido a apoyar el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. También es investigador asociado en el Earth Institute de la Universidad de Columbia, donde se desempeñó anteriormente como Director de Política, y enseña en la Escuela de Columbia de Asuntos Internacionales y Públicos.
 
Jeffrey D. Sachs es director del Earth Institute, Profesor de Quetelet de Desarrollo Sostenible y Profesor de Política Sanitaria y Atención de la Universidad de Columbia. También es Asesor Especial del Secretario General de las Naciones Unidas,  Ban Ki-moon.
 

 

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.